Candidato colorado Daniel Forets: “la Intendencia de Colonia no es una monarquía”

Candidato colorado Daniel Forets: “la Intendencia de Colonia no es una monarquía”

El publicista Daniel Forets asumió el desafío de ser candidato a la intendencia por el Partido Colorado y dijo no tener compromiso por intereses creados ya que ni siquiera se postulará como edil. Opinó que la Intendencia tiene un modelo de gestión perimido que se sostiene por los “cortesanos”, y aseguró que la elección departamental lo pondrá en juego porque pesará la importancia de lo ético en la política. Además, criticó el “efecto camaleónico” de su competidora Nibia Reisch, quien apoyó a Carlos Moreira en las pasadas elecciones departamentales.

Mathías Medero

Daniel Forets (61) es oriundo de Carmelo. Su padre y su abuelo eran funcionarios aduaneros. “En aquella época podían tener dos cosas: plata porque eran coimeados o ‘cuidado con el apellido mijo, que es lo que yo le voy a dejar’; el mío era de los segundos”. Su madre era modista de profesión y él fue hijo único.

Tuvo una infancia normal. “Fue muy linda, plena de actividades deportivas, fútbol, voleibol, básquetbol, esas cosas que se hacían antes cuando los gurises tenían una calidad de vida muy superior a la que tienen ahora. Sin WhatsApp, sin Fornite, ni todas las cosas raras que hay ahora. Una infancia de campitos, ondas y pesca”, recordó.

Asistió a la Escuela 11 e ingresó al Liceo de Carmelo justo cuando empezaba la dictadura. “No fueron épocas lindas. La vivimos con los recortes, tanto los cortes de pelo como los uniformes, pero lo terminé de una forma muy extraña porque fui presidente del Interact Carmelo, los rotarios chicos, donde ingresé a los 15 años”.

Para Forets aquella fue una “maravillosa escuela” de lo que es el concepto del servicio, ya que la principal premisa es ‘dar de sí antes de pensar en sí’. En el esquema de Rotary los más chicos son Interact, los jóvenes ingresan en Rotaract, y después viene el Rotary. En Interact Carmelo fue secretario, después presidente y, en 1976, gobernador distrital de clubes por un año.

Daniel Forets a la derecha de la imagen el día que cumplió 15 años junto a su abuelo Julio y su padre Sergio.

“Eso llevó a que algunos rotarios pensaran que escribía muy bien, entonces marché para Montevideo a hacer la carrera de Derecho y a trabajar en una agencia muy grande que se llamó Publicidad Oriental. De entrada quedé maravillado de lo que era ese mundo, las promotoras, todo aquello soñado (ríe). El mundo de las luminarias”, contó.

Ingresó en producción como redactor junior, y cuando empezaba a rendir los primeros exámenes de Derecho salió Cantando en Familia, ciclo para el que fue asistente de productor general. “Lo voy a dar después y lo voy a dar después. Vivía en un apartamento con dos primos que eran abogados y todas las tardes les caían mujeres muy particulares, inmersas en su divorcio. Aquello era una opción y el mundo de la publicidad y la comunicación era otra”.

Terminó volcándose hacia la comunicación, trabajando en Cantando en familia y siendo secretario general del ciclo televisivo. “Se manejaba mucho dinero, y había una dosis de irresponsabilidad. Me acuerdo que un cliente llegó, pidió una campaña, se le dijo que no era bueno, él dijo que lo iba a hacer igual, invirtió U$S 50.000 y creo que no vendió ni una botellita. No pasó nada. Hoy armás una campaña por ese dinero y si no venden nada, nos cuelgan. En aquella época no pasaba nada”.

Mientras tanto su carrera de derecho se detuvo. “Intenté volver, después de casado también, pero es imposible”, reconoció. A principios de los años de 1980 el mundo publicitario seguía avanzando, Uruguay estaba en el proceso de salida de la dictadura y Forets formó el Sindicato Único de los Trabajadores de la Publicidad.

“Nuestra formación no académica se nutría entonces de los festivales iberoamericanos, los eventos de la Asociación Latinoamericana de Agencias de Publicidad, pero junto a Claudio Invernizzi, Jorge Planell y otros de la generación exigimos, propusimos y logramos que la carrera de Ciencias de la Comunicación se crease por primera vez en la Universidad de la República”.

Se casó con una novia carmelitana de su adolescencia: la hija mayor del ex senador y bodeguero Dante Irurtia. “Con Liliana tuvimos tres chicos que ahora son profesionales: Aldana de 35 es arquitecta, Marcelo de 32 es ingeniero, físico y matemático -y tuvo el atrevimiento de hacerme abuelo de un chiquito que va a cumplir dos años y está esperando una nena-, y el más chico es Gonzalo que tiene 28, es profe de educación física y entrenador, también tiene un bebé”.

Forets se separó de su primera esposa, regresó a Carmelo en 2013 y volvió a casarse: la vida “tiene un reenganche como la conga” y hace poco le dio la posibilidad de volver a ser padre de un niño de cinco años. Entre 1998 y 2000 y desde 2018 hasta la fecha ha sido presidente del Wanderers FC, club carmelitano de sus amores.

Trabajó en Publicidad Oriental hasta 1985. Luego prosiguió solo con su empresa Target Servicio Publicitario donde fue premiado en múltiples ocasiones. Sus campañas publicitarias más memorables fueron para la Unidad Coronaria Móvil y la desestacionalización del consumo de helado.

En 1997 Daniel Forets fue premiado en el festival internacional de publicidad de Gramado (Brasil) por una pieza de vía pública para Unidad Coronaria Móvil.

Su vida montevideana y profesional siempre se vinculó con la publicidad y también lo relacionó con la política. “En 1983 vino un vecino mío, Jorge Conde, con Jorge ‘El Negro’ Sanguinetti y me pidieron si les hacía la primera campaña publicitaria después de tantos años. Obviamente que la hice y puse como condición no tener retribución porque era como ponerle precio al amor y el amor no tiene precio. No le cobré en 1985, 1989, 1994, 1999, 2005, 2010, 2014 ni 2019. No cobré un centésimo”.

Ingreso a la política

En 1980 participó en el primer acto del ‘NO’ contra la dictadura en el Cine Cordón, cuando “había que ser muy guapo o muy loco para ir”, pero “el bicho de la política me picó en 1985 cuando por primera vez comencé esta relación de estricto amor sin costo. Siempre fui un batllista liberal por herencia familiar y por formación teórica: el primer Forets vino a Uruguay con Giuseppe Garibaldi y se quedó por un amor en Carmelo. Él participó en todos los entreveros entre blancos y colorados”, contó.

Esta es la primera vez que le dicen que es necesario que salga públicamente. “De 1985 para acá mis aspiraciones son las mismas: son ideales, y decir lo que está bien y lo que está mal”. Es consciente de que en tres meses no se construye la imagen de un candidato y que si al PC le pasaba lo mismo que en las pasadas departamentales podría llegar a desaparecer. “En lugar de dar la batalla por un candidato colorado los principales dirigentes la dieron por el señor Moreira, sumando los votos colorados a cambio de puestos. En la Junta Departamental hay solamente un edil del PC porque el partido tuvo 3.000 votos. Cambiar eso es el principal objetivo por el cual acepté esto”, reconoció.

El candidato pretende mantener el caudal de votos que el PC obtuvo en octubre de 2019 y difundir las ideas de “lo que está bien y lo que está mal”, “lo digno e indigno”, “lo ético y lo que no es ético”. Es lo que nos lleva “a enfrentarnos a quien sea, como sea y de la forma que sea”.

El referente y el efecto camaleón en la interna colorada

“Para mí fue un honor trabajar con Jorge Sanguinetti, y la campaña de 1999 fue de las mejores cosas que hice en mi vida publicitaria. Están los premios, los logros, pero haber participado de esa campaña que permitió que después de más de 50 años el PC ganase en Colonia en octubre con más votos que el Partido Nacional (PN) fue un honor”.

Para Forets haber discutido, intercambiado y aprendido con “el Negro” fue un “verdadero honor”. Lo definió como “un colorado al mil por ciento que nunca hizo ninguna de las cosas que llegaron después de 1999, como el efecto ‘camaleón’, cambiar de color según la ocasión, priorizar el puesto que me puede dar dinero del Estado o de la Intendencia sobre mis ideales o mis convicciones”.  

El candidato a la Intendencia de Colonia (IC) recordó que un diputado histórico del PC en la elección departamental pasada se fue para el PN y armó una lista con la señora (Nibia) Reisch. “La historia no miente: parecería que no gusta que ese hecho sea recordado, pero ocurrió. El PC con el diputado (Daniel) Bianchi y Reisch en segundo lugar apoyaron al Dr. Moreira en la elección departamental pasada. Es innegable y es camaleónico”, señaló.

Luego Bianchi “dejó el PC para ir al Partido de la Gente del que fue expulsado, apoyó a Zubía en la elección interna pasada y después terminó apoyando al PN. Reisch quedó en su lugar y por suerte, con gran alegría, veo que ahora participará a nivel departamental aunque tal vez no tenga nada para ganar ya que cumplió su objetivo al ser electa diputada por el departamento”.

Forets sufrió el “efecto camaleónico” más a nivel departamental. “La primera campaña de Bianchi en 1999 se la hice yo: Jorge Batlle presidente, Jorge Conde intendente y Daniel Bianchi a la diputación. De ser un muchacho tímido y retraído se transformó en un muy buen diputado y luego una persona que trabajó para él e hizo política para él, fue su opción”.

Pirámide invertida

El candidato colorado definió la importancia de esta elección departamental como un “cruce de caminos”. En septiembre el departamento tendrá una auditoría gigantesca en dos o tres puntos. En primer término, el modelo de relacionamiento que los colonienses quieren con su comuna.

“Proponemos invertir la pirámide. Unos 120.000 colonienses aportamos y el 70% de lo que aportamos termina siendo consumido por 1000 funcionarios y 2000 pasantes permanentes. Retorna en obras para las ciudades casi el 15%. Somos 13 o 14 ciudades ¿cuánto le toca a cada una? Un 1% pero las ciudades aportan mucho más que eso”, afirmó.

“Estamos diciendo algo elemental: matemos la gordura, saquemos los acomodos, eliminemos a los ‘parientes de’, a los ‘conocidos de’, a los militantes que aparecen de la nada y reciben dádivas por mantener su militancia, su voto y su activa participación política buscando quien sostenga -como si esto fuera una corte-, a los cortesanos y al rey. Ese es el modelo que está en juego como modelo económico”.

El segundo punto es la relación de las ciudades con la comuna. Para Forets el retorno son “monedas” comparado con lo que cada ciudad aporta. “Hay obras por hacerse, necesidades insatisfechas y la clásica respuesta de ‘no hay plata para hacerlo’. ¿Por qué no hay plata si la ciudad pone? devolvémela. Entonces proponemos radicalmente que el porcentaje mayoritario de lo que cada ciudad aporta vuelva en obras necesarias”.

Como tercer punto el candidato colorado dijo que estará en juego el aspecto ético. “El asunto de los audios y sus implicancias tiene en sí mismo tres aspectos: uno jurídico en el que no nos metemos, uno político con los que miran para un costado y los que se esconden debajo de la mesa, y uno ético: Todo este guiso jurídico político pasa porque un hombre grande quiere tener relaciones con una mujer que le dice que no. ¿Como sociedad toleramos esto?”.

Sobre el apoyo que Moreira recibió en la explanada municipal el candidato colorado cuestionó: “¿De las cortesanas? ¿De las personas de la corte femenina que por supuesto toleran que el rey haga, diga, proponga y disponga lo que se le da la gana? Las personas que estaban ahí eran todas militantes, contratados, que están luchando por su puesto”.

Tres generaciones. Manuel, hijo menor de Forets, juega baby fútbol en el Club Wanderers de Carmelo y posa junto a su padre con los zapatos que pertenecieron a su abuelo ‘Piteco’, máximo campeón con ocho trofeos oficiales.

Muchos diagnósticos

Forets dijo estar convencido desde hace muchos años que el departamento de Colonia tiene demasiados diagnósticos. “Juan Lacaze, por ejemplo, tiene muchos diagnósticos. ¿Por qué cerró Campomar? ¿Por qué cerró Fanapel? Entonces hacemos una comisión que establece prioridades de y no sé qué y no sé cuánto… ¿Y? Hay que ejecutar las ideas y para eso tenés que tener las prioridades claras”, manifestó.

De cada una de las ciudades cuenta con entre cinco y ocho informes. “Las industrias desaparecieron porque no se supieron adaptar. No se supo adaptar la Onda que era la empresa monstruosa del transporte de este país, no se supo adaptar El Día, no se han sabido adaptar muchas empresas bodegueras a pesar del auge de la vitivinicultura”, opinó.

Sobre Juan Lacaze evaluó que quizá la reconversión no fue dada a tiempo por los empresarios. “Tal vez se dejó de utilizar la maravillosa lana virgen que daba origen a las frazadas que todavía tengo en mi casa, que hasta mi mamá supo venderlas. Tal vez el formato del tratamiento de papel no era el debido, con la maquinaria obsoleta que fue quedando. ¿Cómo a nadie se le ocurrió antes del coronavirus mandar a alguien a China para que recorra las fábricas de papel higiénico?”, esgrimió.

Un modelo decadente

Desde 1985 Forets ha dado “4000 vueltas” en el departamento como asesor y comunicador en todas las campañas políticas. “Tengo muchísimo conocimiento de estas instancias, siempre como asesor y no como político, pero novato en política y en el conocimiento del departamento no soy. Soy novato en no depender de los dineros públicos, del salario del Estado o de la comuna. Eso me descontamina, me permite decir las cosas con la claridad que quiero decirlas”.

Según el entrevistado el actual modelo de gestión es “absolutamente decadente” y “está en juego” en las próximas elecciones departamentales. “Es el modelo de Moreira, del PN y de todos aquellos que quieren que esto siga, así sea cambiando los pasantes permanentes por los nuevos militantes o militontos”, criticó.

Forets cuestionó que de parte del candidato frenteamplista Jorge Mota no ha escuchado más que un análisis caso por caso. “Te diría que a los contratados de forma directa voy a sacarlos a todos, porque no llegaron ni por sorteo ni por mérito y el único motivo por el que están ahí es por participar de alguna forma en la rosca que saca sangre, que saca fondos y determina que el Tribunal de Cuentas termine haciendo 15 observaciones a la última rendición de cuentas de este gobierno departamental”.  

El candidato reconoció que la gente a la que alude no lo votará, como “tampoco me van a votar las cortesanas que fueron a decir que el Dr. Moreira no hizo nada y que es inocente en toda esta historia. Pero somos 120.000 colonienses. ¿Cuántos blancos tienen dignidad? Para mí, con todo el respeto que le tengo al PN, un montón. ¿Cuántos se van a dar cuenta de que está mal que tu ciudad aporte el 7 u 8% de los fondos municipales y se le devuelva un 1%?”.

Forest dijo que de resultar electo trabajará en todas las áreas y que la situación es de crisis. Una prioridad será la creación de empleo. “No estamos para crear comisiones sino para transformar el aparato municipal. Los funcionarios tienen que ser los mejores del país porque tienen que estar especializados, ser estimulados y bien retribuidos, con una tarea específica que puedan cumplir en forma eficiente”, dijo.

“¿En cuál área no necesitamos trabajar? si la infraestructura del departamento recibe monedas. Si casi todas las calles del departamento ahora están siendo maquilladas con una capita que se desgrana en cuatro o cinco meses”.

“El impuesto al alumbrado público es inconstitucional”

Sobre la instalación del sistema LED en el departamento de Colonia, dijo que será una de las primeras auditorías que ordenará si asume el gobierno departamental. Por otra parte, “cada uno de los colonienses está pagando un impuesto que no es constitucional. Por supuesto que lo voy a derogar, cómo no voy a derogar algo que no corresponde que paguemos. Todas las intendencias del país sufrieron la catástrofe externa que llegó a los uruguayos en 2001 y 2002”.

Forets reclamó que para el pago de este impuesto no importa si el vecino tiene luz afuera de su casa o no. “Todo es para sostener un aparato con ese modus operandi, donde tenemos que soportar que se diga orgullosamente que tenemos 28 millones de dólares en el banco mientras se siguen pagando las cuentas públicas a 30, 60 y 90 días generando moras y recargos”.  

Necesidades de los colonienses

En sus recorridas por el departamento identificó por lo menos tres realidades: el este, el centro y la capital y el oeste. “Lo básico es la necesidad de nuevas fuentes de trabajo y para eso hay que poner ‘pienso’, creatividad, hay que buscar ideas nuevas, hay que salir al mundo, porque nadie va a venir a golpearnos la puerta para traer soluciones”.

Por ejemplo, “vamos tras las fábricas de papel higiénico de China: señores, allá en un departamentito hay gente que sabe hacer estas cosas, si le llevan máquinas tienen mano de obra cerca en Montes del Plata y pueden llevarse la mejor calidad, y con tela pasa exactamente lo mismo”.  

Si bien el ex intendente Carlos Moreira inició una corriente de relaciones entre China y el departamento de Colonia, Forest señaló que “empezar no es tarea cumplida: Yo lo ejecutaría. Acá hay gente que con el inicio de una gestión no paga la cuenta de la luz, hay que hacerlo, hay que cerrarlo, hay que ejecutarlo, pensarlo, analizarlo, no hay que tener intereses, no hay que tener corruptos al lado”.

Por otra parte, “¿no podemos los colonienses vender nuestra producción a los 11 millones de argentinos que tenemos acá al lado? ¿Con barcos que salgan desde el puerto de Juan Lacaze todas las mañanas? Si estamos más cerca de acá que del mercado modelo”. Opinó que eso le corresponde a una gestión municipal: “Ir y preguntar ¿qué es lo que tengo que hacer para vender la leche, el dulce y otros productos?”.

El publicista dijo que para ser competitivas las empresas colonienses deben llegar a las grandes cadenas de supermercados y difundir los productos. “A los fleteros que hacen viajes truchos los pongo a llevar comida y producción y ahí ya no van a ser truchos. Si tenemos todo para hacer las cosas bien, no las hacemos porque es más fácil hacerlas mal”.

Daniel Forets junto a sus cuatro hijos en el casamiento de Gonzalo en 2017.

Diferenciación

Forets se diferenció de su competidora, la diputada Nibia Reisch, por su “profundo, único y absoluto lineamiento con la bandera del Partido Colorado”, y recordó que nunca integró listas en apoyo de un gobierno departamental que ya tenía “muchas cosas fuleras” desde hace años. “¿Las pasantías o los contratados te parece que son una situación nueva? Cuatro o cinco años atrás también estaban porque son heredadas de sucesivos gobiernos blancos anteriores”, declaró.

“Que Reisch esté dentro de mi partido es un gran honor para mí, también lo es poder compartir con ella la candidatura. Lo otro lo hizo y ya está. En la convención departamental que fuimos proclamados le propuse desarrollar un diagnóstico y presentar un programa de gobierno común. Como no tuve respuesta ya tenemos nuestro diagnóstico y estamos elaborando las soluciones específicas para cada ciudad”.

Como coloniense Forets reivindica de la actual gestión departamental la decisión de encomendar la organización de las cuentas al integrante de la lista 15, Isaac Alfie. “Su tarea de asesoramiento que finalizó hace unos meses dio como resultado esto. Lo voté a Alfie en las elecciones de Peñarol en la 2809 y lo votaría para cualquier cosa porque es una persona que tiene la capacidad de ordenar lo que toca, por eso ahora está en la OPP”.

El candidato colorado también destacó que luego de 100 años la Plaza de Toros vuelva a tenerse en cuenta como atractivo turístico. “En el 70 y pico cuando mi abuelo vivía en Colonia me decía que se iba a arreglar. Muchas administraciones blancas fueron pasando y ahora, producto de los ahorros y de un aporte del gobierno central se encaró el diagnóstico y la obra”.

Colonia tiene “mil cosas” para hacer, dijo Forets. “Hasta la llegada del coronavirus el país se estaba llenando de cruceros y de cruceristas, pero resulta que terminan en Montevideo, Buenos Aires está del otro lado y acá los miramos pasar, les decimos ‘chau’ mientras pescamos bogas en la punta de San Pedro. Pasan los mejores potenciales clientes y consumidores y les hacemos chau. ¡Hey! Vengan un poquitito. ¿No habría que decirles eso? Eso se hace con objetivos claros, con infraestructura, con programas, tal vez con intervención privada”.

El próximo intendente recibirá una Intendencia “con una gordura impresionante”, y “si las cosas son a término, la primera cuestión será analizar cada ingreso y la segunda determinar todos los segmentos, las áreas y buscar idóneos, pocos. El resto es eficiencia pura. Tendremos que armar un cronograma para definir las acciones”. Forets adelantó que modificará las direcciones porque “el mundo se mueve”. 

Sobre la candidatura de Moreira dijo que sólo su conciencia puede resolver. “Mi conciencia me dice que no, la de él dice que sí. Levantemos los hombros y veamos cuántos colonienses están de acuerdo con él, o dicen: ‘no señor, esto no es una monarquía, finalicemos con el rey, con la corte y establezcamos algo en medio de este mundo digital que funcione como un nuevo modelo de gestión”.

Forets dijo que si la Junta Departamental hubiera respaldado la solicitud de juicio político “todos esos cortesanos hubieran terminado reprendidos”. El entonces edil colorado Martín Pérez pidió, al igual que el Frente Amplio, el juicio político. También se opuso a la implementación del impuesto al alumbrado, “aunque muchos ediles frenteamplistas lo apoyaron”, y al cobro del boleto estudiantil. “Se ha opuesto a un montón de cosas, pero estuvo más sólo que el uno y no ha tenido mayor incidencia. Para que mi partido tenga incidencia es que estamos haciendo lo que estamos haciendo”.

La elección del optimismo

A juicio del candidato la actual crisis sanitaria y social reveló “algunas cosas que duelen”, como “el descontrol absoluto sobre los hogares de ancianos”, y “un relato de prosperidad que luego de 15 años de abundancia y crecimiento en solo 15 días se transformó en ollas populares, miles de trabajadores informales y desbunde absoluto en casi todas las áreas”.

Ahora “el mundo ve a un país en serio, nosotros estamos en el mejor lugar de ese país, y se viene la elección del optimismo: Queremos apostar a que cada actividad crezca y para ello necesitamos diagnósticos simples, rápidos y precisos. Para cada localidad tenemos propuestas concretas que deberán transformarse en realidades, con el empuje de todos los que creemos que lo mejor siempre está por venir”.