Más de la mitad de cooperativistas del Hospital de Colonia perderían sus puestos de trabajo

Más de la mitad de cooperativistas del Hospital de Colonia perderían sus puestos de trabajo

Si bien el dinero presupuestado originalmente por la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) fue de $40 millones para dos años, el monto se habría asignado sin tener en cuenta las características de los servicios para cubrir las necesidades del hospital. De aquel monto ya se gastaron $33 millones. ASSE otorgó $20 millones extras para extender el contrato un año más, pero no alcanzaría para que las cooperativas funcionen con todo el personal.

Mathias Medero

El 2 de mayo de 2019 se firmó un contrato de un año con opción a un segundo para las cuatro cooperativas de servicios en el hospital de Colonia. El convenio de ASSE y el Instituto Nacional de Cooperativismo (Inacoop) es por dos años. La primera brinda los fondos e Inacoop contrata las cooperativas para proveer el servicio, en este caso: Áreas Verdes, Camilleros, Mantenimiento y Auxiliares de Servicio.

Según dijo a La Voz de la Arena, Marcelo Laport, ASSE dio a Inacoop $40 millones para el funcionamiento de las cuatro cooperativas antes de que la dirección del hospital transmitiera los requerimientos y la cantidad de personal que necesitaba para prestar el servicio. “Por eso hay ese desfasaje: dieron el dinero antes de saber cuántas personas necesitaban”, explicó el cooperativista. “Se pidió determinada cantidad de personas con tanto laudo, y después las cuentas no daban porque se pidió más personas de lo que se había considerado antes”.

Las cooperativas funcionarán normalmente hasta el próximo 31 de julio. Si bien el nuevo contrato aún no fue firmado, hasta el momento el recorte de personal sigue vigente y la cooperativa que más se verá afectada es SEICOOP (áreas verdes), que pasará de diez a tres trabajadores. También perderán su empleo cuatro personas en CAMICOOP (camilleros), 12 en COOPMAN (mantenimiento) y seis en COSERVA (auxiliares de servicio). De 56 cooperativistas 29 se quedarán sin trabajo.

Una de las alternativas que se habían planteado era que con este monto extra los cooperativistas continuaran seis meses sin que se pierdan puestos laborales, y renegociar un contrato con otras características para 2021. Sin embargo, para el presidente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), Martín Pereira, esta posibilidad es “poco viable”.

“Se están buscando soluciones alternativas para que quede la mayor cantidad de trabajadores posible. El tema es que la letra fría del contrato indica $40 millones por todo concepto para los dos años. ASSE podría haberse amparado en eso -‘ya puse la plata que había que poner y el convenio debe seguir un año más’-, pero en negociaciones con el directorio y con la dirección del hospital se pudo conseguir $20 millones más”, explicó Pereira.

Para el diputado frenteamplista por Colonia, Nicolás Viera, esta “situación cambiante habla de la irresponsabilidad del gobierno para resolver algo concreto que está agobiando a los trabajadores. Más allá de la definición política de la gestión, creo que urge tener una respuesta clara y contundente para clarificar el escenario futuro”.

Tanto por el empleo como por una cuestión de asistencia sanitaria  “no es momento de recortar”, advirtió. “Como ya lo ha demostrado en otras áreas, seguramente el gobierno venga con la tijera preparada para recortar puestos laborales en aras del ahorro, pero lamentablemente la aplica en áreas sensibles, como en este caso la salud de la gente, y de los más jodidos de la sociedad que casi siempre se atienden en ASSE”.

Viera señaló que hay un vacío legal y que los trabajadores están sin saber quién se va a hacer cargo de pagarles hasta el 31 de julio. “Es una situación muy preocupante que seguimos de cerca y que esperamos tenga una solución rápida que beneficie a todos, tanto al sistema de salud como a los trabajadores que están realizando esas tareas”.

El diputado nacionalista por Colonia, Mario Colman dijo que el problema es que “ya sea por mala presupuestación o peor ejecución se gastaron los $40 millones en un año, y hay que investigar por dos razones: por transparencia y para poder ejecutar el contrato correctamente sin resentir el servicio ni a los trabajadores”. 

Colman declaró que en principio “es un costo muy alto, tratándose de tareas no directas de salud. Ejemplo: nueve jardineros con una sola máquina de cortar pasto, no es el Palacio de Versalles, pero bueno, esto vino mal parido. Se está haciendo el esfuerzo para superar los problemas en una etapa difícil que vivimos de crisis sanitaria, social y económica”. Y aclaró: “no somos ajenos ni insensibles a las necesidades de los integrantes de la cooperativas que en su mayoría provienen de la tan golpeada ciudad de Juan Lacaze, pero son recursos de los contribuyentes que hay que cuidar y a quienes debemos rendir cuentas”.