Presupuesto quinquenal: “desprolijo” y “con poco aporte a lo social”

Presupuesto quinquenal: “desprolijo” y “con poco aporte a lo social”

Así se expresaron sobre el proyecto presentado por el ejecutivo departamental que fue aprobado con modificaciones días atrás. Desde filas nacionalistas indicaron que es un presupuesto “realista y cauto”.

Mathias Medero

La Junta Departamental de Colonia aprobó el presupuesto quinquenal 2021-2025 para la Intendencia. Se basa en una recaudación de $15.471.086.965 y proyecta utilizar $15.152.220.303 en los siguientes rubros: $6.217.979.308 en remuneraciones, $3.833.940.437 en gastos de funcionamiento, $4.725.270.558 en gastos de inversión, y $375.000.000 en otros rubros.

Uno de los leitmotiv de la gestión de Carlos Moreira en los últimos años al frente de la Intendencia de Colonia, es la ‘capacidad administradora’ ya que antes de tomar el cargo en 2015 la comuna registraba un déficit que superaba los $500 millones y bajo su mandato pasó a generar un superávit acumulado que continúa en la actualidad.

Sin embargo, en el último año de su gestión anterior, las arcas de la intendencia se vieron afectadas y registraron déficit. Moreira justificó este balance por el impacto que generó la pandemia en la economía del departamento, afectando gravemente a sectores fundamentales para Colonia, como el turismo, y la pérdida de puestos de trabajo en esta y otras áreas de actividad.

A esto hay que sumarle los dos millones de dólares que la Intendencia de Colonia debe abonar a la familia Porras, propietaria del predio que fue cedido a ASSE indebidamente para la construcción del nuevo Hospital de Colonia, Dr. Samuel Bertón.

En este contexto económico adverso el gobierno departamental viene trabajando un plan de regularización para contribuyentes morosos, con medidas que se empezarán a aplicar en 2022 para favorecer con importantes descuentos a los buenos pagadores que puedan ponerse al día.

Novedades

El nuevo presupuesto crea las oficinas de Inversiones, Género y Generaciones, Compras y Bienestar Animal, todas dependientes del ejecutivo departamental encabezado por Moreira.

La principal obra anunciada se desarrollará en el ingreso a Juan Lacaze, en Ruta 54. Se proyecta generar una doble avenida, veredas, ciclovía, nuevo alumbrado público y, luego de algunos contactos con OSE, se agregaría saneamiento. Esa inversión rondará los cuatro millones de dólares que son financiados en su mayor parte por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con el complemento de fondos de la Intendencia de Colonia.

Entre las intervenciones más destacadas también están programados el trazado de la calle Grito de Asencio en Carmelo; la reparación de Av. Batlle y Ordóñez en Nueva Helvecia; y la construcción de una piscina en Nueva Palmira, aunque también se harán obras en otras localidades y en caminería rural. Según el documento que ahora deberá ser convalidado por el Tribunal de Cuentas para su aprobación definitiva, se invertirán U$S 2.361.991 dólares en la compra de 4.000 luminarias.

Beltrán: discrecionalidad, poco en lo social y desamparo a los municipios

El edil frenteamplista Ariel Beltrán dijo que el presupuesto marca mucho las diferencias en las concepciones ideológicas entre el Frente Amplio (FA) y el Partido Nacional (PN).  “Tiene cuatro o cinco grandes obras y nada más, el resto es a discreción del gobierno del intendente Moreira, de ir resolviendo distintos temas en las distintas localidades”.

Según el coordinador de la bancada frenteamplista, la diferencia más explícita está vinculada con la atención a los sectores más vulnerables del departamento de Colonia.

Por otra parte “hay poca inversión pública. En una reunión con el Intendente planteamos la idea de un fideicomiso de manera de dinamizar la economía y generar obras en todo el departamento. Tenía como cometido específico rodear todos los centros educativos, deportivos y culturales con cordón cuneta y vereda. No tuvo andamiento. El intendente Moreira manifestó que los problemas de él, eran terminar la Plaza de Toros y la deuda por los terrenos del Hospital de Colonia”, indicó.

Desde el FA se sostiene que las ayudas provienen del ámbito nacional, que el presupuesto “apuesta poco a lo social”, y que no hay espíritu de generar ayuda social a los sectores que están padeciendo problemas, tanto en lo laboral como en la alimentación y en otros.

Otra crítica del FA tiene que ver con el retiro de algunas tasas municipales que los gobiernos locales cobraban y les generaban algún recurso para hacer obras. “Ahora se vuelcan a rentas generales, o sea que hay más centralización de poder y los municipios quedan más al descampado”, dijo Beltrán.

También se discutió el tema del alumbrado público, “que ya hoy amerita algún tipo de reestructura a la baja en algunas franjas, o establecer algún otro destino a los recursos para mejorar la calidad de vida de los colonienses”.

Mesa de la Junta Departamental de Colonia electa el 8 de julio para el período 2021-2022: Edila Norma Espinosa (1a. vicepresidenta), edil Roberto Calvo (presidente), y edil Gabriel Gabbiani (2o. vicepresidente).

Norma Espinosa: es un presupuesto “cauto y realista”

La edila nacionalista y vicepresidenta de la Junta Departamental, Norma Espinosa, consideró que este presupuesto quinquenal es cauto y realista, y contempla la situación de los ciudadanos del departamento de Colonia a la hora de otorgar exoneraciones. Por ejemplo, “la persona jubilada que tenga una única propiedad y la utilice como residencia personal, gracias a este presupuesto tiene algunas exoneraciones. Me parece que es un presupuesto cauto acorde a los momentos que estamos viviendo”.  

Espinosa destacó la creación de la oficina de Género, que “no solo ve a las personas desde la perspectiva de género, sino también desde las diferentes edades, necesidades y vulnerabilidades”. También señaló la incorporación de la oficina de Bienestar Animal, “un tema que ocupa y preocupa” porque tiene una incidencia directa con el bienestar humano.

La edila blanca subrayó que esta administración coloca esos temas en el presupuesto quinquenal y no se olvida de las obras. “Entre ellas quiero destacar como una gran obra el ingreso a la ciudad de Juan Lacaze, aunque no es la única que tiene el presupuesto”.

Si bien “a todos nos gusta ver un mayor despliegue de la Intendencia, eso significa plata que sale básicamente del bolsillo del contribuyente a la hora de pagar tasas e impuestos. Sería muy fácil presentar obra sin sustento económico, por eso digo que es un presupuesto que contempla las necesidades del departamento sin pedir un esfuerzo económico a los colonienses”.

Espinosa afirmó que si no pasa nada extraño el Partido Nacional y el doctor Carlos Moreira entregarán una Intendencia con “los números bien”, la “economía saneada” y un departamento “pujante y mirando hacia el futuro”.  

Gabbiani: presupuesto “desprolijo” con un “copie y pegue improcedente”

La bancada del Partido Colorado acompañó la iniciativa del proyecto presupuestal en general, y luego marcó distancia en numerosos artículos proponiendo modificaciones y sustituciones.

“Lo votamos en general porque igual que cuando consideramos el plan de regularización de adeudos para la contribución, evaluamos que era mejor votar esto antes que nada ya que de lo contrario quedaba vigente el presupuesto anterior”, informó el edil colorado Gabriel Gabbiani. “Si bien no quita la desprolijidad con la que fue presentado, este texto corrige algunas cosas y mejora otras respecto del presupuesto anterior.  

A juicio de Gabbiani el texto “es descuidado: lo que hicieron fue un copie y pegue totalmente improcedente que involucra los dos presupuestos anteriores. Para que tengan una idea el artículo 6 declara plenamente vigente el presupuesto 2011-2015 que es el de la segunda administración de Walter Zimmer, pero con las excepciones y derogaciones que se votarían durante la discusión del nuevo proyecto”, explicó. Ello significó que “en la práctica el texto tuviera artículos o párrafos que ya estaban derogados, pero que al ser declarados nuevamente vigentes debieron volver a derogarse”.  

Para el edil colorado se trató de una estrategia para “confundir” y “embarrar” a la oposición a la hora de considerar el presupuesto. Dijo que hubiera bastado con copiar y pegar los artículos que se quería mantener de los dos presupuestos anteriores, agregarle las modificaciones y luego los nuevos artículos. “Pero el camino elegido fue de una total desprolijidad”.

Los dos representantes colorados discrepan con el Ejecutivo fundamentalmente en aspectos sociales, salariales, y en todo lo vinculado al Sistema Único de Cobro de Ingresos Vehiculares (SUCIVE). “Votamos en contra del impuesto al alumbrado público y en casi todas las iniciativas libradas a la discrecionalidad del intendente. En una situación tan peculiar de pandemia que determinó el cierre definitivo o parcial de fuentes laborales, el envío al seguro de paro y demás, entendíamos que se debía destinar mayores recursos a solucionar problemas sociales y a su vez aliviar el bolsillo del contribuyente”.  

El nuevo presupuesto otorga a los funcionarios solo el aumento por IPC que, en el caso de los funcionarios de la intendencia se ajusta cuatrimestralmente, pero elimina cualquier posibilidad de recuperación prevista en los presupuestos de 2011 y 2016.

También propusieron que se aumenten los retiros incentivados. “Hoy hay más de 220 funcionarios con causal jubilatoria que no se retiran porque no pueden afrontar la carga de sus haberes, tienen muchos descuentos y este presupuesto propone tres salarios. Nosotros proponemos diez porque entendemos que lejos de disminuir los costos de la Intendencia, a mediano y corto plazo significarían un ahorro, porque más funcionarios estarían en condiciones de retirarse”.

La bancada colorada cuestiona además por inconstitucional la tasa de bromatología, y el impuesto al alumbrado que en la pasada administración fue aprobado con los votos del PN y ocho de los 12 ediles del FA. “Entendemos que el estudio de viabilidad del impuesto al alumbrado tiene que estar atado al valor de los padrones, de la zona geográfica y del número de contadores de UTE que haya por padrón. Asimismo, rechazamos todo aquello que le da potestad discrecional al intendente para decidir por sí y ante sí sobre diversos temas, entre ellos las extensiones de las pasantías, que fue un tema que como todos sabemos fue más que polémico”.