En Juan Lacaze no hay plata para empezar a organizar el próximo campeonato de fútbol de los Barrios

En Juan Lacaze no hay plata para empezar a organizar el próximo campeonato de fútbol de los Barrios

La inconformidad con resultados económicos llevó a los barrios a desmantelar el pozo que en un principio se había separado para empezar a organizar la próxima edición. Los delegados decidieron repartir ese fondo entre los seis barrios.

Mathías Medero

Ante una serie de rumores que se suscitaron en los últimos días respecto al balance económico del Campeonato de los Barrios tras su regreso en esta temporada, la organización del certamen dio a conocer las cifras económicas y el sistema de reparto que se implementó.

La organización del Campeonato de los Barrios percibió un total de $1.730.661. De esa cifra $834.054 fueron producto de los diferentes beneficios, publicidad, entradas vendidas, ganancias por el espectáculo de Lucas Sugo, y una donación anónima de $76.800. El dinero restante proviene de las ganancias de las 13 jornadas del campeonato que suman $896.607 incluyendo venta de entradas y bebidas.

En tanto los egresos fueron de $1.678.710 y comprenden costos de materiales y logística para el mejoramiento del Estadio Miguel Campomar, así como múltiples implementos necesarios para desarrollar el Campeonato de los Barrios. La diferencia entre ingresos y egresos fue de $51.951.

A esta cifra se suman $36.500 por publicidades a cobrar y un monto de $33.500 a abonar por parte de la Intendencia de Colonia. Además, otros $ 30.000 por concepto de adelantos de $5.000 a cada uno de los barrios, y un adelanto extra para el barrio Villa Pancha de $6.500. En total el monto para repartir fue de $158.451 y se distribuyó en nueve partes iguales de $17.605: además de los seis barrios, para el club Cyssa, para los organizadores, y un pozo para el campeonato del próximo año.

De los $17.605 que le corresponden a Tres Focos cobraría $7906 ya que se descuentan los $5000 de adelanto, $3000 de multas por faltar a las reuniones en seis oportunidades, y $1700 por multas de tarjetas recibidas en la cancha.

Por su parte el barrio Centro recibiría $9.106 ya que se le descontaron $5.000 de adelanto, $2.000 de multas por cuatro inasistencias a reuniones, y $1500 de multa por tarjetas.

El barrio Libertad Este tuvo descuentos por $5000 (adelanto), $500 (multa por una falta a reunión) y $2500 por las tarjetas, por lo que les correspondería cobrar $9606. Al Charrúa se le descuenta el adelanto ($5000), $2500 por cinco inasistencias a reuniones, y $700 de multa por tarjetas, lo que deja un saldo de $9406. En tanto al campeón, Isla Mala, le quedaría para cobrar $10.506 tras descontarse $7.100 por adelanto y multa de tarjetas.

El que no tuvo suerte fue Villa Pancha, ni dentro ni fuera de la cancha. A la parte que le tocaba hubo que descontarle el adelanto, mayor al de los otros barrios, las multas por tarjetas, las multas por no asistir a reuniones y, por si fuera poco, un adelanto para pagar al personal de cantina. A los violetas solo le quedaron $6.

Al club CYSSA por su parte, se le descontaron $9000 por inasistencias a reuniones (faltó a 18 de 30), por lo que percibió un total de $8606. Los organizadores, Fabián Buschiazzo y Juanjo Viera, percibieron $8803 cada uno.

Para el pozo del Campeonato 2020/21 a los $17.606 se sumó la recaudación por multas que fue de $31.500, generándose un total de $49.106. Con los números sobre la mesa hubo disconformidad, sobre todo de Villa Pancha, y la organización planteó la posibilidad de que este pozo también se dividiera entre los barrios. El barrio Isla Mala propuso sacar $30.000 y dejar el resto para el año que viene, pero no fue aceptado por los demás barrios.

De esta forma los $49.106 para el próximo campeonato se reparten entre los seis barrios correspondiéndole a cada uno $8.184. La entrega de premios será el sábado 21 de marzo en el club Cyssa. Ante la decisión de los barrios de desmantelar el pozo para el próximo campeonato, el dinero para solventar los gastos de los reconocimientos será cubierto con la ganancia de los organizadores.