Nibia Reisch: “Uno sabe cuáles son los problemas y también las soluciones”

Nibia Reisch: “Uno sabe cuáles son los problemas y también las soluciones”

Reconocida en los últimos 15 años por su rol como edil y diputada, la candidata a intendenta de Colonia por el Partido Colorado, quiere potenciar al departamento y no quedar “en el ABC”. En esta entrevista habla sobre el apoyo a Moreira en la elección pasada, cuestiona el manejo de los dineros públicos relacionados con beneficios personales y cuenta cómo su sector cedió votos en la convención departamental para la presentación de su competidor, Daniel Forets.

Mathias Medero

Nibia Reisch (49) nació el 28 de junio de 1971 en Rosario. “Mi madre se atendió con el Dr. Aguerre, porque en aquella época no teníamos la mutualista: Aguerre alquilaba salas en el hospital y atendía a nivel privado y muchos de mi generación nacieron así”, indicó.  

Hija única, nació ochomesina y desde entonces vive en la misma casa, en el mismo barrio de Nueva Helvecia. “Me van quedando algunos vecinos todavía de aquella época. A veces es un poco desgarrador porque empiezas a perder gente con la que tenés un cariño de familia”.

Su abuelo, Esteban Reisch, es primo hermano de la mamá del exintendente Carlos Moreira. A su vez, la legisladora tiene parentesco con Walter Zimmer, porque su abuela paterna es Miller Zimmer, prima hermana del papá del político nacionalista. Los hermanos Reisch eran dos y arribaron a Uruguay desde Frastanz, Austria. Sus bisabuelos Henry y Stephan huyeron de la penuria en 1862 y fueron fundadores de Colonia Suiza.

Ahora su padre tiene 87 años y su madre 83. Los tres vivieron en el barrio “1° de Agosto” toda la vida: “no sé lo que es una mudanza, salvo cuando me fui a Montevideo a estudiar”.

Infancia

Su padre, Arnoldo ‘El Flaco’ Reisch, fue funcionario del Poder Judicial la mayor parte de su vida, y trabajó también en el periódico Vanguardia en Nueva Helvecia, como gerente del Hotel del Prado y en una financiera de la época. “Trabajó primero en un Juzgado de Paz de Nueva Helvecia y los últimos 34 años en el Juzgado Letrado de Rosario donde se jubiló como alguacil”.

Además, ‘El Flaco’ fue secretario de la Liga Helvética de Fútbol durante 62 años. “La Liga Helvética no tenía sede y la sede fue mi casa. Allí conocí a los jugadores, los árbitros, los directivos de los clubes, los directores técnicos”, recordó.

Su madre trabajó en Montevideo y en Nueva Helvecia, cuidó niños y fue ama de casa. Su abuela paterna era lavandera y planchadora, siempre en Colonia Suiza y su abuelo paterno fue electricista. Su abuelo materno vendía hielo en un carro cuando se vendía por barra y por kilo y también vendía verdura, y su abuela materna era ama de casa. “Una familia obrera”, definió.

Su infancia en Colonia Suiza transcurrió en el barrio 1° de Agosto. “Una época muy linda. No teníamos el desarrollo tecnológico de ahora y había que jugar con los juegos de la época: la rayuela, la payana, la mancha, la escondida, o juegos inventados por nuestros padres. Inclusive nos hacían casas con maderas y con chapas recicladas para jugar a las muñecas”.

El barrio no era muy poblado. Una vecina tenía una especie de granja “con vacas, ovejas, caballos, todo tipo de animales, y allí íbamos; nos criamos en un ambiente muy natural y sano”. Desde niña y hasta hoy cultiva su propia quinta: “es algo que nos inculcaron en el barrio donde criábamos gallinas y teníamos quinta y árboles frutales”.

Los hijos de sus amigos del barrio le dicen “la tía Nibia”. “Es un vínculo muy familiar porque éramos ocho o diez niños muy unidos que mantenemos una relación entrañable hasta hoy. Todos la vemos como una etapa sumamente feliz y no quisiéramos cambiar nada: si tuviéramos la posibilidad de otra vida quisiéramos tener la misma infancia”.

Ahora su padre tiene 87 años y su madre 83. “Vivieron ahí toda la vida: no sé lo que es una mudanza, salvo cuando me fui a Montevideo a estudiar. En aquel entonces éramos cinco familias y ahora quedamos cuatro. Obviamente el barrio se urbanizó, pero los viejos vecinos estamos casi todos”.

Reisch concurrió a la Escuela N° 10 Elías Huber frente al club Artesano, al Liceo de Nueva Helvecia (de 1º a 4º) e hizo preparatorios en el Liceo Daniel Armand Ugon de Valdense. “Me compraron una moto para ir al liceo: En los meses de mucho frío, julio y agosto, viajaba con abono en Compañía Colonia y el resto del año en la Ciao”.

En 1992 se fue a Montevideo a estudiar en la Escuela de Nutrición, en aquel entonces en el piso 13 del Hospital de Clínicas. “Hacíamos prácticas, hasta morgue hice, en la Facultad de Medicina. Los viernes cuando terminaba me tomaba el ómnibus y me venía a Nueva Helvecia. No faltaba ni un fin de semana”.

Se recibió en 1998 y volvió a Nueva Helvecia a trabajar. En 2004 entró por concurso al Hospital. “Con el mismo cargo y el mismo sueldo me pidieron que fuera a Rosario, Juan Lacaze, Valdense, las playas y Cufré. No tenía problema en ir a los otros lugares con ese sueldo si el director me autorizaba y me autorizó, ahí fui rotando y cubrí todas esas zonas, hasta que se nombraron nutricionistas en cada uno de esos lugares”.

Mientras cursó la carrera fue edil suplente local y en el 2000 asumió como edil suplente departamental por la lista 15. “Las dos personas que me abrieron la cancha fueron Jonil Maleplate de Juan Lacaze y Sergio Berton de Tarariras: me permitieron entrar en las secciones; Jonil presentaba los temas que veía en mi ciudad y en mi zona y Sergio me dio la posibilidad de actuar en la Comisión de Medio Ambiente”.  

A raíz de su trabajo y notoriedad fue edil titular por el Partido Colorado (PC) de 2005 a 2015. “En el peor momento, porque del 2000 al 2005 había 11 ediles del PC y del 2005 al 2010 quedamos dos, Berton y yo, la única mujer de la Junta Departamental”.

En la campaña de 1989 se encontró con Jorge Batlle, “que decía que había que vender el oro y que las jubilaciones no se podían subir por ley”.

Vocación

Sus ex compañeros del Liceo suelen decirle que ya entonces se perfilaba para hacer política. “Ya en 4° año tenía esa avidez, me interesaba mucho la obra de Batlle y Ordoñez, y en preparatorio hacía política partidaria. No tenía edad para votar pero a mí realmente me atraía, compartía mucho los ideales batllistas, empecé a escuchar a los candidatos para ver a quién votar”.

En su familia no había nadie relacionado con la política. “Cuando pregunté ‘¿qué hay que votar?’, me dijeron ‘informate’”. En la campaña de 1989 se encontró con Jorge Batlle, “que decía que había que vender el oro y que las jubilaciones no se podían subir por ley. Todos le aconsejaban que no lo dijera porque tenía claras chances de ser presidente de la República y con eso perdía votos’, pero él respondió: ‘yo antepongo decir la verdad a ser presidente’”.  

A Reisch la convenció “por su honestidad y capacidad” y resolvió apoyarlo. Empezó con ‘Jorge Batlle Presidente y Jorge Sanguinetti Intendente’. “Cuando Jorge Batlle decidió retirarse de la actividad política en 2005 me fui para mi casa. Después recibí el llamado del Dr. Bianchi que me invitó a seguir participando y luego apoyamos a Pedro Bordaberry”.  

Sus ‘parientes blancos’ de Colonia Suiza en la Intendencia se acostumbraron a tenerla como su mayor opositora. “Creo que fui la que más pedidos de informes les hice, la que más votó la intervención del Tribunal de Cuentas”.

Sin embargo, cuando el ex intendente Walter Zimmer estuvo preso en 2014, Reisch lo fue a visitar a la cárcel. “Fue un sábado y el viernes había votado la intervención del Tribunal de Cuentas porque ante todas esas denuncias era de orden que se investigara”. Zimmer se lo reclamó. “Creo que por su personalidad en ese momento no entendió que lo fui a visitar más como familiar que como política, porque entendía que tenía que hacerlo”.  

En 2017 Reisch hizo 63 pedidos de informe como diputada, es decir, un pedido de informe cada seis días. “Tanto a nivel de la Junta Departamental como en la Cámara de Diputados tenés dos funciones: la legislativa y la de contralor. Para poder hacer un diagnóstico de situación y saber cuál es el problema necesito la información oficial. Estamos rankeados en el primer lugar de pedidos de informe de todo el Parlamento”.

En junio de 2018 la diputada colorada tuvo un traspié al publicar en redes sociales una información errónea sobre un supuesto hecho que estaba sucediendo en Colonia del Sacramento. “Nos llegó de alguien que dijo que estaba participando y lo subimos con la idea de ayudar. Hoy en día legisladores de todos los partidos han quedado expuestos con esto de las noticias falsas. De todas formas no fue un traspié que nos afectara en términos de imagen porque la gente sabe cómo trabajamos”.

Colonia

“Es el departamento más lindo con realidades diferentes en cada ciudad. Somos un departamento con tres puertos, tres zonas francas, un desarrollo hotelero y gastronómico de primer nivel, industrias que hacen productos de calidad en cuanto a lácteos, dulces y conservas, tenemos vino, tenemos aceite de oliva, tenemos de todo y tenemos empresas con productos de primer nivel”.  

Además cuenta con una red vial que “está bien” y un desarrollo agropecuario ejemplar. “Teniendo todo eso estamos mal: el puerto granelero por excelencia que es Nueva Palmira está con problemas, el puerto de Colonia es la principal entrada de turistas, pero nos hacen adiós y siguen a otro destino. No captamos la gente que tenemos que captar y sin duda tenemos que potenciar lo que es el puerto de Juan Lacaze”.  

Reisch cree que no pasa lo mismo, por ejemplo en San José “donde hay una Intendencia que tiene una verdadera política para atraer inversiones. Desde el gobierno departamental tiene que haber un cambio de actitud, falta potenciar Colonia: tenemos un mercado enfrente con millones de habitantes en Buenos Aires y no vendemos nada. Tampoco se está haciendo una verdadera inversión para promover el turismo; no alcanza lo que se está haciendo por parte de la intendencia que debería articular una verdadera política de turismo junto al Ministerio”.

Una de las metas de su gobierno es desarrollar el departamento. “Tenemos que poner a Colonia en el primer lugar para los inversores, con propuestas diferentes para generar trabajo, con un polo cultural y un polo educativo. Tenemos que potenciar y desarrollar aún más el turismo, y no solo para el público argentino. Hay mucho que hacer en todas las áreas porque Colonia tiene las condiciones para ser un departamento con un desarrollo impresionante y no quedar ahí, solo con el ABC de la gestión municipal”.

Un momento de quiebre

Durante el quinquenio 2000-2005 “una crisis marcada principalmente por factores externos repercutió en la votación del Partido Colorado tanto a nivel nacional como departamental, donde pasamos de 11 a dos ediles. De 2005 a 2010 solo estábamos Sergio Berton y yo, la única mujer edil en la Junta Departamental”.

Eso los obligó a “ir a todos los lugares y ver todos los problemas. A mí me permitió visitar todas las ciudades todos los meses, saber dónde queda cada barrio, conocer a la gente de las comisiones, cuáles son los problemas de los barrios. Hoy como diputada sigo yendo dos veces por mes a cada ciudad y tengo un dominio de todo el departamento”.  

Fue un trabajo arduo, pero Reisch quería que “el partido estuviera presente en todos lados y en todos los temas”; Sergio Berton se encargaba de la parte presupuestal “y aprendí mucho con él”.

El polémico “efecto camaleón”

Compartió con el carmelitano Daniel Bianchi 13 años de actividad política. “La verdad que trabajamos bien. En 2000 él fue electo diputado y lógicamente empezamos a trabajar juntos temas del departamento”, pero luego “decidió mudarse a la ciudad de Punta del Este y abandonó Colonia. Ahí perdimos contacto y nos hicimos cargo nosotros de la estructura departamental”.  

En 2015 Bianchi resolvió apoyar a Carlos Moreira en el ámbito departamental. “En ese momento me comuniqué con Jorge Batlle, lo consulté y le dije: ‘mirá Jorge, Daniel quiere apoyar a Moreira, yo tengo mis reparos’, y Jorge me dijo: ‘hacelo, yo voy a hacer lo mismo en San José’. Me pidió que lo acompañara a Daniel, y Jorge fue mi referente de toda la vida, él lo hizo en San José”.

Todos pasaron a la comisión de ética del Partido Colorado y fueron “apenas apercibidos. Quedó claro que nunca dejamos de pertenecer. También es bueno que conste que en la convención departamental integrantes de mi lista contribuyeron con sus votos para que el Partido tuviera candidato a intendente. Así se lo transmití a Batlle. Esa misma situación pasó en otros departamentos, pero no se hizo público.

Actualmente Daniel Bianchi no pertenece más al Partido Colorado, ni tampoco al Partido de la Gente al que ingresó en mayo de 2016 y del que fue expulsado en enero de 2019 tras conducir alcoholizado y embestir tres automóviles estacionados. “En una reunión que tuvimos con Pedro Bordaberry y Germán Coutinho él había prometido que asumiría su banca por el Partido, pero el día antes de la conferencia de prensa me llegó un whatsapp sobre una presentación oficial de Daniel con Novick”.

“Tenemos una visión profunda del departamento, de sus barrios y de sus necesidades”.

Reisch refutó la crítica de su rival colorado, Daniel Forets, sobre su apoyo a Moreira en las elecciones pasadas. “Nosotros estamos permanentemente recorriendo el departamento, no somos políticos golondrinas que aparecemos seis meses antes de la elección. Tenemos una visión profunda del departamento, de sus barrios y de sus necesidades. Daniel (Forets) ha pasado la mayor parte de su vida en Montevideo, no conoce las necesidades como las conocemos nosotros”.

Además, recordó que en la convención departamental el sector político de Martín Pérez no tenía los votos suficientes para proclamar a Daniel Forets, y que desde Ciudadanos se le otorgaron. Lo mismo sucedió en la elección pasada para el candidato colorado Edgardo Rostán, aunque el apoyo de Reisch y de su sector fue para el nacionalista Moreira.

“En aquel momento el Partido Colorado no tenía un candidato con propuestas fuertes para ser una alternativa como sí creemos que somos ahora. Ese mismo sentimiento se dio en la elección pasada: muchos colorados votaron fuera del partido y ahora vuelven porque somos una opción seria y se sienten representados”.

Sobre el caso de los audios de Moreira la diputada no quiso hacer ningún comentario, pero declaró que “con dineros públicos no se puede coaccionar ni sacar ningún tipo de beneficio”.

Ingresos

Reisch dijo que el amiguismo en la Intendencia de Colonia “no es de ahora, es de hace mucho y no solo Colonia, es a nivel país y en los últimos años también en los gobiernos nacionales”. Si bien anunció que mantendrá los cargos de confianza política necesarios para desarrollar su programa, adelantó que todos los demás ingresarán por “concursos y sorteos”.

Seguridad

A juicio de la candidata colorada, desde hace muchos años en Colonia “faltan 100 policías, porque de 600 efectivos hay entre 104 y 108 con licencia médica, la mayoría por una evaluación psicológica. Ante la falta de recursos humanos y materiales me he reunido con las autoridades y he solicitado además de los 100 nuevos efectivos, cinco patrulleros y dos drones para tareas de inteligencia”.

Feminismo

Aunque siempre ha “luchado por la igualdad entre la mujer y el hombre”, Reisch no se considera “feminista”. No comparte  “las afirmaciones de la diputada de Cabildo Abierto (“los hombres matan por exceso de amor”) ni las de la diputada del Frente Amplio Verónica Mato. Reisch dijo que desde 2016 cuando asumió como diputada, nunca se sintió limitada ni restringida a la hora de expresar sus opiniones en el Parlamento.

Peñarol

Es hincha de Peñarol. “Mi abuelo que vendía hielo fundó el Club Atlético Peñarol de Nueva Helvecia con los pocos recursos que tenía. Fanático total de Peñarol al punto que se murió de un infarto mirando un partido. Mi abuela lavaba los equipos deportivos y cocinaba para los jugadores. Casi siempre perdían pero era ‘por la pelota y el pasto alto’. Cuando el caballo de mi abuelo sentía la palabra ‘Peñarol’ se paraba sólo. Soy de Peñarol pero no fanática al punto de que me dé un infarto”.

Amor

“Es algo difícil con la vida política. Tengo una pareja de muchos años con la cual no compartimos el mismo techo. Él por suerte entiende que esta actividad no es fácil, pero bueno, podemos compatibilizar en el sentido de que a veces no es cantidad de tiempo sino calidad. Por suerte él es muy comprensivo”.

Reisch evaluó que Talvi se sintió desilusionado por el proceder del Poder Ejecutivo.

Salida de Talvi

La diputada se sorprendió por la salida de Ernesto Talvi de la vida política, pero no cuestionó los motivos del excanciller. Afirmó que esta situación exige la unidad del Partido Colorado y que no debilita la coalición multicolor ni afecta el desempeño electoral de las elecciones departamentales. No obstante, la legisladora evaluó que Talvi se sintió desilusionado por el proceder del Poder Ejecutivo y su sucesor en la cancillería, Francisco Bustillo.

¿Misión cumplida?

Reisch rebatió la idea de Forets (ver entrevista en La Voz de la Arena), de que cumplió su objetivo político al ser reelecta como diputada. “No tiene conocimiento de lo que ha sido nuestro trabajo”, dijo. Además, indicó que quiere ser intendente de Colonia para dar un giro en la gestión.  

“Para ganar la elección voy a dejar el alma en la cancha. Creo que en vez de buscar chicanas políticas sería importante que Daniel (Forets) recorra el departamento, que conozca los problemas, porque al haber vivido muchos años en Montevideo capaz que no tiene bien la realidad de lo que está pasando”. Reisch quiere ser “intendente” porque es un rol en el que puede ejecutar las soluciones que tiene en mente de forma inmediata. “Uno sabe cuáles son los problemas y también las soluciones: desde un cargo legislativo podés solicitarlo o plantearlo, pero ser intendente te permite resolver las cosas en forma inmediata”.