Santiago Urrutia dice que está cumpliendo su sueño

Santiago Urrutia dice que está cumpliendo su sueño

Mientras aguarda su próxima carrera en dos semanas en Hungría, el coloniense Santiago Urrutia dijo a La Voz de la Arena que está disfrutando el momento, cumpliendo su sueño y satisfecho por las metas alcanzadas. El 21 y 22 de agosto correrá en Hungaroring, autódromo en Mogyoród a 30 kilómetros de Budapest.

Leandro Costabel

Pocos competidores en al automovilismo uruguayo se han destacado a nivel internacional. Entre ellos se encuentran Eitel Cantoni y Alberto Uria por el año 1952. Más acá en el tiempo y muy recordado por el pueblo uruguayo, Gonzalo Gonchi Rodríguez. Actualmente el joven piloto Santiago Urrutia viene desarrollando una exitosa carrera deportiva en el área de las ruedas.

En otras oportunidades ha contado que sus inicios fueron por casualidad, pues su abuelo paterno, “fierrero” y apegado a todo lo que es velocidad, regaló una moto a sus nietos y él fue el único que tuvo el coraje de probarla con apenas tres años. En aquel momento y casi sin darse cuenta se convirtió en el piloto más joven en participar en un campeonato de velocidad en tierra, aunque fue con ciertas particularidades: tomando mamadera y pudiendo trepar al rodado gracias a unos taquitos que acortaban la distancia.

Eso no le impidió destacarse ya que en los dos años que participó en motociclismo logró cosechar títulos. Cuando tenía cinco, viendo la peligrosidad de la motocicleta su madre le regaló un karting y cambió de disciplina deportiva pasando a correr en campeonatos en Uruguay y Argentina.

En 2010 llegó su oportunidad de presentarse en el mundial de karting en Portugal, donde se destacó de la mano del equipo Intrepid. Al año siguiente, con solo 14 años, tomó la decisión de radicarse en Europa. Sus padres vivieron este temprano desarraigo con mucha incertidumbre, pero también con expectativa. Fue participando del Campeonato Formula Abarth Europeo 2012 que en tan solo tres fechas, conquistó su primer podio en Budapest y su primera carrera ganada en Mugello.

Luego que su carrera deportiva se viese truncada por falta de presupuesto, evaluó otras posibilidades que desembocaron en Estados Unidos. Comenzó corriendo en la categoría Pro Mazda, donde ganó un campeonato en Laguna Seca que le permitió homenajear a su referente automovilístico, Gonchi Rodríguez, justo en la curva donde perdiera la vida.

La gesta deportiva del campeonato Pro Mazda y la negociación con sus sponsors uruguayos, le dieron la posibilidad de ingresar a la Indiy Light, antesala de la máxima categoría estadounidense de pilotos de fórmula, la Indy Car. Empezó otro sueño, otra ilusión, corrió varios años y se destacó, pero no alcanzó los niveles que le permitieran ascender de categoría.

En Colonia Miguelete, una localidad con 1000 habitantes, sus padres lo educaron en el respeto, el trabajo y la generosidad.

En 2019 volvió a Europa, corrió el campeonato de turismo con un Audi RS 3 de WRT Racing Teamt, y en ese momento su carrera deportiva empezó a definirse. En 2020 fue contratado profesionalmente, algo que había soñado, y ya no tuvo que jugar la doble carrera con los sponsors y las fechas del certamen.

Fue así: voló de Mid Ohio, donde competía en la Fórmula 3 americana debido a la suspensión de la Indy Ligth por el COVID-19, a Suecia. Bajó del podio de la última carrera y así, sin bañarse y con la ayuda de otro uruguayo, llegó al aeropuerto justo para abordar el avión. Cuando llegó a Anderstop (Suecia) y antes de ir al autódromo, pasó por una tienda donde compró una camisa y un pantalón para presentarse ante los dirigentes del Cyan Racing Lynk & Co. De los cuatro postulantes, el uruguayo fue el más prolijo, y así comenzó una nueva historia para Santiago Urrutia.

En una prueba de tres días fueron evaluados abajo y arriba del auto cuatro pilotos. “Simplemente intenté dar el 100% en todos los aspectos y finalmente quedé seleccionado”, contó en referencia a la pasada temporada. “Lograr ser piloto profesional, el primero en la historia de Uruguay, es algo muy lindo y ojalá sea el comienzo de muchos años”. Mas allá de lo deportivo, “estoy más maduro, hablo tres idiomas, vivo tranquilo y disfruto más. Me adapté muy bien al equipo, con viajes y muchas pruebas, me gusta la dinámica de trabajo y me siente cómodo”.

La nueva temporada de la Copa Mundial de Turismos (FIA WTCR) comenzó en junio. De la mano del mismo equipo y junto a sus compañeros de escudería Ehrlacher (último campeón), Muller y Bjork, Urrutia consiguió exitosos podios en Alemania y en Portugal.

Su objetivo es salir campeón del mundo y por supuesto, que el equipo gane el campeonato que ya cuenta con 141 puntos y se posiciona primero en la competencia. En total son 16 carreras de las que se han disputado seis en doble fecha, en Alemania, Portugal y España. Resta competir en Italia, Hungría, Corea del Sur, China y Macao esta última a mediados de noviembre.

Urrutia se encuentra en el cuarto lugar del campeonato con 60 puntos detrás de sus compañeros Ehrlalcher y Muller y a 22 puntos del puntero Jean Vernay. En la última fecha no pudo concretar sus aspiraciones, pero los resultados son variables carrera a carrera y podría nuevamente alcanzar la meta.

La próxima cita es el 21 y 22 de agosto en Hungaroring (Hungría), porque el calendario se modificó al suspenderse la fecha en Italia del 31 de julio y 1 de agosto.

El coloniense dijo que hasta el momento ha sido un año muy competitivo, “hay que estar al 100% en todo momento”.

Urrutia explicó que vive en Barcelona por la facilidad que le ofrece el idioma, la comodidad de contar con un aeropuerto que le permite volar por toda Europa, y a su vez el hecho de que su entrenador vive allí.  Es un lugar que lo acerca a Uruguay y lo hace extrañar menos sus orígenes. “Como el equipo está en Suecia, en Barcelona solo realizo entrenamientos físicos como rutina de preparación”.  

Respecto al balance anual en la categoría, el coloniense dijo que hasta el momento ha sido un año muy competitivo, “hay que estar al 100% en todo momento”.  Sus expectativas son ganar y para eso debe aprovechar la experiencia del año pasado y seguir aprendiendo para cumplir su objetivo. “Quieroser competitivo y luchar por el campeonato”, resumió.

Urrutia valora el vínculo con su equipo y compañeros: “es muy importante tener una buena relación para ir todos para adelante con el objetivo de ganar”.

El talento viene acompañado de mucho trabajo y de valores inculcados desde temprana edad. Su madre es maestra, y así como le compró el karting porque era menos peligroso que la moto, también junto a su esposo y familiares lo educaron en el respeto, el trabajo y la generosidad. Asimismo, desde sus comienzos estuvo acompañado por un entrenador físico y un psicólogo que ayudaron a su formación. Desde pequeño fue un niño despierto y esa picardía junto al espíritu competitivo le permitieron llegar.

Urrutia es muy querido en su comunidad de Colonia Miguelete, en Uruguay en general, y se siente orgulloso de representarlo. Tiene presente que por muchos años los uruguayos lo han apoyado para competir en los niveles que participó. Esponsorizado por empresas estatales siempre buscó la forma de dejar al país bien representado. Como ejemplo para los niños y jóvenes, demuestra que con trabajo y muchas veces sacrificio, se logran los objetivos.

Dijo que se siente tranquilo, viviendo el día a día, y respecto al futuro señaló que quiere correr muchos años más como profesional. “Hoy estoy en esta categoría, más adelante no se sabe”. Lo que sí sabe es que está disfrutando el momento, cumpliendo su sueño y satisfecho por las metas alcanzadas.