Jorge Mota del Frente Amplio: “Para gestionar un departamento como se hace ahora, prefiero trabajar como médico”

Jorge Mota del Frente Amplio: “Para gestionar un departamento como se hace ahora, prefiero trabajar como médico”

El ex director departamental de Salud se presenta por tercera vez para ser Intendente de Colonia. Su apuesta es generar un gobierno de participación y descentralización para integrar a la ciudadanía en las decisiones de la comuna. Crítico con la dinámica que tienen las intendencias nacionalistas, desde diciembre trabaja con su equipo en 18 áreas programáticas de cara a las elecciones departamentales que se realizarán el 27 de setiembre.

Mathías Medero

Jorge Mota (65) nació en Florencio Sánchez, en la frontera de Colonia con Soriano. Su padre era productor rural y su madre profesora de inglés. Estudió en la escuela pública Nº 93 y luego en el Liceo de Cardona. Cuando terminó 4º concurrió al Liceo Daniel Armand Ugón en Valdense y conoció a muchos jóvenes de su generación que asistían desde diferentes puntos del departamento. Estuvo becado y estudió por un año secundaria en Portland, Oregón (EEUU).

Su egreso de secundaria en 1973 coincidió con el golpe de Estado y formó parte de la asociación de estudiantes que tomó el Instituto de Formación Docente de Rosario como forma de protesta. Como la Universidad de la República (Udelar) estaba cerrada, volvió a su pago y armó una huerta comunitaria con sus amigos hasta que la Udelar reabrió en marzo de 1974.

Su ingreso a la Facultad de Medicina lo enfrentó a un examen de Anatomía que perdió y le provocó mucha angustia, pero Rubén Altieri, un amigo, le propuso: “¿y si nos vamos?”. Ahí la vida de ambos tomó un rumbo inesperado: fundaron la primera mutualista de Cardona, Camecar, y con el dinero del pago de las dos primeras cuotas de los usuarios se fueron a Europa.

El 12 de octubre de 1977 llegaron a Madrid. “No teníamos conocidos. Empezamos a buscar albergues, averiguamos cómo era para estudiar ahí y nos fuimos para Barcelona”, contó Mota. Estuvieron dos semanas, pero como se terminaban las reservas económicas, echaron mano de la guitarra y empezaron a cantar en las estaciones del metro.

“Nos empezó a dar plata, y la gente además nos ofrecía changas para pintar, lavar pisos. A fines de 1977 decidimos irnos para Suecia, donde había estado un hermano mío”. Ese viaje los terminó llevando a Freiburg (Alemania) donde inauguraron una gran etapa que los llevó por Francia, Polonia e Inglaterra.

Mota y su amigo terminaron los estudios en Barcelona, él como médico y Altieri como abogado. Él estuvo en pareja con una mujer alemana de Freiburg que se vino a estudiar arte dramático a Barcelona. “Estudiábamos los dos, trabajábamos en changas y en verano nos íbamos a trabajar a Alemania. Nos quedábamos en la casa de los padres de ella y no gastábamos nada. Trabajé en un McDonalds y en una casa de souvenirs. Hacía mis ocho horas y después me iba a tocar la guitarra, entonces me entraba plata de los dos lados”.

Por entonces ya había nacido su primera hija. “Terminé la carrera de medicina en la Universidad Autónoma de Barcelona y conseguí una beca para hacer pediatría en Freiburg con una extensión en Hebiatria, la rama que estudia al adolescente y sus enfermedades. Cuando terminé nos quedamos a vivir en Alemania. Tenía permiso de residencia, estaba casado con una alemana, pero a ella no le gustaba su país”.

Mota sintió que allá no era necesario y que sí hacía falta en Uruguay, donde volvió en 1988. La reválida del título fue un trámite, pero para aprobar pediatría tuvo que asistir al hospital Pereira Rossell y a la policlínica Santa Rita en el Borro donde impulsó el primer programa de rehidratación de niños con diarrea. “Los niños en Uruguay morían por diarrea y en invierno por infecciones respiratorias. Había un contexto de mala alimentación y cuidado”, recordó.

Cuando Mota estrenó en 2005 en la Dirección Departamental de Salud, ya conocía el tema del sistema nacional integrado a través de debates médicos y políticos.

Encuentro, Mota y Colonia

En Colonia, “llegué al consultorio de un primo mío mucho mayor, también pediatra que había fallecido, pero claro, tenía su mismo apellido pero a mí no me conocía nadie”. Mota empezó a trabajar de forma honoraria en el Hospital de Colonia.

Un día se encontró con el doctor Gustavo Lima, referente en la ciudad, quien le contó que “atendía dos veces por semana en una cooperativa de viviendas y que cobraba a voluntad. ‘Veo a niños y adultos, pero como no soy pediatra si querés venite conmigo: vos ves a los niños y yo a los adultos. A la salida la gente pone en la lata lo que puede’. Así empecé a trabajar con Lima”.

Dos décadas más tarde, en 2005 tras la primera victoria nacional del Frente Amplio (FA), la coalición pensó en Lima para ocupar la dirección departamental de Salud en Colonia, pero él “se sentía con mucha edad, con poca energía y no había participado en los estudios de la reforma del sector. Sabía que yo sí, y entonces sugirió mi nombre a Tabaré Vázquez y a Mª Julia Muñoz que era la ministra”.

Mota no era militante, era solo votante del FA. “Me informaron la cantidad de tareas que habría y lo que tenía que resignar, porque al no poder tener dos cargos públicos no podía trabajar en los hospitales. Al mismo tiempo tuve que cerrar una clínica para niños y adolescentes que llevaba diez años trabajando muy bien, porque en el rol que iba a ocupar no podía ser juez y parte”.

Durante la campaña electoral de 2004, Mota participó en la 8ª Convención Médica junto a más de 450 delegados de todo el país. “Se hizo para proponerle al gobierno que ganara la creación de un sistema de salud en Uruguay que hasta ese momento no tenía”.

Paralelamente recibió la invitación de integrantes del Movimiento de Participación Popular (MPP) para participar en el área de salud del Centro Artiguista por los Derechos Económicos Sociales y Culturales (CADESYC), una especie de usina de ideas para apoyar a dirigentes y legisladores del MPP. “Lo que aprendí ahí lo llevaba para las asambleas de la Asociación Médica de Colonia, y lo que allí aprendía lo llevaba al CADESYC. Fui generando una cantidad de conocimiento de lo que iba a ser la reforma”. Cuando Mota estrenó en la Dirección de Salud ya conocía el tema, incluso directores de otros departamentos le pidieron que fuera a hablar sobre la reforma.

Su vínculo con la política apareció ya en su adolescencia en la asociación de estudiantes y en la Izquierda Democrática Independiente (IDI) a través del movimiento “26 de Marzo”, pero luego, para conservar su independencia y “libertad de criticar, orgánicamente nunca fui de ningún sector del FA ”.

Hace cinco años Mota ingresó a Casa Grande donde encontró un espacio “donde podía discrepar”, aunque siendo ahora “candidato de todos los frenteamplistas” optó por tomar distancia sectorial. Antes estuvo muy cercano al MPP, pero nunca se integró. “Una vez fui a hablar con Lucía Topolansky para plantearle cómo veía ella esta situación, y me dijo: ‘mantenete como estás, porque si sos candidato y estás muy atado en un sector, se complica, en cambio si sos independiente estás al servicio de todos al mismo tiempo’”.

En su tercera campaña departamental -esta vez impulsado por los jóvenes del Frente Amplio-, Jorge Mota conoce Colonia casi de memoria.

Colonia, un “pequeño país”

Colonia siempre le ha parecido “un país en pequeño, porque tiene todo: ocho puertos, una larga costa sobre el Río de la Plata, una diversidad cultural y demográfica muy grande que nunca se aprovechó para unirla complementariamente. Somos 130.000 habitantes. Veo a Colonia como una oportunidad de dar un salto en desarrollo humano, comunitario y ambiental”.

Es la tercera vez que Mota acepta una candidatura para intendente. En Colonia el FA aprovecha las elecciones internas de junio para ofertar precandidatos a la población. “En vez de hacer un acuerdo entre cúpulas el punto de partida surge de la población y el reglamento indica que los dos más votados quedan. Así que la vez pasada quedé junto a Darío Brugman, y esta vez con Ariel Beltrán”.

Para Mota este sistema es más democrático y da mucho tiempo a los candidatos. “Nosotros a fin de junio ya sabemos quién queda y luego del balotaje no hay tensiones como pasa en todos los partidos en diciembre”, señaló.

La candidatura le fue ofrecida por jóvenes de distintos sectores. “Mi primera respuesta fue que fueran ellos, porque apuesto mucho a la renovación, pero me convencieron con algo muy cierto: en Colonia, por su dispersión geográfica, lleva mucho tiempo conocer a una persona, por ejemplo una persona muy conocida en la zona Oeste puede ser desconocida en la región Este y viceversa”.  

Propuestas

Para la campaña el equipo de Mota dividió lo que sería una gestión departamental en 18 áreas, y desde diciembre cinco personas idóneas trabajan en cada una. “Se acumuló una gran cantidad de insumos y se desglosaron en ideas fuerza”.

Presupuesto participativo

Una de estas ideas es instalar el presupuesto participativo para que la población pueda intervenir decidiendo sus prioridades en cada una de las localidades. “Esto ya se hace en Montevideo y en Canelones. La idea no es que en cinco años todo se convierta en presupuesto participativo, pero sí que empecemos y que se vaya afianzando, porque también requiere un cambio cultural, que la gente se apropie de decisiones que atañen al destino de su familia, de sus afectos, de su barrio y que no les caiga en paracaídas desde arriba”.

Congreso de municipios

Otra idea fuerza es generar un congreso con los 11 municipios de Colonia y representantes de las comisiones de vecinos donde no hay municipios como Conchillas, Estanzuela, Semillero, Santa Ana, Cufré o el barrio El General de Colonia de Sacramento. “Nos vamos a reunir cada tres meses para generar sinergias y poder replicar experiencias exitosas”.

Recolección de residuos

Otra idea es la creación de un sistema de recolección de residuos con clasificación y reciclado. “No es sencillo, requiere una inversión importante y un cambio cultural que atañe al ejecutivo, a los trabajadores y a la propia población. La idea es tomar dos o tres municipios para empezar una experiencia piloto y cuando empiece a funcionar, ampliarla a todo el departamento”. Al finalizar el período todo Colonia utilizará este sistema de recolección, clasificación y reciclaje de residuos que al mismo tiempo abre nuevas posibilidades de empleo.

Ferias de alimentos

“Queremos que la producción de alimentos sea una fuente de empleo genuino. La característica de Colonia es que hay muchos productores chicos con granja, huerta y tambo que es donde se produce la mejor calidad de alimento. Queremos fomentar la producción agroecológica de todas las empresas y otorgar a los productores chicos un resguardo desde la Intendencia en subsidios para abastecer ferias municipales de alimentos”.

Mota afirmó que todos los sábados se harán tres ferias en el departamento -una en el este, una en el centro-sur y otra en el oeste-, donde el productor venderá directo al público y el vecino comprará directo al productor, sin intermediación.

En la elección del 27 de setiembre, Mota competirá por la Intendencia Departamental junto al también candidato frenteamplista Ariel Beltran, que proviene del sector sindical.

“Queremos liberar de productos químicos ese alimento hasta lograr un sellado de bromatología que certifique que es absolutamente orgánico. La feria la vamos a convertir en un evento turístico. Atravesaremos áreas, fortaleceremos el turismo y al mismo tiempo el desarrollo ambiental, higiene y salud. Ganamos todos”, dijo.

La idea es que a mitad del período de gobierno las ferias produzcan lo suficiente para que haya excedente, contar con una planta procesadora que envase esos alimentos, y tramitar con bromatología la posibilidad de vender a otros departamentos y eventualmente al exterior. “Hay que integrar a los que ya están trabajando y fortalecerlos con nuevos que se sumen, esa es la idea en productos lácteos, de granja y de huerta”.

Empleo

Según Mota, “pensar en las fuentes de empleo es prioritario, y todos los datos económicos hablan de que se nos vienen tiempos difíciles. Tenemos dos opciones: quedarnos sentados esperando a ver qué fuentes de empleo crea el gobierno nacional, o nos podríamos mover nosotros como colonienses de modo propio, y ahí es cuando pienso inmediatamente en el alimento. Si hay algo que Colonia produce genuinamente es alimento, el otro rubro es el turismo, pero el alimento atraviesa todo el departamento y lo vamos a potenciar”.

Caminería

La caminería rural, urbana y los accesos a las rutas son responsabilidad de la Intendencia. Mota reconoció que si bien se han mejorado algunos aspectos se deberá “trabajar muy firme” en nuevos arreglos. “Vamos a hacer licitaciones abiertas, objetivas, con pliegos de condiciones claros. Contamos con un staff de ingenieros y arquitectos, expertos en estos temas, que van a estar siguiendo con lupa el trabajo que cada empresa vaya a realizar. La transparencia es una bandera que también llevamos y para eso debemos abrir el espacio de la participación de la gente”.

¿Impuesto del Alumbrado Público?

“Hay que revisar la forma cómo se ha hecho, y hacerlo más justo. No lo voy a suprimir porque hay una deuda con UTE que se generó a lo largo de distintas administraciones y hay que cumplir, el tema es cómo se cumple. No puede ser que un ciudadano que vive en una cuadra donde hay uno o dos focos pague lo mismo que la gente que está al lado de las mejores luces de la ciudad, hay que hacer una revisión”.

Mota sostuvo que promoverá el alumbrado en aquellos barrios donde la gente llega de trabajar de noche, o sale en las madrugadas, sobre todo en invierno. “La seguridad también requiere una adecuada iluminación: vamos a ir abasteciendo todo el departamento de luces LED haciendo una inversión gradual, pero colocando donde la gente más la necesita”.

Según el actual director de Alumbrado Público, Néstor Bermúdez, al finalizar este periodo el 90% de Colonia ya quedará cubierto con LED. “¿El 90% de qué barrios? Porque hay lugares que no hay ni LED ni lamparita amarilla”, responde Mota. “No hay un ordenamiento territorial del departamento y han ido creciendo barrios sin ningún tipo de control, ni servicios. Hay barrios sin iluminación, recolección de residuos, ni transporte”, retrucó.

La propuesta de Mota es hacer un ordenamiento territorial que llevará entre tres y cuatro años. “Recién con un ordenamiento en la mano es que se pueden plantear ideas eficaces en cuanto a los pluviales, al saneamiento, al alumbrado. Si no, vamos haciéndolo a golpe de reclamo, y al que más reclame atendemos. Así no”.

¿Si ganas cómo recibirías la intendencia? ¿Qué valoras como positivo y negativo de esta administración que está finalizando?

“No creo que sea todo negativo ni todo bueno. Hay cosas diferentes y mejores para hacer. Hay jerarcas que han trabajado bien. La Intendencia ha participado en las ferias rurales de salud y lo ha hecho muy bien. Vamos a desarrollar en el área de salud una promoción de estilo de vida saludable, detección precoz de patologías, prevención y crearemos un centro de rehabilitación para consumidores problemáticos de sustancias”, anunció.

También valoró al funcionariado. “Hay casi 2000 trabajadores que han entrado de diversas maneras, y en una gestión nuestra quiero contar con todos. Los ingresos serán por concurso o por sorteo según corresponda, y para los actuales estamos elaborando una propuesta atractiva, que mejore la calidad de su trabajo y los ingresos. Es imposible gestionar un departamento solamente con un ejecutivo fuerte. Necesitas a los trabajadores, quiero contar con ellos y los quiero motivados”.

Según Mota, “el aumento del funcionariado público del que tanto se habla se dio en los gobiernos departamentales, particularmente en los gobiernos blancos”.

Caso audios de Moreira

“Tenemos que confiar en la justicia. Los ediles apelaron el fallo de la fiscal y le dieron elementos nuevos. Sigo la línea de los ediles del FA en el tema justicia. Se denunció ante la JUTEP que ya se expidió”.

Mota cree que “más allá del ámbito jurídico, queda el tema de la ética, que no tiene una normativa específica. Cuando uso dinero público de todos los contribuyentes para obtener favores del tipo que sea, estoy transgrediendo esa línea de forma grosera, sea de tipo sexual, votos, preventa, favores económicos o intercambios de favores. No puedo usar dinero público para esto”.

¿Moreira lo hizo? “Creo que sí, más allá de los audios. Cuando a un joven, que no tiene la culpa, se le renuevan ocho pasantías sucesivas, porque un familiar es de mi sector o por favores que le debo, está privando a otro joven del departamento de acceder a esa misma pasantía”.

Mota dijo que el Programa de Primera Experiencia Laboral es algo muy bueno y que lo potenciará “dentro de la normativa”. Se puede repetir “una vez por una justificación muy necesaria, pero no siete veces como ha pasado en algún caso. Ahí se ha actuado mal”.

Dijo que este no es un tema que atañe solo a Moreira, sino que el sistema funciona así. “No solamente pasa en Colonia, vas a otros departamentos y sucede lo mismo. El intendente intercambia cargos por favores: el aumento del funcionariado público del que tanto se habla se dio en los gobiernos departamentales, particularmente en los gobiernos blancos”.

La cultura del “mirá que te voté”

El candidato frenteamplista opinó que hay una cultura muy difícil de revertir, que explicaría “por qué el FA no ha ganado la intendencia. Está instalada en la sociedad. Cuando se inauguró el Hospital de Colonia, hubo gente que me llamó para preguntarme si no había algún puesto de trabajo. ‘Pero yo no soy jerarca del hospital’. En 2008 hubo una ley de descentralización de ASSE”.

Le decían “‘mira que yo voté al FA’, pero no funciona así. Eso está instalado en la cultura, inclusive entre los votantes frentistas. Parece que la cultura dice: si yo te voto ahora, a cambio tengo derecho a pedirte un favor. No es así. Capaz que decir esto me resta votos. De hecho, mi propio equipo me lo criticaba, porque era lo primero que decía en cada acto. Pero la verdad que para gestionar un departamento como se hace ahora, prefiero trabajar como médico y deportólogo: no tengo problemas económicos trabajando de eso, y me ahorro un montón de problemas y críticas”.

¿Entonces por qué se presenta para candidato? “Porque hay otras formas de hacer política. Quiero ganar, pero no ganar a cualquier precio. No quiero ganar prometiendo ni haciendo demagogia. El FA estuvo 15 años en el gobierno nacional y decían que era mucho tiempo; en Colonia el Partido Nacional es gobierno ¡hace 65 años!”.

Panorama

Mota dijo que todos estos años contribuyeron para que la gente de Colonia conozca mejor su propuesta y a él mismo.  Además, consideró que hay un desgaste del Partido Nacional. “En su interna se han estado cascoteando con este tema de los audios. En esta ocasión ganó la coalición multicolor con una propuesta a nivel nacional. Y yo creo, ojalá me equivoque, que habrá muchos recortes de derechos conquistados, por lo menos viendo esa famosa Ley de Urgente Consideración”, manifestó.

Mota estimó que mitigar esos recortes de derechos en el sistema de cuidados, la contención por violencia de género, vivienda, trabajo, cuidado ambiental, será una responsabilidad del gobierno departamental. “Creo que si se recortan, ojalá que no, puede ofrecer a la población de Colonia una mitigación de esos derechos”.