Diputado electo Mario Colman: «La gente entendió que se trató de una traición y sigue confiando en Moreira»

Diputado electo Mario Colman: «La gente entendió que se trató de una traición y sigue confiando en Moreira»

Electo en octubre representante nacional por Colonia del Partido Nacional, el abogado Mario Colman (38), cuenta sobre su infancia en Conchillas, el ingreso a la política partidaria, las demandas de los colonienses y acerca de cómo lo afectaron los polémicos audios del intendente y «el circo político» que para él se montó con este tema. Respecto del balotaje del domingo le parece que aun «no está ganado: hay que tener humildad y hacer el esfuerzo necesario para tratar de ganar».

Mathías Medero

¿Qué edad tienes? ¿Dónde naciste? ¿Cómo está conformada tu familia? 

Tengo 38 años. Nací en Carmelo pero crecí en Conchillas. Mi papá falta, mi mamá todavía vive en Conchillas y hace poco cumplió 73. Soy el menor de tres hermanos: mi hermana se llama Leticia, es contadora y vive en Montevideo; mi hermano Luis es técnico agropecuario y vive en balneario Conchillas. Estoy casado con Silvana que es mitad de Ombúes y mitad de Carmelo, y soy papá de Juani que tiene 7 años. 

¿Tus padres a que se dedicaron? 

Papá fue primero peón rural, después fue empleado de la junta y capataz y allí se jubiló; mi mama fue la partera de pueblo Conchillas por más de 40 años.   

¿Tu infancia cómo la recuerdas? ¿A qué escuela fuiste? 

Tuve una infancia muy contenida entre la familia, con muchos amigos. En un pueblo chiquito, que siempre andábamos pateando detrás de la pelota, pero bien. Me inculcaron muchos valores, sobre todo el valor de las cosas. No éramos de campo pero había vaca, criábamos chanchos, le dábamos de comer, hacíamos quinta desde chicos. 

En mi casa nunca faltó ni sobró nada, y antes de ir a jugar al fútbol teníamos que ir a regar los canteros y otras tareas que nos enseñaron. También a valorar las cosas y el sacrificio de lo que tenías. Fui a la Escuela 104 y después al liceo rural de Conchillas, hasta tercero, y después me fui a Carmelo a vivir con mi abuela.  

¿Cómo fue tu formación a nivel terciario y a nivel profesional? 

Con 18 años me fui a estudiar a Montevideo. Apenas empecé tuve una huelga de seis meses, pero logré recuperar las materias y me recibí de abogado con 24 años. Siempre participé activamente en la política gremial de la facultad, integré el claustro, el consejo, la secretaría, y cuando terminé la carrera me invitaron a participar en la cátedra de Derecho Financiero y Derecho Administrativo. Después tuve la suerte de ganar una beca e irme a estudiar Administración Pública al exterior; Ahora estoy tratando de terminar -me queda una materia y la tesis-, una maestría en Derecho Socioeconómico en la Universidad de Montevideo.  

¿Qué trabajos has tenido? 

Cuando era chico corté el pasto en Conchillas. Después, mientras estudiaba en Montevideo trabajé como procurador en el mismo estudio donde hoy soy socio: se llama KCF Asociados y emplea actualmente a unas 15 personas.  

¿Qué fue lo que te motivó a entrar en la política y cuándo surgió el interés? 

Desde muy chico siempre me gustó la política. El otro día lo hablaba con la maestra y directora Dora Laudet: cuando estaba en tercero me dibujaba hablando desde una tribuna con una banda presidencial. Una vez encontré a mi papá llorando en la cocina. Yo tenía seis años, nunca lo había visto llorar, y durante mucho tiempo me pregunté por qué: Había fallecido Wilson Ferreira. A partir de ese momento me quedó la idea de quién sería ese hombre, siempre traté de profundizar, estudiar, ver.

Cuando tenía 13 años me fui a jugar al Uruguayo Fútbol Club de Carmelo y ahí conocí a su presidente, Guillermo Rodríguez. Sabía que él era presidente de la Junta de Carmelo y le dije que quería trabajar en política. Me dijo que él trabajaba con Moreira y a mí me encantaba la figura de Moreira. Entonces empecé a trabajar en política con él en la campaña del 2000 para la reelección de Moreira. 

Puse un comité al lado de mi casa con la lista de Moreira. Ahí empecé a militar. Después fui a Montevideo y actué como presidente de la juventud departamental del PN. Y después fui electo secretario general de Alianza Nacional. También participé en la elaboración de los planes de gobierno del PN en las diferentes elecciones. 

¿Quién ha sido tu referente en política?

El ingreso fue por quien aprecio y quiero mucho, Guillermo Rodríguez. La referencia ha sido siempre Carlos Moreira, pero nosotros siempre decimos que vamos tras el ideal de Wilson Ferreira Aldunate, que es la guía a seguir en definitiva y la mística del PN. 

¿Cómo ha sido tu desempeño hasta ahora en política? ¿Qué cargos has desempeñado? ¿Cuáles crees que son tus mejores logros hasta el momento?  

Tuve el orgullo de salir electo edil en el período pasado apoyando la lista de Moreira, y ahí sí por primera vez cuando fui presidente de la Junta Departamental. Fui el presidente más joven y el primero en ser reelecto en el cargo: tuve la satisfacción de estar dos años continuos en la presidencia de la Junta Departamental. 

Es un hecho que justamente te forma y aporta mucho, porque trabajas con diferentes partidos políticos, buscas los acuerdos, los consensos y bueno, también el debate que naturalmente se da en ese ámbito. Fue una etapa de mucho crecimiento que me dio muchas herramientas para afrontar lo que se viene.

¿Cómo ves la actualidad del departamento de Colonia? 

Creo que es uno de los mejores departamentos del país. La desocupación está por debajo del nivel nacional e inclusive el desarrollo humano es de los mejores del país. Si nos comparamos con nosotros mismo hace unos años, sobre todo en materia de seguridad y trabajo, hemos empeorado, también en relación al turismo. Veo un departamento que tiene un desarrollo productivo muy equilibrado, pero que está estancado. Creemos que es necesario un cambio para apoyar sobre todo a las pymes y que salgan adelante. El país es poco competitivo. Hay que apostar al Colonia productivo, al Turismo y proteger al sector agropecuario. 

¿Cuáles son las prioridades para los colonienses? 

Las principales preocupaciones son la falta de trabajo y la seguridad. Estoy seguro de que va a ganar el PN y se va a aprobar la Ley de Urgencia. En esa ley va haber muchos de los ítems que nos reclaman los colonienses y que nosotros vamos a tratar de bajar a tierra.

En el tema de vivienda ¿existe alguna propuesta para quienes tienen que destinar gran parte de sus ingresos a un alquiler?

Sí, nosotros habíamos trabajado la propuesta de un fondo para garantías, porque también es un problema para acceder a las viviendas, y también es cierto que de un tiempo a esta parte se están construyendo muy pocos conjuntos habitacionales Mevir que era una de las soluciones que había. 

Lo que ha habido en el departamento son unos realojos. Hay que trabajar muchísimo, hay muchas viviendas abandonadas, y también habría que pensar una solución para que sean productivas. Durante la campaña recorrí las Malvinas y otras zonas complejas de asentamientos que deben tener un abordaje urgente. No tenemos una propuesta concreta para este tema, pero hay que estudiarlo a fondo y dar soluciones.

¿Cuál es el camino para aprovechar las potencialidades y generar nuevas oportunidades de trabajo?

Hay que apostar mucho al Uruguay del siglo XXI, a la recapacitación, no solamente en los jóvenes sino también de las personas que están quedando sin trabajo por el avance tecnológico. Es una forma de recuperar más mano de obra. Hoy el gobierno le da un montón de beneficios a las multinacionales ¿por qué no podemos apoyar a los proyectos productivos con una renuncia fiscal? Están cerrando emprendimientos con décadas en el departamento de Colonia, tenemos que sacarlos del ahogo y apoyarlos.

Me parece que tenemos que trabajar sobre todo el tema de los costos, la desmonopolización de los combustibles para conseguir un precio más bajo. Hoy en el departamento hay ganas de trabajar y proyectos, pero no son viables. Cierran tambos día a día, es impresionante todo lo que se está perdiendo en genética, lo que se está perdiendo sobre todo del arraigo de la familia en el medio rural. El camino es volver a hacer viables los proyectos.

Hay que exonerar los parques tecnológicos. El parque industrial de Juan Lacaze podría ser un muy buen lugar para atraer a inversores, hay que trabajar mucho, pero también hay que dar algunos beneficios para que se instalen. Hay que estimular la industria del software por sus repercusiones en la oferta de empleo, y el tema del cannabis medicinal que ha generado muchos puestos de trabajo en Nueva Helvecia. Es una primera iniciativa para estudiar y ver si es sostenible.

¿Cómo incentivar a los jóvenes a que sigan las carreras del futuro con más inserción laboral?

Creo que eso empieza desde la educación primaria. Una cosa muy buena que tuvo este gobierno fue el tema de la Universidad Tecnológica (UTEC) y sus centros regionales. Ojalá podamos tener uno en el departamento de Colonia para abordar también estos temas. El lado terciario no solamente puede provenir de la universidad sino también por intermedio de UTU. Por otra parte, hay capacidades u oficios que la gente ha aprendido fuera del sistema educativo y eso se puede certificar mediante evaluaciones. Creo que esa también es una tarea posible. 

¿Ya está definido el balotaje del domingo 24?

Para nada. Partimos de un lugar competitivo, pero me parece que no está ganado, hay que tener humildad y hacer el esfuerzo necesario para tratar de ganar. Al tener la adhesión de diferentes líderes de partidos de la oposición el escenario es favorable, pero queremos que la gente entienda que un gobierno de cambios encabezado por el PN puede venir muy bien.

Ha surgido una movida popular para que el PN exponga su proyecto de Ley de Urgente Consideración ¿Eso haría transparente la propuesta?

No sabía. Me parece disparatado porque muchos de los puntos están en el programa del PN. ¿Qué problema hay si lo va a decidir el Parlamento, y la discusión y el debate se podrán observar perfectamente durante tres meses? Creo que es más el arte de una estrategia política de avivar cucos que realmente una preocupación de fondo del asunto. 

El programa de gobierno del PN se va a respetar sumándole algunas propuestas de los otros partidos. Se va a llevar en una ley ómnibus que lleve muchos artículos ¿Cuál es la preocupación? cuando llegue al Parlamento se va a estudiar. No creo que sea necesario mostrarla ahora porque ya está dentro de las propuestas presentadas. 

¿Qué evaluación haces del caso Moreira y cómo te ha afectado el escándalo de los audios?

Nos ha afectado porque hemos tenido que hablar de otras cosas por fuera de nuestras propuestas. Soy cauto en esto, lo tiene que dictaminar la Justicia. Llama la atención la pronta celeridad con la que actuó el fiscal de Corte para permitir y pedirle a la fiscal que investigue. Es una buena oportunidad para que se resuelva cuanto antes. La ciudadanía nos siguió acompañando con independencia de todo el planteo mediático que se dio. 

¿Por qué el caso Moreira no es tratado en la Junta Departamental?

Los ediles del Frente Amplio (FA) se equivocan. Quieren imponer tratamiento de un tema sobre tablas (que no es previamente tratado en comisiones), cuando el reglamento de la Junta Departamental dice que debe ser un asunto de urgencia y de fácil resolución. Si el FA establece que el juicio político es de fácil resolución está equivocado. 

Lo único que pretendieron hacer el día de la sesión fue un escándalo para la prensa y lo lograron. Es parte de la estrategia que está manejando el FA para tratar de conquistar lo que no está conquistando con propuestas. Nosotros lo dijimos: una vez que se pronuncia la justicia no tenemos problema de debatir lo que sea y que se analice el juicio político. 

La urgencia de tratarlo ahora es por un tema electoral para capitalizar eso de forma deleznable. No interesa el fondo del asunto, no interesa el tema de las pasantías, solamente les interesa el tema electoral. Saben y hasta la propia diputada del MPP lo dijo que esto se trataba todo de un circo político. En las pasantías también hay compañeros del FA que las aprueban, y después las prórrogas que son generalmente pedidos de los directores o de algún familiar y están dentro de la discrecionalidad que tiene la administración pública, no hay nada extraño en todo eso. Para renovaciones de este tipo de pasantías hay pedidos de la Asociación de Empleados y Obreros Municipales (ADEOM), hay pedidos del FA. Me parece un poco hipócrita de su parte alertar sobre una preocupación por el tema de las pasantías cuando saben que no hay nada ilegal. 

Más allá del proceso judicial ¿no hay un elemento ético a cuestionar?

Lo primero que tiene que determinar la Justicia es si las grabaciones no fueron adulteradas, y nosotros tenemos información de que hay más de 14 cortes de diferentes grabaciones. Lo único que sí confirmó Moreira es que mantuvo una relación con la mujer y que era él el que hablaba, no necesariamente lo que se dijo en los audios. Me parece que la justicia tiene que determinar lo que se dijo y lo que no se dijo y después empezaremos a hablar de ética, de delitos y de lo que sea. 

¿Qué respondes a quienes sostienen que los audios son una muestra de la discrecionalidad y el clientelismo político con el que se maneja la Intendencia de Colonia?

La discrecionalidad es parte de la administración pública. Lo que no debe haber es arbitrariedad que es otra cosa. Sobre el tema del clientelismo nunca hemos tenido una denuncia, ¿qué estaban haciendo los ediles durante todo este tiempo? Es parte del proceso electoral no es otra cosa. 

¿Y las denuncias de ADEOM?

ADEOM lo que denunció fueron los puestos directos que es otra cosa, no tiene nada que ver y está amparado en la ley; al Intendente lo ampara la constitución. ADEOM también es un brazo que opera para el FA así que tampoco me preocupa lo que diga. La propia presidenta fue candidata a diputada por el FA y los socios de ADEOM no la apoyaron cuando sacaron una nota contra el intendente. Así que mejor que ADEOM se preocupe por resolver sus propios problemas.

¿Cómo explicas que a pesar del caso Moreira la Lista 904 tuvo la mayor votación del departamento? 

La gente entendió que se trató de una traición y sigue confiando en Moreira. Me parece que hay dos lecturas. Vos ves los periódicos del departamento y dicen una cosa y los periódicos a nivel nacional dicen otra. Me parece que a veces hay que conocer lo cotidiano. Hay que entender el contexto doméstico para entender la realidad de las cosas. 

La gente entendió que esto se trató de una interna privada, no hubo corrupción y que el tema está en manos de la justicia. Que Moreira dio un paso al costado para no perjudicar al PN en la elección, lo cual no muchos hacen. El partido también tomó medidas inmediatas, cosa que ningún otro partido ha hecho. Han faltado 900 millones de dólares, los hechos de corrupción más grandes de la historia y suspendieron a (Raúl) Sendic 15 meses. De ética y de moral el FA no puede hablar nada. 

¿Qué deben esperar los colonienses de tu gestión a partir de febrero?

Mi compromiso es estar muy activo, golpeando las puertas necesarias para dar respuesta a los problemas de los colonienses. Naturalmente estos primeros meses la Ley de Urgencia significará mucho trabajo, estudio y negociación. Posteriormente tengo algunos proyectos que quiero llevar adelante relacionados con la generación de energía a través de residuos, un tema que venimos trabajando hace mucho tiempo en el departamento. Me parece que es sumamente importante y una de las metas establecidas por UTE que aún no se ha cumplido. Me parece que podemos avanzar mucho en eso.