¿Bachillerato único? Estudiantes colonienses cuentan por qué eligieron el Artístico

¿Bachillerato único? Estudiantes colonienses cuentan por qué eligieron el Artístico

A partir de este miércoles 8 el área de Planificación Educativa de la ANEP comenzó a organizar el nuevo marco curricular de la educación obligatoria, que promueve entre otras iniciativas un bachillerato común en cuarto y quinto, y énfasis recién en sexto. ¿Qué piensan las estudiantes colonienses que cursan la opción “Artística”?

Luis Udaquiola

La directora de Planificación Educativa de la ANEP, Adriana Aristimuño, informó este martes en el programa Justos y Pecadores, que la propuesta curricular cambiará desde el nivel 3 hasta el Bachillerato. “Incluye una encuesta masiva de docentes, inspectores y directores y un cuestionario a estudiantes para ver qué es lo que valoran, qué es lo que cambiarían de la propuesta actual y hacia qué tipo de educación quieren ir”.

Aristimuño señaló que también se tendrán en cuenta las opiniones de las asambleas técnico docentes y se realizarán mesas redondas con empresarios, sindicatos y académicos. Si bien hay acuerdo sobre la necesidad de transformaciones en la educación media, la idea de un bachillerato general es cuestionada por muchos docentes y estudiantes. 

Por ejemplo: el 31 de agosto los alumnos de sexto año de Bachillerato Artístico del liceo “Juan Luis Perrou” de Colonia del Sacramento, organizaron una muestra de expresiones artísticas para visibilizar los contenidos del programa.

Casi simultáneamente, el 1° de setiembre, la Asamblea General del Claustro de la Universidad de la República aprobó por “unanimidad y aclamación” recomendar al Consejo Directivo Central la creación de la Facultad de Artes –en principio plástica, música y danza contemporánea-, un proyecto que demoró 20 años.

La estudiante de Colonia del Sacramento, Yamila Piva también tardó para decidir su orientación de bachillerato, llegó a hacer un test vocacional, pero no tanto. “Tenía clara la carrera que seguiría, pero por prejuicios u otras cuestiones se me hacía difícil decidir algo que encajara en lo que yo quería y lo que el otro esperaba”, explicó. “Cuando me focalicé en lo primero y no tanto en lo segundo, me decidí por ‘Artístico’ y no me arrepiento de nada”.

Piva tiene 17 años y es hija única, aunque siempre dice que tiene “un montón de hermanos, porque además del liceo hago muchas cosas que me hacen bien y me han permitido conocer a mucha gente hermosa con la que he generado vínculos muy fuertes”.

Para ella el bachillerato artístico “es, sin exagerar, la experiencia más hermosa que he tenido en mi vida: he descubierto otra forma de enseñanza que no existe en la escuela ni en el ciclo básico: un proceso de creación, creatividad e inclusión”.

Aunque decidió ser docente de inglés y en principio eso no tiene que ver con lo artístico, su “principal objetivo es ser actriz de doblaje, así que cuando complete la carrera pienso estudiar locución y ver adónde me lleva el viento”.   

Muestra de estudiantes de sexto año de Bachillerato Artístico del liceo “Juan Luis Perrou” de Colonia del Sacramento el pasado 31 de agosto.

Expectativas colmadas   

Para la estudiante lacazina Oriana Sosa fue más sencillo, “no solo porque estoy segura desde hace años de la carrera que seguiré, sino también porque es una orientación en la que podés ser vos mismo, y descubrir cosas que aportan a la carrera que elegiste”. Cuando complete el bachillerato tiene planes de “estudiar actuación cinematográfica, ya que en el futuro quiero trabajar como actriz de cine”.

Hermana de tres, Sosa tiene 17 años y además de estudiar encuentra tiempo para tomar clases de guitarra, hacer ejercicios y escribir. “No tengo límites: me gusta plasmar ideas y escenarios imaginarios”.

Valentina Peruchena también estuvo “interesada desde siempre en lo artístico: me gusta mucho la música y el diseño”. Ahora tiene 18 años y cursa en Nueva Helvecia. El año que viene “me interesaría estudiar y especializarme en diseño gráfico, y a su vez estudiar algo relacionado con la música, algún instrumento y aprender algo de teoría”.

En Tarariras, Bianca Rivero “quería hacer algo diferente, no quería estar encapsulada en lo ‘normal’, y si bien aún no sabía qué iba a estudiar siempre me gustó el arte”. Cuando trascendió que en el liceo local podría armarse un bachillerato artístico, fue una de las primeras en impulsarlo junto a un grupo de compañeros. Incluso ya tenía resuelto que en caso de no habilitarse, se iría a cursarlo en Valdense o en Colonia del Sacramento.

Su familia siempre la apoyó, pero supo de compañeras cuyos padres “no estaban muy de acuerdo con la elección”. Ahora tiene 18 años y la experiencia superó todas sus expectativas: “tengo un grupo muy lindo, somos muy compañeros, y los docentes nos conocen bien”.

Comparte las horas no específicas con la orientación ‘Humanística’, “y una clase no tiene nada que ver con la otra”, compara, “mis expectativas fueron superadas, y si estuviera en cuarto volvería a elegir el Artístico”.

Rivero no es exigente respecto de su futuro profesional, llegó a manejar una lista de 20 opciones incluyendo psicología, literatura y filosofía, pero se decidió por dos: Relaciones internacionales, le encanta viajar por el mundo, y Diseño de indumentaria y textil. Tiene siete hermanos, y además de estudiar forma parte del voluntariado de Interact y hasta hace poco del Mides. Más adelante le gustaría hacer algo que tenga relación con psicología y un curso de fotografía, porque también le encanta.