Carlos Moreira: “la Intendencia de Colonia ha sido un ejemplo en Uruguay”

Carlos Moreira: “la Intendencia de Colonia ha sido un ejemplo en Uruguay”

El veterano político nacionalista pretende ganar por cuarta vez las elecciones departamentales en Colonia, ser reelecto intendente por segunda vez y completar dos décadas al frente del ejecutivo departamental. En medio de las polémicas por el caso de los audios, las pasantías y las finanzas del gobierno departamental, el candidato coloniense habló con La Voz de la Arena de cara a septiembre.

Mathias Medero

Carlos Moreira (74) nació en Nueva Helvecia el 16 de mayo de 1946. Su padre era comerciante y su madre, maestra, ambos de origen muy humilde. Su madre nació en Riachuelo y su padre nació en Montevideo, de donde vino con su abuelo paterno para la construcción de la ruta 1 en la década de 1930. Y se afincaron en Nueva Helvecia. “Ahí comienza un poco la historia familiar: eran varios hermanos todos muy emprendedores, arrancaron de la nada y a mi padre le fue bien, fue un comerciante exitoso”, dijo Moreira.

Recuerda de muy buena manera su infancia porque su madre era maestra de la escuela a la que él fue. “Mi mamá siempre fue muy exigente, una mujer muy inteligente, muy trabajadora, docente por vocación absoluta; tengo preciosos recuerdos de esa época, de amigos de un pueblo muy solidario, muy emprendedor”.

Reconoce que lo marcaron las costumbres y el comportamiento de los inmigrantes del siglo XIX. “Era gente que vino sin nada, nada más que con su ilusión y sus ambiciones, su sentido de familia, generalmente con creencias religiosas muy profundas y todo eso marcó costumbres muy particulares”. Su abuelo paterno era gallego y su abuelo materno, austríaco. “Vengo de ese origen europeo y todo eso marca: además a mamá le gustaba mucho la función educativa y la cultura y me formé en esos valores”.

En su época, “por 1953”, muchos alumnos de la escuela N°10 frente al Club Artesano, “concurrían a caballo porque venían de zonas rurales: había diez o 12 caballos atados de los árboles, un mundo diferente que naturalmente ya no existe”, recordó.

Concurrió al liceo de Nueva Helvecia, hizo los “preparatorios” en el Liceo Daniel Armand Ugón de Colonia Valdense y después fue a la Universidad de la República donde se recibió de abogado. Moreira también fue comerciante de quesos porque su padre falleció muy joven y él continuó con el emprendimiento: “viajaba a Tarariras a ejercer mi profesión como abogado, pero iba en camión y compraba quesos a las tres de la mañana. Durante muchos años compatibilicé las dos ocupaciones y la verdad que me sirvió de mucho”.

Ejerció el Derecho hasta hace poco y aún conserva algunos clientes. “Tengo vocación de abogado porque esa es mi formación, pero por supuesto en un plano muy secundario porque la política absorbe todo el tiempo”. Tiene dos hijos, una mujer que es abogada y un varón que es contador público, y dos nietos de uno y dos años que son su “razón existencial”. Actualmente está separado de su segunda esposa.

Hombre de política

Los inicios de Carlos Moreira en la política fueron en la Universidad, en la época de Wilson Ferreira a inicios de los años de 1970. “En realidad mi militancia y mi verdadera participación comenzó en las elecciones internas de 1982. En esa época estaba Carminillo Mederos, que había sido senador de la República cuando el golpe de Estado y encabezaba la lista ACF que unió al Movimiento Nacional de Rocha (MNR) y a Por la Patria (PLP) con muy buenos resultados. Después viene la reapertura democrática pero en aquel momento no era fácil militar en política”.

Moreira recuerda esos años como una “linda época” porque el cometido era “luchar para la reapertura democrática” y afortunadamente “todo salió bien”. Para las elecciones de 1984, “quedamos afuera del pacto del Club Naval, pero de cualquier manera participamos y yo fui suplente de Elías Alberto Porras, alias Pirincho, diputado por el MNR y PLP que obtuvo la intendencia con Raúl Bianchi.

En 1989, cuando Luis A. Lacalle Herrera fue electo presidente, Moreira perdió su banca a diputado por 14 votos a manos de Edison Chino Sedarri. “Entonces Lacalle me llamó para integrar el Ministerio del Interior junto con Juan Andrés Ramírez, y fui subsecretario. Estuve cuatro años y pico”. Luego fue candidato a la Intendencia de Colonia y ganó por primera vez en 1994.

“En aquel entonces no era el favorito, pero gané y después en 1999 repetí cuando Jorge Sanguinetti fue candidato por el Partido Colorado. Él aparecía entonces como favorito, pero fui reelecto con una victoria muy cómoda por casi 4000 votos”. Luego fue electo senador durante tres períodos consecutivos, pero en el último renunció para ser intendente. “Ahora soy candidato a intendente de vuelta”.

Carlos Moreira entre otros colonienses en la mesa del cocinero y presentador Sergio Puglia.

¿Cómo ve al departamento?

-Esta pandemia le ha hecho un daño tremendo. Diría que Colonia es de los departamentos más afectados, especialmente en lo que tiene que ver con la actividad turística. Me he reunido con los operadores, hemos hablado con (Isaac) Lito Alfie, con Germán Cardozo, varias veces. Con Mario Colman, nuestro diputado, para buscar alguna solución. 

Es un sector que genera miles de puestos de trabajo y ha sido duramente golpeado: la mayoría de los comercios y hoteles están cerrados, igual que los restaurantes. El panorama hacia el futuro tampoco es auspicioso, porque estamos reuniéndonos para ver si es posible la reapertura del tráfico fluvial entre Buenos Aires y Colonia y Carmelo pero no es sencillo. 

Argentina vive hoy una pandemia grave con muchos infectados y muchos muertos, nada que ver con Uruguay. Estamos viendo lo que está pasando en la frontera con Brasil, lo que pasó en Treinta y Tres que fue tremendo, tenemos que ser muy cuidadosos en eso. Hoy somos un ejemplo en el mundo respecto de las medidas que ha adoptado el gobierno y no podemos perder eso de ninguna manera. 

Naturalmente primero está la salud, pero la economía se ha visto muy resentida. Hay otros sectores como el agropecuario que se ha mantenido bastante bien, el sector industrial también, no he visto grandes impactos que determinaran el cierre de establecimientos, pero muchos comercios se han visto muy afectados. 

Lo que tiene el departamento de Colonia es que es muy rico en variedad de producción, entonces confío en que por lo menos en este año logremos seguir avanzando y creando los puestos de trabajo que se han perdido, que han sido muchos. No se han perdido definitivamente, pero en este momento están en el seguro de paro, y la gente que tiene actividad informal, ni hablar.

¿Por qué quiere ser intendente una vez más?

-Porque tengo una gran vocación por la Intendencia, quiero a mi departamento, lo conozco, creo que he hecho una buena gestión: ahora me fui y dejé las finanzas del gobierno departamental en excelente estado, con más de 28 millones de dólares en caja. Gracias a eso hoy la Intendencia no tiene sobresaltos, porque estamos observando una caída en la recaudación muy importante: cuando vienen estas crisis mucha gente no paga sus impuestos y entonces se resienten los ingresos departamentales.

Afortunadamente hay un colchón económico financiero importante, porque sin dejar de hacer las obras que la gente requiere, siempre he sido muy cuidadoso de eso. El tema es equilibrar los ingresos con los egresos, no enloquecerse a tirar todo para hacer obras, aunque siempre son importantes, y creo que yo lo he logrado siempre.

-¿Qué es lo que le ha transmitido el coloniense en estos meses?

-No hay dudas de que este es un momento muy especial en la sociedad y tenemos que ser muy receptivos, porque si mañana llegamos a ganar nuevamente la Intendencia debemos tener todo seriamente planificado. Lo que no se puede hacer ahora es improvisar. Tenemos que tomar en cuenta esta nueva realidad y actuar sobre ella inteligentemente. Estamos elaborando un plan de gobierno que se dará a conocer en los próximos días, que contempla justamente esta situación que nos ha tocado vivir.

¿Se ha tenido cierta flexibilidad en este sentido?

-Sí. Hoy tenés que ser flexible, tenés que contemplar situaciones muy graves y ayudar lo más que se puede. Hoy la Intendencia está participando del tema ‘ollas populares’, tratando de ayudar a la gente de mil maneras y creo que eso está muy bien y es lo que corresponde: es el gobierno que está al lado de la gente y creo que Napoleón Gardiol lo está haciendo muy bien.

¿Por qué era necesario crear el impuesto al alumbrado público?

-Primero porque prácticamente hubo una imposición por parte de UTE. ‘Estamos subsidiando la tarifa eléctrica, pero acá lo que tenemos que hacer es pasar a este nuevo método de recaudación’. Me acuerdo que generó resistencia, y que hubo un referéndum que después la Corte Electoral desestimó porque era inconstitucional e improcedente. Hemos logrado mejorar un poco la recaudación que venía del viejo adicional del alumbrado, que se cobraba junto con la contribución inmobiliaria, pero para invertirlo en una mejora de todo lo que es el sistema lumínico del departamento de Colonia. 

Primero reemplazamos las viejas lámparas de mercurio por focos de sodio y ahora pasamos al nuevo método de alumbrado LED. Creo que ha dado excelentes resultados, pero entre las dos etapas de este proceso hemos tenido que invertir más de 5 millones de dólares, lo cual no es poca cosa y naturalmente lo tiene que pagar la Intendencia.

“En año y medio ese déficit se transformó en superávit y después dejamos la Intendencia con un colchón que hoy le permite hacer frente a esta situación tan difícil”.

¿Cuáles son las fortalezas y las debilidades que tuvo su gestión en estos últimos años?

-Debilidades no encuentro: he tratado de convivir con lo que son los municipios, cosa que no estaba acostumbrado porque no había gobernado nunca con municipios sino con juntas locales como era antes, y creo que lo hemos logrado y muy bien. Aún cuando por ejemplo el alcalde de Juan Lacaze pertenece al Frente Amplio, hemos tenido siempre una excelente relación, o con otros alcaldes del Partido Nacional que pertenecen a sectores que no son los míos, creo que hemos consensuado mucho, tratando de no ingresar en falsos protagonismos que a veces se dan en la vida política.

Mi equipo de gobierno ha cumplido a satisfacción. Los números cuando ingresé a la Intendencia eran malos: había un déficit acumulado y un pasivo de 700 millones de pesos. En año y medio ese déficit se transformó en superávit y después dejamos la Intendencia con un colchón que hoy le permite hacer frente a esta situación tan difícil. 

Seguramente pude haber hecho más cosas, pero nos fijamos prioridades. Ahora estamos haciendo la Plaza de Toros, una obra icónica que requiere una importante inversión, pero creo que va a servir de mucho como apoyo de lo que será el turismo en los próximos años.

La presidenta de ADEOM, Miriam Dos Santos, nos dijo en una entrevista que la Intendencia de Colonia no es una empresa recaudadora sino que tiene que volcar los fondos en obras y mejoras para la población.

– Esa señora debería compararme con otros intendentes para ver quién ha hecho más obras. Creo que no conoce la realidad, porque si se da una vueltita por todas las ciudades y ve las obras que se han hecho verá que no me he dedicado a ahorrar dinero sino a administrarlo bien, volcándolo en obras y mejoras de servicios -por ejemplo asfaltado y recambio de luminarias-, compra de maquinaria, camiones recolectores, muchas cosas que son absolutamente imprescindibles para una buena gestión.

Se administró bien porque había escapes de cosas que eran demasiado onerosas, se reestructuró todo y creo que con procedimientos transparentes pudimos hacer un montón de obras.

¿En qué situación queda la Intendencia ahora con el caso del terreno del hospital y la familia Porras?

-Ese es un problema que tenemos hoy: la sentencia de casación de tercera instancia condena a la Intendencia de Colonia a pagar una suma millonaria en dólares, alrededor de 3 millones. Eso en principio era un canje que se iba a hacer por la propiedad del viejo hospital, pero el Dr. (Walter) Zimmer lo desestimó.

¿Le atribuye responsabilidad al exintendente Zimmer?

-Yo no hubiera hecho eso porque no veo necesidad de que la Intendencia compre un terreno para ASSE que es una entidad con fondos enormes y que podía adquirirla por sí misma. Además todavía invirtieron 44 millones de dólares en ese hospital, la inversión fue enorme. 

Conozco mucho a Cipriani desde hace muchos años y de repente se podría hablar con él para ver si ASSE puede dar una mano, pero no voy a plantear nada porque en este momento no soy intendente. Incluso hubo una donación que no pasó por la Junta Departamental y obviamente no tuvo su aprobación: las donaciones tienen que pasar por la junta, no las puede hacer solamente el intendente.

¿Corre riesgo su candidatura tras la reapertura del caso de los audios?

-Estoy convencido de mi absoluta inocencia en este caso y creo que esa verdad terminará imponiéndose. Creo que la Fiscalía de Carmelo es la que se ocupa del tema, estoy en contacto permanente con mi abogada por el tema y estamos tranquilos. Ahí decidirá la fiscalía, yo no puedo decirle ninguna cosa, pero tengo mucha confianza en un pronunciamiento favorable y que pueda culminar siendo candidato a la Intendencia como soy hoy.

¿En qué etapa del proceso se encuentra? Según el dictamen del juez Luis Fourment, la fiscal Travers no había agotado las instancias que correspondían, por ejemplo hacer una pericia psiquiátrica…

-Nah… Eso es un error del juez, para mí ese fallo judicial es equivocado, lo discuto de todas formas. Creo que la fiscal Travers hizo un excelente dictamen, lo he leído, no sé cuántos testigos declararon, tomó todo tipo de pericia, de toda naturaleza, policía científica, competencias de todo tipo.

¿Pero a usted le hicieron pericia psicológica?

-No, no me hicieron, ni correspondía que se hiciera. No correspondía que se hiciera. Con las pruebas testimoniales, las pruebas documentales, con todo lo que se aportó allí creo que alcanzaba y el dictamen de la fiscal Travers es muy fundado y excelente. Creo que está equivocado el fallo del Juez.

-Hubo muchas suspicacias por su presunta relación con la fiscal Travers…

-Ninguna, yo no la conocía. Nunca la conocí: tuve algún contacto con su hermano y con su padre, pero ninguna relación estrecha ni nada que se le parezca, jamás hablé con ellos en todo este proceso. Eso fue una tremenda injusticia, esos comentarios absolutamente falsos.

Justo coincidió que el archivo de la causa fue un día antes de que se proclamara como candidato a la Intendencia…

-Sí, bueno, pero eso no tuvo ninguna incidencia en la proclamación, la proclamación ya estaba fijada y yo tenía 64 de 100 convencionales de mis agrupaciones, y le prestamos convencionales al candidato de Cabildo Abierto, de modo que no había ninguna posibilidad de que yo no fuera proclamado por la convención como candidato a intendente. 

Aunque la causa estuviera abierta, por supuesto que podía proclamarme igual. Simplemente coincidió en la fecha pero eso no tuvo ninguna incidencia. Teníamos gran parte de la convención a nuestro favor, ya estaba absolutamente laudado que iba a ser proclamado como candidato a intendente y después ingresó un candidato de Cabildo Abierto y nos pareció prudente que también compareciera bajo el lema Partido Nacional.

¿Cuál era su vínculo con el padre y el hermano de la fiscal Travers?

-Al padre casi ni lo conozco, era gerente de UTE en Colonia, lo conozco pero no tengo ninguna amistad con él y el hijo militó en alguna de mis agrupaciones pero hace mucho tiempo, de modo que no había ninguna relación, fue una falsedad.

En su momento usted me dijo que la salida de Andres Sobrero de la Intendencia fue por declaraciones fuera de lugar vinculadas a la candidatura de Mario Colman como diputado ¿fue realmente por eso o hubo un trasfondo personal?

-Ningún trasfondo personal, absolutamente ninguno. Tuve que optar entre uno de los dos candidatos para diputado y opté por Mario Colman: creo que no me equivoqué porque Mario está teniendo una descollante actuación en el parlamento nacional. Cuando se lo comuniqué a este hombre, se ve que pensaba que iba a ser él y se molestó: salió a hacer una serie de declaraciones que consideré que no eran propias de su investidura y que ponían en duda el mando que tiene que tener un intendente sobre su núcleo de asesores y a la semana no le renovamos el contrato. Eso fue todo.

En cuanto a las formalidades ¿puede presentarse como candidato por el Partido Nacional sin integrarlo?

-Sí, perfectamente. El órgano soberano es la convención departamental, eso ha quedado laudado en el propio directorio del Partido Nacional. Si llevamos a un representante de Cabildo Abierto, no pertenece ni va a pertenecer nunca al partido, acá es la convención departamental el órgano soberano que resuelve eso.

Moreira junto al actual presidente Luis Lacalle Pou y al secretario Álvaro Delgado, hace más de dos años en la Embajada de Argentina durante conmemoración de los 208 años de la Revolución de Mayo.

De todas formas es un poco contradictorio que usted mismo haya renunciado al Partido Nacional y se presente a las elecciones por el Partido Nacional…

-No, renuncié al Partido Nacional y me tengo que presentar bajo un lema ¿bajo qué lema me voy a presentar? Bajo el lema Partido Nacional que es el lema que siempre he apoyado, de modo que no hay ninguna contradicción. Acá estoy representando al órgano soberano, que es la convención departamental, que fue electo democráticamente por los colonienses y en ese órgano que es del Partido Nacional me eligieron como candidato a intendente.

¿Qué responde a quienes afirman que en la Intendencia hay una estructura de amiguismo y clientelismo político que asegura el apoyo de la administración nacionalista y la suya en particular?

-Es una falsedad, afirmaciones demagógicas que hacen muchos. Si hubiera una estructura de amiguismo o algo de eso la Intendencia estaría fundida. Acá lo que hay es una correcta administración donde las cosas se han hecho bien y transparentemente.

La presidenta de ADEOM declaró a La Voz de la Arena que hay trabajadores que tienen beneficios por su militancia política y que la pandemia los ha dejado al descubierto, por ejemplo en las horas extras y la categoría ‘otros’…

-Si no trabajan obviamente que no van a cobrar horas extras. Horas extras tienen cientos de funcionarios e incentivos tienen cientos de funcionarios, eso es una cosa que está incorporada así en el ingreso mensual de los funcionarios. No es porque sean amigos míos ni correligionarios ni nada que se le parezca, eso es mentira. 

Sin esos incentivos el sueldo del trabajador municipal es bastante bajo, ¿no? 

-Sí. Pero en general te diría que un enorme porcentaje de funcionarios tienen esas ventajas que ya las tenían de antes, no las inventé yo. Como forma de mejorar las retribuciones, no me parece mal. Si se comparan los ingresos de los funcionarios de la Intendencia de Colonia con los ingresos de los privados y la estabilidad que tienen los funcionarios, yo le diría que no están mal. 

¿Y por qué no han sido presupuestados? 

-Bueno, porque no se ha planteado, o se ha planteado pero lo hemos dejado para adelante. 

Pero corresponde, ¿no? 

-Tienen estabilidad igual. No dejo de renovar contratos, te diría que en el 98% de los casos se renuevan todos los años. La estabilidad está prácticamente asegurada. 

En una eventual reelección, ¿los presupuestaría?

-Podríamos considerarlo.

¿No es una garantía?

-Podríamos considerarlo.

Uno de los reclamos que se le hizo, e incluso el intendente Gardiol debió comparecer ante la Junta Departamental, fue por los pedidos de informes que hizo la bancada del Frente Amplio que no fueron respondidos…

-Puede ser, en general nosotros respondemos todos los pedidos de informes e incluso nos puede convocar el cuerpo cuando se reitera el pedido de informes. Fíjese que estamos hablando del final del período, hemos contestado infinidad de pedidos, no hemos dejado de hacerlo. Puede ser que hayan quedado algunos de los últimos tiempos, cuando ya me estaba yendo. No sé cuáles son ni a cuáles se refieren. 

Pero, por ejemplo ¿Por qué hubo casos de renovación de pasantías hasta siete u ocho veces? 

-Eso ya lo he explicado en reiteradas oportunidades: hay muchos casos de gente que tiene necesidades familiares, lugares donde no hay funcionarios y donde es necesario tener pasantes y por eso hemos renovado esas pasantías… Ya está.

¿Qué reflexión le merece la afirmación de Beatriz Argimón de que usted debería estar fuera de un partido del Siglo XIX? ¿Le duele que compañeros de su partido piensen así? 

-Por supuesto que me duele. Beatriz Argimón tiene ahora sus propios problemas. Yo no he contestado sobre eso porque no quiero atentar contra la unidad del partido, de modo que creo que no tiene ninguna razón… (comentario dirigido al periodista) Aflojá un poco. 

Para terminar, ¿qué mensaje le quiere dejar a los colonienses?

-Primero debo triunfar nuevamente, y por las demostraciones de afecto que recibo a lo largo y ancho del departamento, creo que tengo muy buenas posibilidades. En esta etapa de mi vida estoy nuevamente dispuesto a poner lo mejor de mí, toda la experiencia que tengo para hacer de mi cuarto período de gobierno el mejor de todos. A pesar de tener que enfrentar las dificultades generadas por esta pandemia, que no son pocas y que nos van a obligar a multiplicar esfuerzos para seguir al frente de una Intendencia que, en general, ha sido un ejemplo en el Uruguay.