De vuelta al aula: “La presencialidad es insustituible”

De vuelta al aula: “La presencialidad es insustituible”

Los inspectores departamentales de Primaria, Secundaria y UTU en Colonia dialogaron con La Voz de la Arena sobre lo que implica para cada nivel educativo el regreso a las aulas presenciales y cómo se modificará su dinámica en la nueva normalidad.

Mathías Medero

El 13 de marzo a raíz de los primeros casos de COVID 19 en Uruguay el gobierno decidió suspender las clases presenciales en todos los niveles educativos, generando una situación inédita en el país: el proyecto socioeducativo Plan Ceibal creado en 2007 y los medios digitales hasta el momento complementarios cobraron un protagonismo excluyente. 

El seguimiento de los cursos por medios digitales ha sido “bueno”, pero no se ha logrado una sistematización. “Entre este jueves y el viernes los centros educativos fueron llamando grupos de alumnos que se consideraban más desvinculados o que no habían logrado sistematizar la propuesta educativa”, informó la inspectora departamental de Primaria, Sandra García. “Como los grupos fueron reducidos se están haciendo presentes todos los que fueron citados”. 

Los equipos de dirección estuvieron trabajando lunes y martes en un plan de intervención institucional para ver cómo sería la atención a los niños más desvinculados de la propuesta virtual y a la vez organizar el regreso a clases. Martes y miércoles se sumaron los maestros para colaborar en ese plan. Y jueves y viernes se atendió a los niños desvinculados de forma individual o en grupos muy reducidos.

La profesora Marina Peyronel, inspectora de Institutos y Liceos del departamento de Colonia, indicó que algunos alumnos han tenido problemas de conexión y otros se han desvinculado por desinterés. “Se ha recurrido a toda estrategia posible: en algunos liceos hasta llegaron a buscar ‘padrinos’ que recargaban el celular de los alumnos que no tenían conectividad y en algunos liceos lo hicieron las apales (comisiones de padres). Se busca una estrategia para llegar a aquellos chiquilines que tenían mayores problemas de conectividad”.

Tal vez donde más se nota la no-presencialidad es en la UTU por la importancia de la práctica en las carreras técnico profesionales. “Es más que evidente”, dijo el inspector Regional Litoral, Osvaldo Nicoletti. En este sentido, cada comunidad educativa analizará para planificar lo que resta del año de modo que el estudiante tenga la calidad de educación habitual.

En total entre Primaria, Secundaria y UTU son 27.500 estudiantes en el departamento de Colonia: 14.500 corresponden a primaria, 9.000 a secundaria y 4.000 a UTU. En Primaria se han entregado aproximadamente 900 viandas en escuelas urbanas y tickets de alimentación a más de 1.400 niñas y niños de escuelas rurales.

En Secundaria solo el Liceo de Conchillas brinda servicio de comedor en conjunto con la escuela, pero no ha tenido actividad durante la pandemia. En UTU, la única sede con servicio de alimentación en el departamento es el Centro Educativo Asociado (CEA) de El General, en Colonia del Sacramento.

Nueva bienvenida

Las escuelas que abren este lunes 1º de junio son las tres escuelas Aprender y las siete escuelas de tiempo completo con un plan de intervención que elaboró el cuerpo docente. En total son 134 instituciones en Colonia que pertenecen al Consejo de Educación Inicial y Primaria (Ceip), incluidas las escuelas rurales, urbanas (normales, Aprender y tiempo completo) y jardines.

Según explicó García cada centro optó por diferentes medidas de acuerdo a sus características. “Algunos subdividieron los grupos, otros lo hicieron con días determinados para cada nivel, diferentes organizaciones dependiendo del contexto y de la situación específica de cada institución. Todas las propuestas y alternativas que elaboraron fueron aprobadas por el cuerpo inspectivo”.

En Secundaria el lunes reinicia solo 6º año, salvo los nocturnos de modalidad semestral que aún no empiezan. El 15 de junio recomienza el resto de los cursos. En el departamento de Colonia hay 14 liceos con todos los cursos, salvo el 2 de Carmelo y el 2 de Juan Lacaze que son sólo de bachillerato, y el Liceo 1 de Carmelo que es solo ciclo básico al igual que el 1 de J. Lacaze en turno diurno. Este liceo tiene de 1º a 6º en el nocturno.

En UTU el retorno será en tres etapas. Este lunes 1º de junio vuelven 3º de bachillerato profesional y 3º de educación media tecnológica, equivalentes a 6º de secundaria. El único ciclo básico rural extendido está en la Escuela Agraria de Rosario que está reiniciando 1º, 2º y 3º. El 15 y el 29 serán las dos fechas para ir implementando el reinicio gradual en los demás grupos.

En el departamento UTU cuenta con diez escuelas técnicas y el CEA de El General, además de los anexos como el de La Horqueta que depende de Tarariras y estaría empezando 3º de bachillerato agrario, y el anexo de Ombúes de Lavalle que aún no tiene 3º.

“Estamos hablando de un plan situado que elaboró cada equipo docente teniendo en cuenta las características del edificio, la cantidad de alumnos y la cantidad de docentes”, dijo la inspectora departamental de Primaria, Sandra García.

Dinámica pedagógica

El Concejo Directivo Central (CODICEN) de la ANEP estableció un mínimo de seis horas semanales para cada alumno de Primaria, con un máximo de tres horas diarias, dos días a la semana. Para el resto de los días cada centro educativo organizará de acuerdo a su plan y a la asistencia que se registre un trabajo complementario desde las plataformas virtuales.

García dijo que los grupos se han organizado para que los salones se ventilen cada poco tiempo, pero reconoció que en los días de más frío no se puede exponer a los niños. Sin embargo, se tratará de dejar la puerta abierta, alojar pocos alumnos por salón y realizar la ventilación y la higienización de los diferentes espacios en los tiempos libres.

El tapaboca es obligatorio para los docentes y opcional para los alumnos en todos los niveles. “Según lo que me han transmitido desde las escuelas rurales los niños usan el tapaboca permanentemente, por supuesto que se va a enseñar cómo colocarlo, cómo sacarlo, qué cuidados hay que tener, evitar tocarse la cara, vamos a hacer un fuerte énfasis en el lavado de manos y en la higienización de todo lo que se toca”, dijo la inspectora.

Cada institución tuvo en cuenta la cantidad de alumnos que recibiría por grupo y el espacio disponible. “Si tenés 30 niños en un grupo, probablemente en esa escuela se hayan organizado tres grupos de diez, dependiendo siempre del espacio. Por eso no podemos hablar de un plan departamental, más allá de que hay generalidades para todas las escuelas. Estamos hablando de un plan situado que elaboró cada equipo docente teniendo en cuenta las características del edificio, la cantidad de alumnos y la cantidad de docentes”.

En Secundaria la organización es similar. Ningún alumno puede tener más de cuatro horas (reloj) de clase. “Depende de los grupos. En bachillerato suele haber grupos reducidos, si no se deben dividir y alternar los días. En un liceo, por ejemplo, un grupo va a ir las tres primeras horas de clase, después va a haber una pausa para desinfectar los salones y luego viene la segunda parte. Cada liceo se va a encargar de publicar en sus redes, en sus carteleras o llamando a los estudiantes, la modalidad definida”, dijo Peyronel.

Cada centro cuenta con los protocolos que ha elaborado CODICEN tanto para las direcciones, docentes y funcionarios como para los estudiantes. Además, hay un manual de procedimiento elaborado por Secundaria. “Los alumnos tienen que mantener por lo menos un metro y medio de distancia; los salones ventilados, obviamente si hay un día muy frío se cerrarán las ventanas pero cada poco tiempo se tiene que abrir y ventilar. Entre cada ingreso del grupo al aula tiene que haber una desinfección, sobretodo de bancos y picaportes, que es lo que más tocan los estudiantes”, puntualizó.

Además deberá haber una organización escalonada en la entrada y a la salida para evitar aglomeraciones. Con ese mismo objetivo se deberán desfasar los recreos y descongestionar espacios comunes. “Todos los liceos compraron con su ‘caja chica’ productos para esta situación, que obviamente no le alcanzarán, pero se están repartiendo más insumos como alcohol en gel e incluso alfombras sanitarias para las entradas”.

La inspectora de Secundaria afirmó que el tapabocas se tiene que utilizar, tanto por docentes como por los alumnos, sobre todo cuando hay movilidad ya que es cuando se acorta el distanciamiento y aumenta el riesgo de contagio. En el caso de los estudiantes que se desplazan en ómnibus dentro del departamento, es obligatorio.

“Más allá de las opiniones personales todos los liceos están en condiciones. Algún liceo tiene salones que no se utilizarán porque no tienen buena ventilación, pero están todos listos para empezar”, sostuvo Peyronel. El único que no empezará es el Liceo 1 de J. Lacaze por una obra en su tanque de agua que ya estaba prevista. “Se detectó que había problemas serios en la parte de tuberías y cañerías y Secundaria habilitó a la empresa para hacer todo eso nuevo y por eso se continúa trabajando”.

Peyronel estima que el 15 de junio puede estar terminado, pero no es seguro. La inspectora acotó que aunque no hubiera existido el COVID 19, frente a una obra de estas características las clases se tendrían que haber suspendido, porque el liceo no puede funcionar sin agua.

Nicoletti agregó que los docentes deben ser menores de 65 años, no pueden ser inmunodepresivos ni tener ninguna enfermedad ni síntomas, algo que aplica también para los estudiantes. “Si me preguntas cómo empiezan lo que te puedo decir es que comienzan. Cada escuela y cada grupo institucional se ha preparado de acuerdo a su realidad”.

El inspector de UTU dijo que no hay un trabajador de la educación que pueda afirmar si están dadas las condiciones para el retorno a las aulas. “Las condiciones que tenemos hoy son totalmente nuevas y diferentes a las que pudiéramos haber imaginado. Llegado el momento, si alguna de las condicionantes pone en riesgo la vida de alguno de los participantes de la comunidad educativa, no importa el estamento que sea, tomaremos las medidas que haya que tomar”.

Educación inicial

Sobre la vuelta de la presencialidad en educación inicial la inspectora Sandra García dijo que la experiencia le ha demostrado que “los niños son mucho más obedientes que los adultos” y dijo que el cuerpo inspectivo está seguro de que lo podrán hacer.

En caso de clases con muchos niños se trabajará en grupos reducidos y subdivididos. “Si tenés 30 niños de inicial en un salón no es tan sencillo mantener el distanciamiento físico. En cambio, si tenés un grupo reducido de diez niños, con la colaboración de otro docente se podrá llevar a cabo”, explicó. “En realidad si tienen tapabocas la distancia no es tan necesaria, sino que hay que tener cuidado al compartir los juguetes, las superficies que tocan, más bien está enfocado hacia ese lugar”.

Educación inicial comienza a partir del 15 de junio con los alumnos de cinco años y luego se irán incorporando los otros niveles. Cuando se afiance ese nivel ingresarán los niños de cuatro años hasta culminar el reintegro con los niños de tres.

“La gestualidad, tan importante en todo vínculo humano, en la virtualidad no se da”, dijo la inspectora de Secundaria, Marina Peyronel.

Transporte

Un punto a tener en cuenta es la movilidad de docentes y estudiantes que residen lejos de los centros educativos. La inspectora Marina Peyronel estimó que para el 15, cuando lleguen más alumnos a las instituciones, esto se solucionará con una mayor frecuencia de ómnibus que actualmente resulta insuficiente.  

El inspector de UTU señaló que este es un elemento no menor. “Tenemos un parámetro que nos modifica sustancialmente la situación de muchos estudiantes que son del interior profundo de Colonia y viajan en esos transportes hacia los centros poblados. Seguramente esos estudiantes deberán seguir mayoritariamente un tiempo importante desde la virtualidad”.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Luis Alberto Heber, dijo a LVA este viernes que el gobierno tendrá que asumir los costos para que las empresas retomen las frecuencias habituales y garantizar la llegada de docentes y alumnos a las instituciones educativas.

La importancia del “cara a cara”

Los tres inspectores coincidieron en que el valor de la presencialidad es fundamental para el desarrollo de la educación en las instituciones de enseñanza y que, aunque las plataformas virtuales han sido de gran ayuda, no pueden sustituir la presencialidad.

“Para el aprendizaje, sin dudas, la socialización es fundamental. Se ha hecho un trabajo virtual interesante, mejor de lo que nosotros habíamos pensado, pero sabemos que el niño aprende en sociedad y entonces el hecho de poder compartir el espacio del aula es determinante”, expresó García. La inspectora agregó que el departamento de Colonia es uno de los que está libre de coronavirus y que las familias han empezado a sentir el aislamiento que afecta la rutina, el regreso a los trabajos y a la normalidad.

La inspectora informó que con los medios digitales se llegó al 100% de las familias, pero no se logró sistematizar la devolución de las tareas en tiempo y forma. No obstante, no hubo tiempo perdido. “Ahora vamos a tener que diagnosticar qué es lo que ha aprendido cada uno. En Primaria hay cortes evaluativos en 3º y en 6º por lo que tenemos la posibilidad de trabajar desde inicial 3 hasta 3º sin importar el tiempo que se ocupe. No necesariamente el contenido de un nivel se tiene que dar en ese año”, explicó.

En Primaria habrá una semana de vacaciones a partir del 6 de julio. No está definida la fecha de fin de cursos, dependerá del corte evaluativo que se realizará en agosto para ver los avances en los aprendizajes.

Peyronel por su parte, dijo que la virtualidad no sustituye la presencialidad. “La gestualidad, tan importante en todo vínculo humano, en la virtualidad no se da. La presencialidad es insustituible, no quiere decir con esto que no se trabaje en la virtualidad. De ahora en más tal vez combinemos las dos actividades, pero la presencialidad es necesaria”, sostuvo.

En cuanto al calendario, en Secundaria sólo se habilitaron periodos de exámenes para los estudiantes que tenían hasta tres asignaturas pendientes. Se fijarán en los próximos días y después se abrirá el período de exámenes ordinario en julio con una franja para estudiantes que tienen alguna previa y son condicionales, que deben materias de dos cursos anteriores.

En cuanto a las exigencias y “la modalidad de los cursos, hay un equipo nivel de Secundaria que está trabajando en eso y en las recomendaciones específicas para las asignaturas. Hace más de una década que se trabaja como centro el desarrollo de las habilidades, de las competencias y las capacidades del alumno para aprender y generar autonomía en su aprendizaje”, recordó Peyronel. Obviamente “quedarán contenidos específicos que no se podrán abordar, pero en la medida en que se trabaje con las herramientas de los estudiantes y la jerarquización de contenidos, se podrá finalizar y asumir el año que viene de otra manera”.

La inspectora de Secundaria dijo que los profesores y los equipos de dirección de cada uno de los liceos tendrán que buscar estrategias de nivelación para aquellos alumnos que han estado más desvinculados en el último tiempo mientras se impartieron clases virtuales.

Nicoletti manifestó que es indispensable reconocer que el vínculo docente-estudiante no podrá ser superado por ningún equipo o tecnología. “Nosotros tenemos un desafío que es humano y profesional, después están los desafíos políticos que a nosotros los trabajadores de carrera no nos competen, por lo que no sabemos cómo se definirá el calendario en lo que resta del año”.

El inspector dijo que su deber junto a los equipos de cada centro educativo y las comunidades, es bregar para que el estudiante reciba lo que tiene que recibir y para que su trayectoria se vea lo menos afectada posible. “Eso no quita de que también pensemos en replanificar el 2021 en cuanto a los contenidos que no podremos desarrollar en 2020. Estoy seguro de que cada comunidad se lo planteará para desarrollar en 2021. Nos debemos a los estudiantes”.

Foto portada: Ina Fassbender/AFP, vuelta a clases en Alemania.