Diputado electo Nicolás Viera: «El Frente Amplio debe hacer que la ciudadanía de Colonia lo vea como una alternativa de gobierno»

Diputado electo Nicolás Viera: «El Frente Amplio debe hacer que la ciudadanía de Colonia lo vea como una alternativa de gobierno»

Militando desde los 13 años en el Frente Amplio y actual suplente de la diputada Mercedes Santalla, el maestro rosarino Nicolás Viera fue electo en octubre, a los 31, representante nacional por Colonia para el período 2020-2025. «Esta tarea que me ha encomendado la ciudadanía no es una cuestión de suerte sino una acumulación política de muchos años», explicó. Esta entrevista inaugura una serie con los diputados por Colonia que incluye a la colorada reelecta Nibia Reisch, y al nacionalista Mario Colman.

Mathías Medero

La familia Viera ya tuvo otro integrante en el Parlamento: Homero, padre de Nicolás, que militó en el Movimiento de Liberación Nacional (MLN, Tupamaros), estuvo preso de 1972 a 1984, y fue diputado entre 2005 y 2010 también por el Movimiento de Participación Popular (MPP – 609). «Conozco pocos militantes políticos con el nivel de coherencia que tiene él, con eso de predicar con el ejemplo, de vivir como piensa», dijo su hijo quien lo tiene como referencia ética junto al líder del MPP y ex presidente José Mujica, y el fundador del MLN, Raúl Sendic Antonaccio.

Ex diputado Homero Viera, diputado electo Nicolás Viera, y ex presidente José Mujica.
  • Hablanos de tu familia.
  • Mi madre tiene 64 años y se jubiló como trabajadora doméstica. Mi padre siempre ha sido un comerciante independiente. Cuando era chico criamos pollos, después hicimos tierra preparada para jardinería, criamos cerdos. Luego con un grupo de compañeros tuvo una industria de productos de limpieza, y además trabajó en la escribanía Foderé. Y tengo dos hermanos: Homero Mario, hijo del primer matrimonio de mi padre que nació en 1973, y Analía que nació en 1991.
  • ¿Y tú qué has hecho de la vida, antes y durante la militancia política?
  • Fui al Jardín 76, luego a la Escuela 3 y al Liceo Agustín Urbano Indart Curuchet de Rosario. Cuando terminé, en 2007 me fui a Montevideo a estudiar Relaciones Internacionales en la Facultad de Derecho y cursé hasta tercer año. También trabajé dos años de taxista, y en Ancap de Rosario en múltiples tareas. En 2011 ingresé al Instituto de Formación Docente de Rosario y en 2014 me recibí de maestro. En materia educativa aún tengo dos debes: terminar la carrera de Relaciones Internacionales y estudiar Profesorado de Historia. Soy un apasionado de la historia y me encanta investigar, sobre todo la historia reciente e historia local. 
Nicolás Viera rodeado de familiares y amigos el día que completó su carrera de magisterio en Rosario.
  • ¿Y cuándo aparece la vocación por la política?
  • En mi casa toda la vida se respiró política. Mi madre defendía sus ideas desde su posición nacionalista, pero desde el progresismo de Wilson (Ferreira Aldunate), y mi papá siempre desde el socialismo, y se discutía pero al final coincidíamos. Podíamos discrepar en los temas internacionales, por ejemplo la situación de Cuba y el rol de Fidel Castro a nivel mundial. Ahí teníamos claramente visiones distintas. Mi madre se enojaba mucho y planteaba a Fidel Castro como un dictador, y mi padre, si bien mantiene críticas hacia el partido comunista cubano, argumentaba sobre el aislamiento que le generó Estados Unidos y cómo esto ha perjudicado a Cuba y a su pueblo. Era distinto con mi abuelo que murió votando al Partido Nacional. Seguramente la distancia generacional hacía que no pudiéramos ponernos de acuerdo, y se enojaba mucho cuando me veía en alguna publicación representando al Frente Amplio. Ese tipo de cosas también las viví.
  • En 2010, con 22 años, fuiste en el municipio de Rosario el candidato a alcalde más joven del país. ¿A qué edad comenzaste a militar?
  • A los 13 años, primero en el comité Blanca Gorriarán de Rosario y luego en el MPP. Creo que si tuviera que marcar un mojón en mi trayectoria política fue esa candidatura a la alcaldía, porque mis compañeros confiaron en que podía realizar esa tarea. No gané, pero logré obtener un número de votos importante. También fui secretario de la Juventud del Frente Amplio (FA) de Colonia, soy desde 2012 vicepresidente de la mesa departamental del FA, y antes actué en la presidencia. Me encanta construir organización política; hay muchas calenturas de cabeza pero ahí también se ven los mejores frutos. Es donde podés aplicar todos los valores de izquierda desde la unidad, la fraternidad y el pensar en los compañeros. Esta tarea que me ha encomendado la ciudadanía no es una cuestión de suerte sino una acumulación política de muchos años. Además en esta tarea parlamentaria me acompaña la experiencia de haber estado cinco años con Mercedes Santalla como diputado suplente, lo que me ha permitido formarme en la tarea que ahora voy a desempeñar.  
En el período legislativo que cierra en febrero, Nicolás Viera actuó como suplente de la diputada Mercedes Santalla.
  • ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades del departamento de Colonia?
  • Colonia es de los mejores departamentos del país y no es por ser camisetero, sino porque tiene unas potencialidades que no tienen otros departamentos y nosotros no explotamos del todo. Tenemos las tasas más bajas de desempleo, las mejores tasas de desarrollo humano, los menores índices de pobreza y una distribución social en el territorio muy fuerte. Pero eso no quiere decir que no tengamos problemas y que debemos encararlos. El primero tiene que ver con la producción agropecuaria. No todos los rubros están mal, pero hay sectores como la lechería donde necesitamos una atención particular. Si bien por el precio de los commodities y los precios internacionales de la leche siempre hay ciclos al alza y a la baja, hace tres años que este sector está en crisis. Tenemos un problema puntual que es el cierre de los tambos, pero a su vez la crisis que está viviendo la industria lechera con una empresa como Calcar por ejemplo, perdiendo USD 2.000.000 anuales. Este tema requiere un acuerdo político que aborde la lechería y la industria láctea desde la globalidad. En este país hay más vacas que gente, entonces creo que tenemos que encararlo con fuerza, no solamente los diputados de Colonia sino todo el sistema político.
  • ¿Qué otros problemas aparecen en tu agenda?
  • El empleo, la vivienda y la seguridad. Hemos perdido muchos puestos laborales y tenemos que apuntar a generar empleo que vaya de la mano con el salario. De nada nos sirve como sociedad que haya trabajadores y trabajadoras cobrando 12 o 15 mil pesos, necesitamos generar empleos de calidad con salarios dignos, y eso es más complejo. Esto tiene que ir de la mano con la capacitación para los nuevos rubros, porque dos de cada tres gurises de los que nacen hoy van a trabajar en algo que no existe y que nosotros no sabemos qué será. En materia de vivienda tenemos una cantidad de gente, sobre todo gurises jóvenes que están conformando la vida en familia, que no logran acceder a ninguno de los planes estatales porque sus ingresos no se lo permiten. Eso está pensado y propuesto en el programa del Frente Amplio.  
  • ¿Y para las personas de clase media baja que tienen que destinar gran parte de sus ingresos para alquileres?
  • En nuestro Programa está previsto generar un cupo de viviendas en todo el país. Si yo como Estado tengo viviendas para alquilar a un precio razonable, no solamente voy a tener siempre un ingreso por las viviendas, sino que voy a obligar a los privados a bajar los alquileres. Cuando vino la inversión de Montes del Plata a Conchillas una casa que valía $5.000 de alquiler pasó a valer $12.000, eso es totalmente desproporcionado. Si el Estado hubiese jugado otro rol se habría evitado. Lo mismo con las viviendas abandonadas que hay muchísimas. Por más propiedad privada que exista ¿por qué vamos a tener uruguayos pasando mal, pagando un fangote de guita con el alquiler o viviendo precariamente en cualquier lugar?
  • No menos importante es la problemática vinculada a la seguridad pública.
  • Como país no hemos podido ponernos de acuerdo sobre cuáles son los caminos para enfrentar estos problemas, porque si bien el FA a través del Ministerio del Interior y otros que también ayudan al desarrollo social y a la convivencia han encausado el tema por un camino, hay quienes dentro de la sociedad no están de acuerdo con ese camino. Por otro lado desde la oposición se planteó otro camino que fue la campaña Vivir sin miedo del senador (Jorge) Larrañaga, que militarizaba y criminalizaba sobre todo a los más vulnerables de la sociedad. El pueblo uruguayo le dijo que no. Necesitamos encarar este tema como sociedad con una profunda responsabilidad republicana y pensar cuáles pueden ser los caminos. Ahí el Parlamento va a jugar un rol importante porque obviamente es la caja de resonancia de la sociedad.
  • ¿Y en materia educativa?
  • Soy partidario de perfilar la educación terciaria en el departamento a ramas específicas para que los jóvenes tengan más certezas en su inserción laboral y, al mismo tiempo, profesionalizar cada vez más los sectores productivos en los que Colonia tiene potencial. Cualquiera sabe que Nueva Helvecia, a través de la Escuela de Lechería es un gran polo de desarrollo de la educación rural asociada a la lechería, y además ahora se le sumó la UTEC que está claramente relacionada. Antes de que el Uruguay del futuro nos atropelle, tenemos que estar preparados. No es fácil y requiere de una planificación educativa enorme pero me parece que tiene que ser el camino.
  • En Colonia también tenemos el turismo como fortaleza.
  • Obviamente por sus características Colonia del Sacramento es el centro turístico, pero hay que desarrollar otras zonas del departamento. Con esa industria también se desarrolla una capacidad de mover dinero localmente que genera fuentes de trabajo y también un desarrollo cultural. El Este de Colonia con esa impronta de inmigrantes europeos tiene una vertiente importante para el turismo, y en el Oeste tenemos todo lo que refiere a las bodegas. ¿Por qué los uruguayos no pueden venir a nuestro departamento a visitar lo mismo que ven en Mendoza, Córdoba o San Juan? Hemos hablado con algunos bodegueros que nos han planteado esta disyuntiva y me parece que sería un buen tema para tratar.
  • ¿Cómo ves a tu fuerza política de cara al balotaje?
  • Tengo la certeza de que vamos a ganar, por varios motivos. Desde la elección de octubre de 2014 a octubre de 2019 el FA perdió 200.000 votantes, el 7% del electorado global, y en Colonia 6.200 votos. Eso tiene múltiples factores: la creación de nuevos partidos donde la gente se redistribuye, seguramente haya un voto de desencanto con el FA y algún voto castigo también. Lo que veo es que en teoría, esos 200.000 ex votantes del FA decidieron no votar al FA pero también decidieron no votar a Lacalle Pou. Entonces a la hora de encarar el balotaje esa gente estará en la disyuntiva de votar el modelo político que representa el FA, que con sus errores y sus aciertos genera certezas porque tiene una imagen consolidada y un liderazgo fuerte como el de Daniel Martínez, o a Lacalle Pou con ese crisol de alianzas que va desde la extrema derecha hasta los moderados de centro. En esa alianza multicolor hay gente de dudoso compromiso democrático como los laderos de Manini Ríos, Eduardo Radaelli y Antonio Romanelli, asociados al peor pasado del Uruguay.
Nicolás Viera y el candidato presidencial del Frente Amplio, Daniel Martínez.
  • Si gana Lacalle Pou ¿es una catástrofe?
  • Puede llegar a ser nefasto para Uruguay. No por el candidato sino por los intereses que representa. La oposición ha defendido a Temer en Brasil, a Bolsonaro, defendieron a Macri, también defienden a Piñera, se sacan fotos con el presidente de Paraguay, hablan continuamente contra los movimientos sociales, políticos y sindicales del continente, piensan dejar sin efecto los consejos de salarios, aunque digan lo contrario. Todos los avances que Uruguay ha tenido están en jaque con un posible triunfo de la derecha uruguaya.  Creo que Uruguay tendría un retroceso enorme y estoy confiado de que eso no va a suceder, porque el pueblo uruguayo es inteligente y sabe exactamente cuál es el proyecto que lo beneficia. Tenemos que impedir que llegue la ola de restauración de los 90 que es la gran amenaza que tiene el Uruguay hoy.
  • ¿Qué reflexión te merece el reciente caso de difusión de audios que involucran al intendente Moreira con un modo repudiable de otorgar pasantías laborales?
  • ADEOM lo ha venido denunciando desde hacía varios meses. El intendente reconoce ahí mismo que no puede seguir extendiendo las pasantías porque lo van “a prender fuego” y lo hace porque sabe que está en campaña electoral y utiliza las pasantías como un mecanismo electoralista. Se revela que hay un mal manejo de los dineros públicos. Ahora bien, si el intendente no cometió delito, si no hay nada para ocultar ¿Por qué no discutimos el tema? ¿Por qué no ponemos todos los elementos arriba de la mesa? Fui a la barra de la Junta Departamental el otro día y me quedé con las ganas de saber qué opina el Partido Nacional (PN) sobre esto. Por un lado nos dicen que Moreira no está más en el PN, pero por otro los mismos ediles del PN le realizan el blindaje político y no quieren discutir el tema. Te dicen que en el Parlamento está todo oculto porque el FA no aprueba ninguna comisión investigadora, pero cuando se quiere investigar acá no se deja. Ese doble discurso menoscaba el principio democrático de la transparencia en la gobernanza y es un error enorme no permitirle al pueblo de Colonia saber qué es lo que está sucediendo.
  • En este escenario, ¿crees que el FA sea capaz de ganar la Intendencia de Colonia?
  • El FA debe hacer que la ciudadanía de Colonia lo vea como una alternativa de gobierno. Esto no ha sucedido principalmente por dos motivos: la red de vínculos extrapolíticos del PN en Colonia y la falta de liderazgos dentro del FA. Hay un gran mecanismo de relacionamiento del PN desde el gobierno departamental con las empresas contratadas, la gente que ingresa a la Intendencia, las pasantías como se está viendo. Eso complejiza. Creo que hay una red de amiguismo que se traduce en votos a la hora del acto eleccionario. Al mismo tiempo, si bien tenemos compañeros muy destacados como Jorge Mota, que va a repetir la candidatura, Darío Brugman -que no repitió, pero en su momento hizo un aporte importante para la campaña departamental-, o como lo es ahora Ariel Beltrán, puede que a la hora de ejercer el voto la ciudadanía no vea las características de un caudillo o de un líder fuerte. Todas esas cuestiones no se dictaminan, se construyen. Veremos cómo el FA después del balotaje empieza a construir el triunfo en Colonia.
  • ¿Cuál será la primera propuesta que presentarás como diputado?
  • Me preocupa cómo el Estado uruguayo entiende y mide la discapacidad de las personas. Hay seis formas diferentes de medir la discapacidad dentro del Estado, y muchas valoraciones burocráticas y administrativas más que humanas a la hora de ver la discapacidad. A través de un proyecto de ley se puede intentar modificar esta situación y que todo el Estado uruguayo tenga un mismo criterio. Hay un trabajo fuerte por hacer en coordinación con muchos organismos y es uno de los proyectos que me gustaría impulsar. Otra iniciativa en vista es la creación de un Sistema Nacional de Equinoterapia que pueda dar un fuerte apoyo a las diferentes organizaciones de la sociedad civil que cumplen con una atención que el Estado hoy no puede brindar. Lo mismo pasa con la cantidad de gente que necesita una muleta, un bastón canadiense o un andador y lo obtiene en el Club de Leones o en el Rotary Club. Hoy el Estado no tiene la capacidad de asumirlo, y ya que funciona tan bien desde lo social, hagamos el esfuerzo de apoyarlo plasmándolo en un marco normativo.
  • ¿Qué pueden esperar los colonienses de tu gestión parlamentaria?
  • Será una diputación de cercanía. Tenemos como principal foco de trabajo la labor en equipo y eso justamente nos va a permitir llegar con fuerza a todo el departamento. No descartamos trabajar algunos temas con los otros diputados, Nibia Reisch y Mario Colman, porque nos unen intereses comunes del pueblo de Colonia. También queremos que la gente esté allí para decirnos que nos equivocamos, eso tiene que ser una premisa fundamental para cualquier servidor público como pretendemos ser. Vamos a dar todo de nuestro tiempo y de nuestras ganas para poder llevar adelante todos los intereses del pueblo de Colonia.