Cristian ‘Cebolla’ Rodríguez: la historia de un chiquilín que soñaba con jugar en Peñarol y tener muchos caballos

Cristian ‘Cebolla’ Rodríguez: la historia de un chiquilín que soñaba con jugar en Peñarol y tener muchos caballos

La idea del libro surgió en 2015, cuando Cristian Rodríguez intentaba salir del Atlético Madrid antes de ir a Independiente. “Fui a hacerle una nota y al terminar le pregunté si le interesaba que escribiera su historia en un libro, y me dijo que sí, me dio para adelante y a partir de ahí me puse a trabajar”, recordó el ideólogo y también lacazino Javier Tairovich, autor junto a César Bianchi del libro Cebolla Rodríguez: Un hincha en la cancha.

Mathías Medero

El libro Cebolla Rodríguez: Un hincha en la cancha introduce al lector en la vida del futbolista y permite conocer nuevas facetas de su vida. Desde los días de niñez en Juan Lacaze, corriendo tras una pelota ‘en patas’ por los baldíos del barrio Charrúa, hasta sus consagraciones en el fútbol europeo o con Peñarol, el club de sus amores.

Su madre, Viviana Barrotti, soñaba con verlo en Peñarol tirando paredes con ‘El Profesor’ Pablo Javier Bengoechea.

“A Cristian le hice varias entrevistas largas, por lo menos cinco, de una hora, hora y media, y la etapa de la niñez y juventud la muestro prácticamente con el testimonio de familiares y amigos, y algún aporte de él en las entrevistas. Después para el resto del libro he tenido otras varias con ex compañeros y ex entrenadores. Traté de tener la mayor cantidad posible de voces para tener más información y enriquecer el libro”.

La obra de Bianchi y Tairovich muestra un Cebolla competidor desde chico, tímido en la clase pero inquieto e imparable con la pelota en sus pies junto a los amigos. El libro relata duelos inolvidables de baby fútbol cuando jugaba en Escuela Industrial, enfrentando a su compañero de selección, el capitán pichonero Diego Godín, y al ex futbolista de Cardona Matías Pérez.

Su pasión desde chico siempre fueron los caballos pero no las carreras. Cristian Rodríguez siempre soñó con criar caballos en su propio campo, tener plata, jugar y salir campeón con Peñarol. Lo logró. Su madre, Viviana Barrotti, soñaba con verlo en Peñarol tirando paredes con ‘El Profesor’ Pablo Javier Bengoechea. También fue un sueño cumplido: Bengoechea junto a Nicolás Rotundo, Gabriel Cedrés y otros futbolistas aurinegros experimentados, herederos del segundo quinquenio de oro de Peñarol, fueron sus grandes referentes en el inicio de la carrera.

Tairovich destacó la eficiencia y las características de juego que Cristian Rodríguez aun conserva, más allá de que últimamente viene arrastrando una adversa etapa de lesiones. “Durante su trayectoria la potencia estuvo marcada en todos los lugares donde estuvo. Fue una característica marcada por todos sus compañeros, por todos sus entrenadores y por presidentes de los clubes”. En lo humano, el autor destaca “su calidad de persona de buen trato, y lo bonachón que es. Más allá de que dos por tres es medio tosco y recio, es un tipo muy bueno y de buen corazón”.

A Cebolla “lo describo como el título del libro, un hincha en la cancha, él es así. Cuando se pone la camiseta de Peñarol siempre deja todo, y creo que eso describe el amor de Cristian por la camiseta. Más allá de que dejó todo en la cancha en todos los equipos en los que jugó, su amor por Peñarol estuvo desde el momento en que se fue mal de Peñarol. Él siempre repetía en las entrevistas que iba a volver a Peñarol, y en todas las vueltas olímpicas que dio lo hizo con una bandera y un gorrito de Peñarol, siempre”.

Su amor por el club mirasol quedó de manifiesto en una de las primeras oportunidades de ser futbolista profesional, cuando fue convocado por Nacional para empezar a entrenar. El joven Cebolla fue a regañadientes, por consejo de sus padres, pero con la condición de llevar un par de zapatos amarillos y negros que le había prestado un amigo. En el entrenamiento uno de los entrenadores le dijo que con esos zapatos no podía jugar, a lo que el Cebolla respondió: “¡Yo soy de Peñarol!”. Nunca más volvió a pisar Los Céspedes. Pocos días después recibió el tan ansiado llamado de Peñarol.

Bianchi, Rodríguez y Tairovich. El libro muestra un Cebolla competidor desde chico, tímido en la clase pero inquieto e imparable con la pelota.

El libro da detalles sobre su período en rebeldía cuando quedó en medio de una puja entre el empresario Francisco ‘Paco’ Casal y la dirigencia de Peñarol. En Europa la adaptación fue muy difícil y a nivel personal sufrió mucho, pero los malos inicios para el futbolista auguraron grandes finales y pasajes imborrables tanto en Paris Saint Germain como en Porto donde se lo recuerda con mucho cariño.

Una particularidad de Cristian Rodríguez es que no mira fútbol. “Que un futbolista profesional de élite, clase A, jugador de mundial, el máximo ganador en la historia del fútbol uruguayo con 26 títulos, no mire fútbol y que de repente no sepa quién es un jugador, es llamativo. La primera vez que jugó contra Ibrahimovic preguntaba a sus compañeros: ‘¿quién es? ¿cuál es?’”, contó Tairovich.

El hobby excluyente del futbolista es andar a caballo, esa es su “pasión”.  Otras curiosidades son que en Porto practicó boxeo amateur y a un hincha del equipo lusitano con el que se hizo amigo por una pancarta icónica, lo convirtió también en hincha de Peñarol.

El libro repasa sus años en el Atlético Madrid y la revolución que generó su llegada al equipo de Diego Simeone. También relata el fiasco del paso por el Parma, un club al que llegó engañado, y su desembarco en América al Gremio de Porto Alegre, equipo con el que rescindió contrato luego de lesionarse para “no robar la plata”. Luego recaló en el Rojo de Avellaneda, el C. A. Independiente, donde la suerte no estuvo de su lado ya que en los 17 meses que defendió al equipo argentino tuvo 15 lesiones.

Desde que se fue de Uruguay y dejó a Peñarol en 2004, Cebolla se prometió a sí mismo volver al equipo que ama con 31 años, y vigente física y futbolísticamente. El libro repasa su regreso y las victorias obtenidas durante el bicampeonato (2017-2018) que lo tuvo como líder del equipo y protagonista excluyente con goles decisivos y una influencia determinante en compañeros y rivales.

Respecto de su participación en la selección uruguaya, el libro muestra el dolor que le causó quedar afuera del mundial de Sudáfrica 2010 tras agredir al jugador argentino Gabriel Heinze en el último partido de las eliminatorias. El jugador lacazino perdería por sanción las dos primeras fechas del mundial por lo que Oscar Washington Tabárez, entrenador de la Celeste decidió dejarlo fuera de la citación. Para Rodríguez fue un golpe tremendo que lo marcó durante toda su vida futbolística. Tuvo su revancha con la selección en 2011 luego de una emocionante obtención de la Copa América en Argentina.

“Escribí este libro porque el Cebolla es de acá de Juan Lacaze, es un jugador de élite y su historia está buena para contar. Después de escribirla me encantó. También por buscar un crecimiento en lo personal y en lo profesional. Para mí este libro representa el nacimiento de un hijo más, es lo mejor que me ha pasado en la vida profesionalmente y algo que quedará para siempre. Si será el primero y también el último no lo sé, pero para mí es lo máximo que he logrado profesionalmente”, resumió Tairovich.

Cristian Rodríguez junto a sus hijas Lola y Juana.

La obra recorre diferentes facetas de Cristian Rodríguez como futbolista, pero también como persona, como padre, como amigo y como lacazino solidario y agradecido. El Chichongo, su estancia en las afueras de Juan Lacaze, es su lugar en el mundo. Más allá del campo, de los caballos y el entorno en sí mismo, lo que lo hace ‘su lugar’ es estar rodeado de los suyos.

El autor recomienda el libro porque “es la historia de un chiquilín que soñaba con jugar en Peñarol y tener muchos caballos, y el profesionalismo, la suerte y la vida le pudieron conceder eso y mucho más. Una historia muy interesante para leer por todas las peripecias que pasó desde niño, el sacrificio que tuvo que hacer en la adolescencia para ser profesional, todo lo que vivió y todos los títulos que ganó, no solo con la selección uruguaya sino también en todos los lugares del mundo donde jugó”.

Su vida ha sido “una lucha constante para superarse y siempre ser ganador. Es una historia con momentos buenos y también con momentos duros”, adelantó Tairovich. El libro Cebolla Rodríguez: Un hincha en la cancha fue editado por Penguin Random House, Sello Aguilar. Tiene 368 páginas y se vende a $590 en todas las librerías.