Irene Álvarez: “poner una olla popular no puede considerarse un logro en políticas sociales”

Irene Álvarez: “poner una olla popular no puede considerarse un logro en políticas sociales”

La ex directora departamental del Ministerio de Desarrollo Social y actual edila del Frente Amplio, Irene Álvarez, dijo que las acciones tomadas tanto por el gobierno departamental como el nacional para atender la situación de los ciudadanos más afectados por la pandemia de COVID 19, son insuficientes.

Mathias Medero

Irene Álvarez tiene 39 años y es edila por la lista 343. De 2015 a 2020 fue directora departamental del Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) en Colonia.

¿Qué opinión tienes sobre el caso del edil Hebert Marquez? ¿Hubo violencia contra la secretaria de la Junta Departamental, Claudia Maciel?

Es una triste situación para la Junta Departamental, para el Frente Amplio y los partidos políticos en general, y preferiría no generar juicio sobre el accionar del compañero Márquez ya que la situación está en la Justicia. De hecho, ya hubo una segunda instancia donde le impusieron algunas medidas por lo tanto hay que ser respetuoso.

Nuestra fuerza política está tratando de sobrellevar esta situación con cautela. No tiene que ver con no querer decir lo que uno piensa, sino con cuidar a nuestra fuerza política. Apoyamos al compañero que se está haciendo responsable ante la Justicia, y por lo pronto no querría emitir juicio, porque incluso yo no estuve en esa sesión de la Junta, y si hubiera estado no me parece que corresponda.

El grupo de edilas frenteamplistas, acompañadas también por algunos varones ediles, publicamos una nota donde se decía que rechazamos cualquier tipo de violencia en la política. Y por ahí me quedo.

Fue una declaración bastante tibia y algo confusa, ¿no? Porque en ningún momento mencionó la situación con Márquez. Teniendo en cuenta además que otras edilas frenteamplistas sacaron una nota con una postura diferente…

Nuestra fuerza política tiene como desafío cotidiano, en este y en otros temas, trabajar en la diversidad de una forma participativa y democrática, bregando por la unidad. Eso nos diferencia tal vez con otras fuerzas políticas donde hay como ‘caudillos’ y se baja línea. Creo que con respeto nosotros podemos decirnos nuestras diferencias. Leí la nota que firmaron otras compañeras, pero en este momento no me quiero desenfocar de lo importante que es lo que la Intendencia de Colonia no está haciendo para atender la situación del departamento y el presupuesto que se está discutiendo. Y también para ser respetuoso, porque si hubo un procedimiento judicial debemos de ser muy cautelosos.

¿Qué balance haces del funcionamiento actual de la Junta Departamental? ¿Está funcionando como debería?

Entiendo que no. Nuestros compañeros han planteado propuestas en la Comisión de Asuntos Internos para mejorar el funcionamiento. Por ejemplo, las sesiones duran dos horas. En la última sesión hubo una prórroga de media hora más, pero en general están durando dos horas, y eso es muy poco tiempo para tratar todas las cosas que hay que tratar.

No está pudiendo entrar público por el protocolo de la pandemia, pero creo que eso se podría solucionar con transmisiones en vivo. Eso se hace con muy pocos recursos y de forma fácil. Tampoco los suplentes de los ediles pueden estar en sala, y lo entendemos como un tema de aforo, pero eso también vulnera la posibilidad de participación política de los compañeros, por lo que se podrían buscar otras formas pensando en espacios distintos.

En otras juntas departamentales se usan vitrinas que separan los espacios de trabajo. El poco tiempo de sesión merma la posibilidad de participar y no ayuda justamente en un momento en el que este espacio debe tener mucha más relevancia e incluso estar mucho más abierto a las demandas de la ciudadanía.

Somos conscientes de la gravedad de la situación sanitaria, y de que estas cosas parecen mínimas al lado de lo que está pasando mucha gente, pero creo que la tecnología ayudaría. La comisión también ha funcionado a distancia mediante la aplicación Zoom, pero eso tampoco ayuda. En el momento en que más tenemos que trabajar es cuando más mermada tenemos la posibilidad de hacerlo.

Como ex directora departamental de MIDES ¿cómo estás viendo el desempeño de la actual directora Diana Olivera?

Conozco a Diana desde que fue alcaldesa de Tarariras y sé de su compromiso con algunos temas de la comunidad. A mí me preocupa la situación del MIDES más allá de Diana y de quién fuera anteriormente el director, por el desmembramiento que están haciendo a nivel nacional: el recorte y repliegue de políticas como por ejemplo “Uruguay Trabaja”, los centros SOCAT (Servicio de Orientación, Consulta y Articulación Territorial) que ya no están más, los servicios del Instituto de la Juventud (INJU) que también desaparecieron hace tiempo. Independientemente de Diana y de que muchos conocidos y conocidas que trabajan en el MIDES me dicen que está liderando el equipo de muy buena manera, eso es lo que más me preocupa.  

Tiene que ver con la visión del gobierno nacional que piensa en un recorte al ‘asistencialismo’ que tanto se nos criticó. En el anterior período hicimos un gran esfuerzo para trascender eso con políticas activas como el apoyo a emprendimientos productivos, que en este momento no está funcionando, o la capacitación del programa “Uruguay Trabaja”, que por suerte sigue teniendo el acompañamiento social, pero no tiene más capacitación.

En el departamento todavía tenemos pendientes dos grupos de “Uruguay Trabaja” en Juan Lacaze y en Rosario. Después hay esfuerzos de todas las instituciones para brindar, por ejemplo, alimentación. Sé que en Carmelo está funcionando el Refugio para personas en situación de calle en Los Barracones. Lo que no puedo dejar de decir es que cuando nosotros fuimos gobierno no teníamos todo ese apoyo, toda esa apertura del gobierno departamental de Colonia, que ahora sí tiene lógicamente con el MIDES liderado por el Partido Nacional. Nosotros hubiéramos querido la misma disponibilidad por ejemplo para tener un refugio para personas en situación de calle en Colonia o para generar acciones más interinstitucionales.

En realidad la Intendencia tuvo un buen vínculo con el MIDES, de mucha cordialidad, siempre en la postura que ha mantenido (el intendente Carlos) Moreira en todo su mandato de que para las políticas sociales está el MIDES. Entiendo que ahora se ha encontrado con un MIDES diezmado y no le ha quedado otra que poner recursos del gobierno departamental para ayudarlo en un momento tan complicado. Con nosotros no ha sido tan generoso, pero entendemos que esas son las reglas del juego, aunque tristemente muchas veces quedan atrapadas las personas, la ciudadanía.

En un momento tan complicado, sé que la interinstitucionalidad la está liderando el Centro Coordinador de Emergencia Departamental (CECOED), pero sería importante que el MIDES no pierda ese lugar de articulador de las políticas sociales para no ser simplemente un ministerio de transferencia económica, el ‘Ministerio de la Pobreza’, que eso es lo que más pena me daría. Seguramente quedamos a menos de mitad de camino porque es muy complejo, pero da la sensación de que fuéramos hacia ahí.

Por ejemplo, las asignaciones familiares del Plan de Equidad las pagaba el Banco de Previsión Social, pero ahora todo ese monto pasó al MIDES. Es con lo que han dicho que el Ministerio mejoró el presupuesto, pero en realidad no mejoró: es plata que ya existía en otra área del Estado.  Tendríamos que dar un salto hacia otro lugar, que no espero que lo dé este gobierno, pero nuestra aspiración era que todo el Estado se encargue de las familias en situación de pobreza, que no fuera solamente problema del MIDES.

¿Cómo calificas la asistencia que han dado hasta el momento los gobiernos departamental y nacional a los sectores más afectados por la pandemia?

Muy escaso: poner una olla popular no puede considerarse un logro en políticas sociales. La gente se organiza en las ollas populares, en los merenderos, y está bien que el Estado ayude y pueda colaborar, por supuesto, pero el Estado debería poder dar otras respuestas que no sea abrir otro espacio para alimentar a la gente afuera de sus hogares. La gente tiene que poder comer en su casa, con toda la dignidad que eso significa.

En particular de la Intendencia, sinceramente yo no he visto esfuerzos. Sé que hay algunos funcionarios que están ayudando al Ministerio de Salud en algunas tareas, eso lo reconozco, pero después ¿esfuerzo presupuestal? ¿Alguna ayuda extraordinaria? Ninguna. Y los Jornales Solidarios porque es una propuesta a nivel nacional, si no dudo que esta Intendencia hubiera tomado alguna decisión de esas características.