¿Con vista al mar o al campo? Colonia reabre sus ventanas al turismo

¿Con vista al mar o al campo? Colonia reabre sus ventanas al turismo

Lentamente las ventanas del turismo coloniense comienzan a abrirse, primero a los visitantes del país, pero con la expectativa en la reapertura de fronteras. Estamos en “el tramo final de la mayor crisis sanitaria y económica que el sector turístico ha tenido desde que existe”, dijo a LVA el director de Turismo de la Intendencia de Colonia, Martin De Freitas.

Leandro Costabel

Al comienzo de la crisis sanitaria, la Intendencia de Colonia junto al sector privado tomaron una serie de medidas proactivas. “Creamos un plan estratégico adaptado a lo que estaba pasando, y en acuerdo con el sector privado, se acataron las medidas de Presidencia”. La campaña “quédate en casa” fue vista con buenos ojos por parte de la población. 

A partir de la reapertura de los circuitos al turismo interno, Colonia reanudó su oferta de paisajes promocionando otras ciudades además de la capital. “Salimos a mostrar las virtudes a lo largo y ancho del departamento, entre otras las playas de agua dulce y mucha sombra, el turismo rural, las bodegas y el enoturismo”, recordó De Freitas. “Trabajamos en la reactivación de algunos puertos que en el futuro pueden captar regatas, como el de Juan Lacaze, y en la promoción de aquellos pueblos que pueden ser polos turísticos como Conchillas, La Paz y el propio Juan L. Lacaze”.

En el horizonte de Colonia del Sacramento asoma la reinauguración en diciembre de la Plaza de Toros que, según el director de Turismo, “puede llegar a ser un hito de tanta relevancia como lo fue en su momento la declaración del Barrio Histórico como Patrimonio de la Humanidad”. Para captar turismo funcionará allí un centro de convenciones “que nos posicionará en otro mercado y nos obligará a especializarnos en la captación de esos eventos”.

En estas semanas se lanzaron las campañas “Colonia te descuenta el peaje” y “Colonia 10 litros más cerca”, y se estrenaron nueva cartelería y señalética. Promocionando el turismo, “recientemente se realizaron algunas difusiones en la televisión argentina”, y se lograron mejoras en la infraestructura “con la aprobación del sector privado que considera que se está haciendo un buen trabajo”.

Durante los 17 meses de pandemia, las más perjudicadas fueron las agencias de viajes, encargadas de llevar turismo al exterior pero también de traerlo al país y al departamento. “Lamentablemente muchas han quedado por el camino”, dijo el jerarca. También se vieron afectados los espectáculos públicos y los locales bailables, así como los transportes turísticos que debieron reducir los aforos. Si bien la hotelería y gastronomía parecen recuperarse y los primeros números indican un buen pronóstico, aún no se reactivaron en su totalidad.  

“El primer impacto fue durísimo”, recordó el presidente de la Asociación Turística de Colonia, Andrés Castellano, porque implicó “el cierre total de la hotelería del departamento”. Esto se amortiguó con algunas medidas del gobierno nacional que permitieron que la mayoría de las empresas se sostuvieran con la menor pérdida posible. Un 40% de los hoteles aún no ha reabierto. “Los que más sufrieron fueron las posadas y los hoteles chicos que son más visitados por los extranjeros”.

Presidente de la Asociación Turística de Colonia, Andrés Castellano y director de Turismo de la Intendencia de Colonia, Martín de Freitas (primera fila), en presentación de Guía Colonia – Fray Bentos en Casa Evans de Conchillas (agosto de 2021).

Arrancandonga

Después “se comenzó a flexibilizar con una apertura gradual de diferentes establecimientos, que debían asumir el riesgo de lo que significaba reabrir”. Los operadores “miraban de reojo buscando soluciones para poder sostener la actividad, lo que no resultaba nada fácil”, rememoró Castellano.

Cuando surgió la posibilidad de retomar el turismo interno, “estuvimos muy activos y logramos multiplicar por cuatro el número de turistas. También analizamos que permanecen en Colonia unas 35 o 36 horas, y resolvimos ampliar el promedio en un día más, lo que significa duplicar la economía que vuelca el turismo al departamento”.

La situación actual puede definirse como “delicada pero en crecimiento”, con la expectativa puesta “en la reapertura de fronteras, sobre todo para turistas inmunizados a partir del 1 de noviembre”.

El director departamental de Cultura, por su parte, Eduardo Barale, señaló que la pandemia determinó el cierre de todas las casas de la cultura, las bibliotecas, las escuelas del hogar, y en consecuencia de la labor de artistas y docentes.  “Actualmente han abierto al público las bibliotecas, y hemos retomado la actividad de los elencos departamentales como el Coro Municipal, la Orquesta Espectáculo y la Comedia Municipal”.

En setiembre reabrieron las tres salas de espectáculos de la Intendencia: el teatro Uamá de Carmelo, el ex cine Rex de Tarariras y el Bastión del Carmen en Colonia del Sacramento. “Priorizamos las presentaciones de artistas departamentales, que fueron los que más han sufrido la inactividad”, dijo Barale.

Los cursos y talleres de las escuelas del hogar y de las casas de la cultura están en funcionamiento casi normal, pasando de la virtualidad a la presencialidad. En esta etapa la Dirección de Cultura promueve: el ciclo “Llamale H”, en paralelo con el mes de la diversidad, un festival de lectura e ilustración que se desarrollará en el centro cultural AFE, y un festival del tango en noviembre.

En Juan L Lacaze actualmente se trabaja en la creación de un museo industrial en la ex planta de Campomar y Soulas SA y el realojo allí de la escuela del hogar.