8M en Colonia: Sin refugio ni justicia

8M en Colonia: Sin refugio ni justicia

En el mes de la mujer La Voz de la Arena dialogó con referentes de tres grupos feministas de Colonia. Las mujeres organizadas del departamento reclaman más espacios de contención, como un refugio para víctimas de violencia, y mayor agilidad en los procesos judiciales que “duermen” los casos en Fiscalía. Vea agenda de eventos al pie de la nota.

Mathias Medero

Este lunes 8 de marzo se conmemora un nuevo Día Internacional de la Mujer y aunque mucha gente tenga como costumbre regalar flores, lo cierto es que lejos de tratarse de un día festivo y contrariamente a lo que se cree, su origen se enmarca en un contexto histórico e ideológico determinado por profundas desigualdades de género.

El 8 de marzo de 1908 un suceso trascendental marcó la historia del trabajo y la lucha sindical en el mundo: 129 mujeres fueron quemadas vivas en el incendio de una fábrica de camisas en Nueva York (Estados Unidos). ¿Por qué? Porque en reclamo de una reducción de la jornada laboral a 10 horas, un salario igual al que percibían los hombres por la misma tarea, y mejores condiciones de trabajo, se declararon en huelga permaneciendo en la fábrica. El dueño ordenó cerrar las puertas del edificio para que las mujeres desistieran y abandonaran el lugar. Sin embargo, el resultado fue la muerte de las obreras.

Celebrado por las Naciones Unidas desde 1975 y proclamado por su asamblea en 1977, el Día Internacional de la Mujer encuentra sus orígenes en las manifestaciones de las mujeres que, especialmente en Europa, reclamaban a comienzos del siglo XX el derecho al voto, mejores condiciones de trabajo y la igualdad entre los sexos.

Actualmente en Uruguay el salario de las mujeres en promedio llega a ser un 22% menos que los hombres. “No ocurre en todas las áreas, pero en varias sigue existiendo esa diferencia”, indicó Dámaris Malán, asistente social, especialista en temas de género y desigualdad e integrante de la Colectiva Feminista Sabalera.

Dámaris Malán: “Hemos tenido que oír de políticos y abogados expresiones de misoginia y odio hacia las mujeres. Las repudiamos y decimos basta”.

Al igual que Malán, la integrante de Feministas en Valdense Blanca Geymonat, opinó que el 8M no es un día de celebración: “no es una jornada para decir ‘feliz día’ y regalar flores. No es una celebración, es un día de lucha. Sí podríamos decir que es el día de celebración de la lucha de las mujeres, ya que muchas dejaron su vida para que todas nosotras podamos ahora vivir con más derechos”. Para Paola Pelegrinetti, integrante de Mujeres y disidencias autoconvocadas de Colonia del Sacramento aunque residente en Carmelo, es día de “reivindicar los derechos, pero luchar para que sean respetados ya que en muchos casos los vemos vulnerados”.

¿Ha crecido la violencia hacia las mujeres?

No hay consenso entre las referentes feministas colonienses sobre el efectivo crecimiento de la violencia hacia las mujeres, aunque coinciden en que se ha generado mayor visibilización y eso se refleja en el aumento de las denuncias. “Cuando hablamos de violencia de género hacia las mujeres no hablamos solamente de la violencia en el hogar. Cualquier mujer ha vivido alguna situación de violencia en la calle, en el trabajo, en algún lugar donde hemos estado. No tenemos algo para medirlo, pero podemos decir que cada vez lo podemos constatar más, y se puede de alguna manera tener en cuenta y actuar sobre eso”, sostuvo Malán.

Geymonat coincide con Malán: “Podemos decir que han existido más denuncias, que hay muchas muertes, pero también sabemos que la violencia hacia la mujer fue una cosa histórica y muy dura con muchas muertes que muchas veces no se identificaban cómo feminicidios”.

Efectivamente, si se miran las cifras del Ministerio del Interior, en 2020 se superaron las 33 mil denuncias anuales y en promedio cada nueve días se produce un femicidio o un intento de femicidio. Cada 13 minutos se registra una denuncia de violencia de género. Este año hasta ahora se han registrado seis feminicidios en Uruguay; en 2020 fueron 21 y en 2019 habían sido 24.

Para Ana Herrera, también referente de Mujeres y disidencias autoconvocadas, la violencia hacia las mujeres aumentó porque así se refleja en las cifras de femicidios. “Las mujeres tienen un alto índice de femicidios y ahora se ven más porque se han visibilizado, se han conquistado derechos, sobre todo la figura del femicidio que es la que visibiliza ante la ley”, afirmó.

Pelegrinetti opinó que siempre hubo violencia en Uruguay y en el mundo, “antes se llamaban crímenes pasionales o tan solo una muerte más porque de eso no se hablaba. Lo que ha crecido es la información. Ahora se informa más, se dice más, hay muchos casos porque la sociedad está mucho más violenta”.

“La verdadera pandemia es el patriarcado”

Bajo la premisa “la verdadera pandemia es el patriarcado” muchos grupos feministas del interior del país salen a las calles este 8M. Es que para algunas mujeres el leitmotiv internacional “quedate en casa” ha sido una bomba de tiempo, porque fueron obligadas a permanecer en sus casas con sus opresores o victimarios. Malán señaló las dramáticas consecuencias que acarreó el decreto de emergencia sanitaria en el país y en el continente. En América Latina se habla de un retroceso de diez años según Cepal.

Explicó que el teletrabajo, que para algunos es fabuloso, para muchas mujeres fue una pesadilla, porque juntó en su casa la responsabilidad de trabajar, encargarse de las tareas domésticas y el cuidado de los hijos, lo que impactó en su salud física y emocional. Además que ha generado pérdidas laborales y precarización del trabajo. Según estadísticas de Cepal, las mujeres recuperan su empleo en un 46% frente a un 70% de los hombres.

Geymonat alertó que muchas mujeres han tenido que compartir su encierro durante varios meses con sus abusadores, sin la contención de amigas o de su familia. “Esta es una estrategia que muchas veces los violentos usan, separar a las mujeres de su familia, de sus amigos, y realmente la pandemia los ha ayudado mucho y es muy triste”.

¿La lucha feminista es también de los hombres?

En este punto hay matices entre los grupos. Algunas afirman que la lucha por la igualdad de derechos debe contar con el involucramiento tanto de mujeres como de hombres, pero otras sostienen que la lucha feminista es exclusivamente de las mujeres.

Para Malán, el hombre tiene que estar incluido en la causa feminista y en la igualdad de derechos entre hombres y mujeres porque “el feminismo no es el opuesto de machismo”. El feminismo busca “un mundo mejor de mujeres y varones, no tener privilegios por el hecho de ser mujer o varón sino que todas y todos podamos vivir dignamente. Todos y todas tenemos que estar en esta causa y eso es lo que significa el feminismo. No hay que dejarse llevar por expresiones de odio que intentan hacer creer otra cosa y confundir a las personas”.

Geymonat coincidió con la sabalera pero con un matiz: “el protagonismo es de las mujeres, y si los varones quieren ayudar realmente a un mundo mejor, lo que tienen que hacer es reunirse entre los hombres, buscar ayudas entre ellos y con profesionales”.

Por su parte Herrera opinó que se trata de una lucha exclusiva de las mujeres, porque son las protagonistas de las situaciones de opresión y desigualdad. “Creo que las luchas siempre deben ser ejercidas por los mismos protagonistas”. Pelegrinetti, por el contrario, manifestó que todos “necesitamos unirnos como sociedad y luchar para un mismo lado. Hay que fomentar la educación y el respeto a cada persona”.

Integrantes de Feministas en Valdense.

¿La justicia está condicionada por el crecimiento de la lucha feminista?

Las feministas coinciden en que no hay un condicionamiento que beneficie a las mujeres en los dictámenes judiciales, pero reconocen que la lucha feminista ha permitido avanzar hacia una justicia “más justa”. “No están escuchando el verdadero sentir de los grupos feministas cuando le pedimos justicia por nuestros niños abusados, mujeres violentadas y muertas. No nos escuchan, están mirando para el costado”, señaló Pelegrinetti.  

Geymonat expresó que la justicia ha estado condicionada siempre por el poder y “el poder es patriarcal”. La lucha feminista “pone sobre el tapete algunas injusticias muy grandes y ayuda a que la justicia vaya cambiando para hacer un poco más justa, porque así como va cambiando la sociedad, así como se van poniendo otros valores, la justicia va a tener que ir cambiando”.

La representante sabalera fue un poco más crítica: la lucha feminista permitió la creación de nuevas leyes para el ejercicio de la justicia, pero “todavía faltan miles de kilómetros”. Agregó que la justicia va más allá de mujeres y varones, porque busca entender cuáles son las situaciones y las desigualdades y a partir de eso aplicar la ley. “Hay que entender que existen historias y que no siempre se pueden ver en un momento, en audiencia, sino que hay otros elementos que están en juego”.

Red de contención en Colonia

En el departamento de Colonia existe la fundación La Voz de la Mujer que brinda atención a mujeres víctimas de situaciones de violencia basada en género desde hace más de 30 años. La fundación trabaja en convenio con Inmujeres – Mides, gestionando el servicio de atención con equipos en Rosario y en Colonia. Además, existe otro espacio de atención a varones que ejercen violencia y otro equipo que trabaja en la sensibilización y difusión de estos espacios y en la sensibilización de género y violencia de género a nivel departamental.

Si bien es una atención departamental, los accesos no son fáciles para muchas mujeres explicó Malán que forma parte de la fundación. “Se cuenta con la colaboración tanto de Mides como de la Intendencia de Colonia en los pasajes, pero todavía sigue siendo dificultoso para muchas mujeres acceder a estos espacios”. Por otro lado, los centros de salud tienen que dar respuestas: es el caso de CAMEC en Rosario y Colonia del Sacramento, otros referentes puntuales y el equipo de la RAP de ASSE en la zona Este, pero son horas muy limitadas.

“Todavía sigue siendo un debe todo lo que tiene que ver con otro tipo de respuestas, habitacionales por ejemplo, como un refugio y otras ayudas puntuales. Si bien desde el Mides, con los pocos recursos que van quedando, se dan respuestas porque siempre hay gente sensibilizada y comprometida, cuando no hay recursos, no hay recursos. Y esto sigue siendo un reclamo que se viene haciendo”, explicó.

“Todavía falta para la implementación de la Ley 19.580 de violencia de género hacia las mujeres, por lo tanto lo que hay es algo, pero dista de ser suficiente. Sobre todo si pensamos en la zona Oeste del departamento donde la situación es mucho peor y ni hablemos en lo que respecta a espacios de atención para niños, niñas y adolescentes, que en el departamento de Colonia no tienen un espacio de atención”.

Malán señaló que hay un proyecto de La Voz de la Mujer para generar este espacio, pero que todavía no se le han asignado recursos para su implementación por parte del Mides. “No hay un espacio especializado que atienda niños, niñas y adolescentes que reciban maltrato o abuso sexual”.

Más allá de estas deficiencias, existen diversos grupos y colectivos que sí ayudan para las primeras respuestas a las mujeres, sobre todo en estos tiempos en los cuales se hace más difícil la locomoción y la movilización y los grupos feministas están siendo espacios de contención y apoyo a las mujeres que viven violencia en las diferentes localidades. También en algunos lugares los municipios cuentan con equipos sociales y voluntarios que brindan apoyo.  

Integrantes de la Colectiva Feminista Sabalera.

Voces que no callan

Las referentes feministas de Colonia manifestaron que todavía subsiste la desigualdad de género en el plano del trabajo, de las tareas domésticas y de cuidado, así como también en la valoración de las opiniones y saberes. “Hay micromachismos donde aparentemente vemos los mismos derechos y oportunidades, pero después es muy sutil la desigualdad, la discriminación que se hace, donde también las exigencias para las mujeres y para las madres son diez veces más que para los varones y los varones padres”, remarcó Malán.

Según ella, las mujeres han quedado atrapadas en condicionamientos de género culturales, también colapsando ante situaciones de estrés. “Hemos tenido que oír de políticos y abogados expresiones de misoginia y odio hacia las mujeres. Las repudiamos y decimos basta. Queremos un mundo donde podamos sentirnos realmente bien. Los repudios y acciones que hacemos las mujeres van siempre desde el respeto y desde el reclamo. Pueden ser también desde el enojo. Sí, claro. Porque ante algunas injusticias eso se genera, pero nunca desde el odio. Entonces no nos confundamos, tengamos claro quiénes tienen expresiones de odio y quiénes tienen expresiones de enojo”.

Tras varios años de lucha feminista, Geymonat siente emoción. “Sabemos que la violencia sigue, la violencia familiar y las violencias institucionales, la falta de participación de las mujeres en política, en cargos de dirección, realmente es muy grave y sentimos además que los hombres que han mantenido el poder se niegan a dejar que las mujeres también participen. A pesar de que sabemos que hay mucho para seguir luchando, el hecho de que el feminismo tenga cada vez más rostro joven y en Uruguay también rostro en los pueblos del interior, nos emociona y nos hace sentir cada vez más esperanzadas”.

Además de ser una luchadora de la causa feminista, Pelegrinetti es sobreviviente de un intento de femicidio. “Es muy triste tener que enfrentar los largos procesos de la justicia. Sentir ser juzgada por la sociedad que no entiende nuestra lucha, que muchas veces nuestros gritos son por las compañeras que perdimos o los niños abusados que no pueden hablar. Necesitamos unirnos como seres humanos que somos todos y pelear con esta pandemia silenciosa que cada pocos días nos saca a una mujer. La violencia deja marcas, no verlas deja femicidios. ¡No nos callamos más!”.

Actividades del 8M en el departamento de Colonia

En Colonia del Sacramento la agrupación Mujeres y disidencias autoconvocadas llama a una concentración a la hora 18 en la Plaza del Reloj. Habrá charlas, reflexiones y proclamas. Luego se marchará hacia el Palacio Municipal. En Carmelo el colectivo Carmelitanas en acción convoca a una asamblea feminista a las 18:30 en la Plaza Independencia.

En Juan Lacaze la conmemoración del 8M comenzó este sábado en Villa Pancha y prosigue el domingo en Libertad Este, conversando y convocando a la comunidad sobre la concentración del lunes a las 18:30 en ruta 54 e Ives Chevantón. La marcha organizada por la Colectiva Feminista Sabalera se realizará hasta la Plaza José E. Rodó.

En Colonia Valdense habrá una Caravana Feminista organizada por Feministas en Valdense. La concentración será a las 18:30 en la plaza Bella Unión. Desde allí saldrá la marcha hacia Plaza Libertad donde alrededor de las 20 horas se leerá una proclama. En Tarariras, bajo el lema: “No nos callamos más, marchamos contra la corriente”, se realizará una concentración a la hora 15 en la plaza del centro de la ciudad con posterior marcha. En el balneario Santa Ana se realizará una mateada y ronda de conversación en el Parque de las Garzas y Aromos, sobre las 10:30. En Nueva Palmira habrá una concentración a las 19:30, con marcha desde la intersección de las calles Gral. Artigas y Chile hasta Dársena Higueritas. Habrá cierre con espectáculo musical. Convoca Organización Feminista Nueva Palmira.