Delitos en el departamento de Colonia disminuyen 16,45%

Delitos en el departamento de Colonia disminuyen 16,45%

El Jefe de Policía destacó el trabajo de las autoridades colonienses y relativizó el impacto de la pandemia por COVID 19 en las cifras de 2020.

Mathias Medero

Según información brindada a LVA por parte de la Oficina de Información Táctica de la Jefatura de Policía de Colonia, hubo un descenso del 16,45% a nivel global en materia de delitos de 2019 a 2020.

El jefe de Policía de Colonia, comisario mayor (R) Johnny Diego, reconoció que entre marzo y abril del año pasado la gente estuvo confinada en su casa, pero evaluó que “ahora eso ya pasó: creo que todos tenemos nuestras actividades y creo que esto refiere mucho a la operativa policial y cómo se ha implementado”.

La estadística establece que los hurtos bajaron de 3559 a 2663, casi 900 robos menos lo que representó una baja del 25,18%. En los delitos de violencia doméstica en 2019 se registraron 1214 mientras que en 2020 fueron 1051, lo que equivale a un descenso del 13,43%. En el delito de daño a la propiedad se contabilizaron 81 casos menos pasando de 877 a 796 en el mismo período: 9,24% menos.

Además, bajó 10,45% el delito por amenazas: en 2019 fueron 718 mientras que en 2020 se registraron 643. También las lesiones personales pasaron de 350 a 277 entre 2019 y 2020, un 20,86% menos. Los desacatos también bajaron de 110 a 77, exactamente un 30% menos. Las rapiñas disminuyeron levemente de 58 a 54 entre 2019 y 2020: un 6,9%. Los delitos de abigeato bajaron un 16,13 % pasando de 62 en 2019 a 52 en 2020.

Hubo menos homicidios, se registraron cinco en el 2019 mientras que en 2020 fueron dos, ambos aclarados. En otro tipo de faltas o delitos la oficina da cuenta de una diferencia de 104 casos menos, pasando de 1131 a 1027 entre 2019 y 2020. El único tipo de delito que aumentó significativamente entre 2019 y 2020 es la estafa, que pasó de 228 en 2019 a 303 en 2020; un aumento del 32,89%.

Diego dijo que la pandemia ha hecho cambiar la forma de operar a la Policía y como consecuencia positiva “han bajado bastante” los delitos a nivel global. “Creo que eso tiene una directa incidencia en la impronta que el policía le pone al trabajo que hace. Creo que se siente más apoyado, más dispuesto a trabajar con menos miedo de las restricciones que antes tenía. Lo digo con propiedad porque lo viví ni bien llegué al departamento y entonces creo que eso ayuda a que el policía se sienta más respaldado para realizar el trabajo, como debe ser, con todas las ganas y la energía para reprimir el delito cuando es cometido”, concluyó.