Cierra el Centro de Educación y Cuidados ‘Los Indiecitos’

Cierra el Centro de Educación y Cuidados ‘Los Indiecitos’

65 niños quedarán sin atención para 2021 y 14 funcionarios perderán su trabajo. La Asociación Civil del Club Sarandí alegó problemas administrativos para no continuar con el convenio.

Mathias Medero

Desde hace dos años ha venido funcionando en el Batallón de Infantería N°4 de Colonia del Sacramento el Centro de Educación y Cuidados SIEMPRE ‘Los Indiecitos’, como producto de la coordinación del Instituto del Niño y Adolescente (INAU), el Sistema de Cuidados, el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), el Ejército Nacional y el Club Sarandí de Colonia.

Como parte de esta alianza, 65 niñas y niños asisten al centro de cuidado mientras sus padres o referentes acuden a sus tareas laborales. La mayoría de esos niños son hijos de integrantes del Batallón Nº 4 de Colonia y los restantes provienen de la comunidad, de contextos socioeconómicos vulnerables.

El convenio establecía que el Ejército Nacional aportaba la infraestructura locativa, el Club Atlético Sarandí la personería jurídica y la representación social y el INAU los recursos para su funcionamiento. El objetivo fue crear un centro socioeducativo dirigido a la infancia, sus familias y la comunidad, en particular a niñas y niños de hogares de los soldados del batallón y vecinos del barrio.

Todos los actores educativos, sociales, políticos y militares coinciden en que esta alianza institucional ha sido exitosa porque alcanzó su cometido de brindar un servicio imprescindible que llegó a la población objetivo.

No obstante, el 26 de noviembre el presidente del Club Atlético Sarandí, Mayor del Ejército Diego Varela, presentó una carta a las autoridades de INAU indicando el deseo de la institución de “desvincularse del convenio firmado” por “inconvenientes de carácter administrativo”.

Además, se informó que “no se podrá contar con el espacio físico que había cedido el Batallón en sus instalaciones para que funcione el centro: obedecen criterios de carácter funcional y que ya no se cuenta con la autorización del Mando Militar, por lo cual se ha solicitado que el mencionado local sea reintegrado”.

Consultadas fuentes militares indicaron que no se trataba de una autorización de este estilo, sino de que es el propio Club Sarandí que no quiere exponer su patrimonio. El problema radica no solo en las dificultades administrativas y laborales, ya que dos exfuncionarios demandaron a la organización ante el Ministerio de Trabajo por concepto de horas extras no abonadas, sino también en el cambio de mando de la institución militar.

Desde el Club Sarandí no quieren seguir lidiando con problemas laborales, corrientes en el ámbito civil pero no en el militar. Además, una de las condiciones del convenio es que el 80% de los niños que asisten al centro sean hijos de soldados del Batallón, algo que según fuentes militares actualmente apenas sobrepasa el 50%.

Desde marzo algunos beneficios que gozaba ‘Los Indiecitos’ fueron mermando; por ejemplo el pago de la luz y el agua que era abonado por la institución militar pasó a integrar los gastos incluidos en la partida de funcionamiento de 700.000 pesos mensuales por todo concepto.  

Además, desde hace algunos meses no se le proporciona la vianda a los niños, lo que sí ocurría en años anteriores con comidas suculentas. Ahora producto de un ahorro institucional los niños deben llevar sus propias viandas, lo que en el caso de las familias más vulnerables es toda una complicación.

En 2018 fueron las propias autoridades del Batallón de Colonia que promovieron y propulsaron la instalación de ‘Los Indiecitos’, pero este año con el cambio de autoridades el centro no tuvo la misma consideración. Desde la interna de la institución militar se dijo que la intención de los altos mandos ha sido instalar en este edificio un centro de entrenamiento de tiro.

La directora departamental de INAU, Karina Pezzutti, dijo a La Voz de la Arena que en cuanto a la partida y el manejo de los dineros la organización no ha tenido ningún inconveniente y que no le correspondía a ella expresarse sobre los problemas administrativos y laborales internos que fueron esgrimidos para la desvinculación del convenio.

Cabe señalar que entre el centro educativo y el SIEMPRE hay niños que pasan ocho horas al cuidado de las instituciones, lo que permite a madres solteras poder mantener su trabajo. Con este escenario de cierre, no solamente el niño se queda sin asistencia, sino que también estas madres deberán dejar su trabajo para cuidar a sus hijos con todas las consecuencias que esto conlleva. Además de los 14 funcionarios que actualmente trabajan en el centro y que a partir de 2021 perderán su puesto laboral. Pezzutti indicó que el centro finalizará el año de manera normal, que no continuará el próximo año y que se están buscando alternativas para atender a los niños que quedarían sin este espacio educativo y de cuidado, tanto para primera infancia como para educación inicial.