La gente “se va a hacer hincha” de la nueva piscina del Náutico Puerto Sauce

La gente “se va a hacer hincha” de la nueva piscina del Náutico Puerto Sauce

El proyecto de la nueva pileta climatizada del Club Náutico Puerto Sauce se viene consolidando, y se espera que con el techado que la cubrirá próximamente la temporada invernal sea un suceso. Para el educador físico lacazino Abayubá Rodríguez, este será el comienzo de Juan Lacaze como polo deportivo, un tiempo para el que la ciudad sabalera debe prepararse.

Mathías Medero

Abayubá Rodríguez (51) se define como lacazino, por haber nacido y haber aprendido a nadar en tierras sabalera. En 1974 se fue de Juan Lacaze y su vida fue transcurriendo entre Montevideo y Buenos Aires. Solo los veranos retenían a Rodríguez en su pago natal.

Terminó secundaria y el profesorado de Educación Física en Buenos Aires y después de una breve estadía en Montevideo, en 1992 se radicó definitivamente en Argentina donde emprendió una serie de proyectos de forma continua hasta este de la piscina climatizada que significó su regreso a Juan Lacaze.

Es profesor de Educación Física y especialista en entrenamiento deportivo, creador y director de la Escuela Argentina de Triatlón (EAT). Por otro lado, es el director deportivo de IRONMAN Argentina, la competencia de triatlón más emblemática del mundo.

Rodríguez ha formado centros de entrenamiento y escuelas deportivas en gran parte del Uruguay, Argentina y México, e instruye a atletas de EEUU, Canadá y de diferentes partes del mundo. La EAT tiene dos sedes (Argentina y México) pero con la tecnología el alcance es global.

“Por la actividad que nosotros estuvimos haciendo que es el triatlón también he vuelto muchas veces a Juan Lacaze. Hasta 1995 corrí profesionalmente triatlón para Peñarol, entonces andaba por todo el Uruguay corriendo. Cuando me decían ‘¿de dónde sos?’ yo decía: ‘de Juan Lacaze’. Siempre mantuve ese vínculo de pertenencia y de entender que la patria es donde está tu infancia. Siempre nos sentimos de acá y nunca nos fuimos”, remarcó.

“Junto a mi esposa, que hace 29 años que estamos juntos, siempre teníamos la idea como profesores de tener nuestro propio lugar donde entrenar natación, y para eso debíamos contar con nuestro propio complejo y una pileta propia. Dimos algunas vueltas en Argentina viendo terrenos y obviamente sabíamos que no podíamos competir contra los clubes”.

La primera presencia que Rodríguez tuvo en el Club Náutico Puerto Sauce (CNPS) fue en 1997, cuando presentó a su comisión la idea de cerrar la piscina, aunque en aquel momento no hubo respuesta. “Creo que entonces FANAPEL le proveía todo, por ende estaba en una situación más cómoda y no se preocupaba por eso”. Entiende que aquel era un momento ideal, porque disponían de agua caliente, gente y una cuadrilla de trabajo que podía solucionar las cosas, pero “hace 23 años el club lo decidió así”.

Entre 2006 y 2008, Abayubá Rodríguez estuvo trabajando en un proyecto con un terreno propio en el barrio “Las Delicias”, pero por su relacionamiento con la Asociación de Diabéticos del Uruguay se le ocurrió instalar junto a la piscina un complejo, por lo que ese proyecto se trasladó a la Plaza de Deportes, en la entrada de la ciudad.

“Estuvimos dos años dando vueltas para ver quién era el dueño del terreno. Que el dueño era este, que era Catastro, que la Intendencia y después de esos dos años dijimos: ‘sí estuvimos dos años para averiguar quién era el dueño, no me quiero imaginar cuando empiece la obra, va a ser una locura’”.

Hace pocos días se cumplieron dos años del reencuentro de Abayuba y su familia con el CNPS. “En el verano de 2018 lo vimos caído, nos pusimos a hablar con alguien de la comisión, y si bien estaba alicaído había una energía especial diferente, y entonces planteamos el proyecto”, recordó.  

Vista interior de la piscina cerrada del CNPS. Render del proyecto “Náutico Sport”.

En los primeros días de octubre de 2018 la Dirección de Hidrografía firmó la autorización y a los diez días se inició la obra. Rodríguez y su equipo pensaron que los tiempos iban a ser mucho más rápidos pero las trabas y cuestiones burocráticas enlentecieron el proceso. “Cuando me preguntan si el Estado me ayuda con el proyecto, digo que más que ayudarme alcanza con que no me ponga palos en la rueda. Los tiempos del Estado no son los tiempos personales, y eso nos atrasó bastante”, lamentó.

Entre la autorización de Hidrografía y el ingreso de los materiales provenientes del exterior por Aduana la obra se atrasó 11 meses. Rodríguez dijo que la burocracia estatal es un factor que complica el proyecto, y que no se trata del gobierno de turno sino que es algo propio del Estado.

La nueva piscina

Se arreglaron “18 rajaduras que le hacían perder casi 10.000 litros de agua por día. Además, tenía una profundidad máxima de casi cuatro metros y ahora se la dejó de 1.85 metros, retirándose 190.000 litros que al no haber trampolín por la estructura que se le va a poner arriba, ya no es necesario calefaccionar.  

Se renovó todo el sistema de circulación a ambos lados de la piscina con filtrado de diez entradas, y un dispositivo finlandés que hace que toda el agua que desborda ingrese a una cisterna y vuelva a entrar a la pileta. El nuevo sistema de filtrado posibilita que en seis horas se filtre completamente el volumen de la pileta, y de ese modo tener una mejor calidad de agua.

Además, se implementaron ionizadores para evitar el uso de cloro. “Más allá de la molestia, hay gente que tiene alergia al cloro, y queríamos manejar todo por ionización de cobre y plata. Este sistema es la última tecnología en el mundo y 50 veces más efectivo que el cloro”.

Se hizo el piso perimetral con 16 pilares metidos a 2,80 metros, con la correspondiente base, que serán apoyo para las columnas que sostendrán la estructura del techo. Durante lo que resta de la temporada de verano finalizarán los vestuarios y una recepción para que se entre y se pueda ver la actividad deportiva. Recientemente se han instalado luces subacuáticas que le dan un toque especial en la noche. También se le añadieron andariveles rompeolas que neutralizan la corriente provocada por un andarivel; esto sirve en las competencias y permite que la piscina tenga un espejo de agua permanente.

En los vestuarios se hizo una base de 1,60 m y se construyó una platea inferior de casi 50 cm. En un futuro esto permitirá levantar dos o tres pisos para alojamiento deportivo con destino a delegaciones visitantes de otras partes del país y del exterior.

“Es lo que hace un club que se relaciona con su entorno. De hecho, ya hay conocimiento de la piscina y hay clubes que nos están llamando, preguntando por la actividad y cómo va ser en invierno. Es importante el relacionamiento con los clubes porque entendemos que esto no es sólo para nosotros sino para la gente”, dijo.

Vista de la piscina cerrada desde la sede social. Render del proyecto “Náutico Sport”.

En estructura para competencia “estamos en iguales o mejores condiciones que Montevideo”

“A veces como somos del interior miramos a Montevideo y pensamos que todo está allá, entonces en lo deportivo decimos ‘¡ah pero Montevideo tiene esto, tiene lo otro’, como que nosotros somos menos. Hoy me gustaría decir que tenemos la más nueva pileta del país, en igualdad o en mejores condiciones de lo que son las piletas en Montevideo”.

La piscina permanecerá abierta hasta el próximo 15 de marzo. A partir de allí se cerrará y comenzarán las obras para techarla. “La vamos a abrir cerrada”, bromeó, en referencia a que volverá a funcionar para la temporada invernal con el techo instalado. Se espera que la reapertura sea a mediados de abril o a más tardar en mayo.  

En cuanto a lo que se lleva invertido en la nueva pileta y lo que aún falta invertir, Rodríguez dijo entre risas que “si pudiera hacer un pronóstico (sobre el dinero que aún resta colocar) podría acertar los números del 5 de oro”. Lo que está claro es que “estamos en el doble de lo que habíamos estimado a esta altura que son casi US$ 450 mil y faltarían entre US$ 150 y 200 mil más”.

Según Rodríguez hay mucha gente interesada en la piscina y sorprende la cantidad de personas que consultan por su funcionamiento durante el invierno. “Hay un proceso en el que la gente necesita incorporar una actividad nueva que no la tenía ni siquiera pensada ni planificada”, opinó. “Ya nos llamaron desde Colonia del Sacramento y Nueva Helvecia. Si bien ellos tienen piletas, saben de las condiciones de la nuestra. ¿Qué va a pasar en invierno cuando seamos la única pileta climatizada del departamento?”.

Made in Juan Lacaze

El docente y empresario remarcó que este proyecto es de Juan Lacaze y hecho por sabaleros. Trabajadores lacazinos intervienen en la obra de los vestuarios y también lo harán en la instalación del techo de la piscina donde será contratada una empresa metalúrgica local.

“Juan Lacaze tiene oficio y mano de obra, esto ha sido y será hecho por lacazinos. No es que vino una varita mágica de afuera. Sí, los filtros son italianos, pero los instalamos todo acá, lo hicimos todo acá. Tenemos que volver a tener confianza en el potencial que tenemos”, desafió.

¿Qué puedo hacer? ¿Cuánto hay que pagar?

No siendo socio del CNPS se puede usar la piscina durante el día por $250, o pagar un mes de piscina a $1.500. Los socios pagan $1500 por toda la temporada (la cuota social del CNPS es de 300 para adultos y 100 para jubilados). Los preescolares de 3 a 5 años pagan $1.000 y los menores de 3 años gratis.

Se ofrecen clases de natación lunes, miércoles y viernes de 9:30 a 10:00 para niños de 10 a 12 años y adolescentes de 13 a 15 años. En los mismos días, pero en el horario de 10:15 a 11:00 se dictan clases a niños de 6 a 8 años y a jóvenes mayores de 15 años. De 16:30 a 17:15 para niños de 6 a 8 años y de 9 a 12 años. De 17:30 a 18:15 de 13 a 15 años y mayores de 15, y de 19:15 a 20 a mayores de 18 años y adultos. Los martes y jueves de 15:30 a 16:15 las clases de natación son para niños de 3 a 5 años.

Además, el club ofrece la posibilidad de hacer aqua zumba los martes y jueves a las 10, y a las 18:15 horas. Pileta libre: lunes a viernes de 9 a 21, sábados y domingos de 10 a 21. Precios de clases de natación: cuatro clases mensuales $1.500. Ocho clases mensuales $1.600. 12 clases mensuales $1.800. Pase diario a clase $400.

Vista exterior de la piscina cerrada del CNPS. Render del proyecto “Náutico Sport”.

Polo Deportivo

Según un estudio de mercado entre el 12% y el 15% de la gente hace actividad física, pero en Juan Lacaze lo hace entre el 16% y el 18%. “Estamos hablando de gente que sale a caminar, a andar en bicicleta, que va a una clase de zumba, de funcional, que juega al fútbol, al paddle o realiza cualquier otra actividad deportiva”.

Rodríguez reconoció que si bien la gente está contenta con la pileta, él no lo está. “Siempre estoy viendo otra cosa: después de la pileta, la pileta cerrada. Y después de la pileta cerrada, el alojamiento. Y después del alojamiento, el gimnasio. Y después otra cosa. Lo disfruto porque viene la gente y se sorprende, pero en definitiva es como el comediante que hace el chiste y ya sabe cuándo la gente se va a reír”.  

En el horizonte nuestro entrevistado ve a “grupos de Argentina que vendrán a entrenar acá”, pero por ahora “es demanda sin oferta: Tengo que hacer que ellos se alojen acá, y después van a ir a comer a un lugar, a necesitar un mecánico de bicicleta, un masajista, otros elementos que proveerá la gente porque cuando la gente vea la oportunidad los servicios van a aparecer”.

Es lo que se llama un Polo Deportivo: “Generar que la ciudad se predisponga a atender a deportistas. Hay muchos lugares del mundo que ya han evolucionado gracias a esto atendiendo deportistas profesionales. En nuestro caso vamos a atender a un gran grupo de deportistas amateur”.

¿Qué pasará “cuando nosotros empecemos a tener un flujo cada fin de semana de entre 20 y 40 personas? No puede ser que en este momento en Juan Lacaze haya un solo alojamiento con 18 camas. Íbamos a traer a una delegación de 25 personas y no teníamos dónde ponerlos, en una ciudad llena de playas y en un país que fomenta el turismo”, cuestionó.

Hay que ofrecer turismo con contenido, opinó: “¿turismo para que venga una persona a la playa? Sí, puede ser. Pero si hacemos un circuito para correr en la playa, que se genere un clásico, la gente va a venir y se va a entrenar en él, lo mismo con las bicicletas. La gente va a venir porque es un lugar lindo, cómodo, seguro y porque está preparado”.

Rodríguez cuenta con un equipo de ocho profesores de Argentina que son el respaldo y se encargan también del centro de entrenamientos que el docente tiene en Argentina y que actualmente dirige a distancia. Junto a él, una socióloga y una profesora de educación física han llevado adelante el proyecto Náutico Sport. “Esto es la germinación. El nacimiento va a ser cuando empiece a venir gente y nos obligue a atender otra necesidad. Hay gente que ha confiado en nosotros y que nos ha hecho una gran ayuda también a nivel económico. Cuando la gente se brinda, el resto empieza a fluir”.

¿Hasta dónde van a llegar? “Hasta donde podamos, pero vamos a dar todo, vamos a poner todo. El tiempo dirá. Creo que la gente se está empezando a apropiar del proyecto, a asumir que esto es de ellos, una cosa nueva a la que también pertenecen. La gente se va a ser hincha, como ya ha pasado: ‘¡qué club que tenían con el Cyssa!’, ‘¡qué estadio que tenían con el Miguel Campomar!’ y ahora ¡qué pileta que tienen ahí!’”.