Biblioteca centenaria: «un tesoro a preservar»

Biblioteca centenaria: «un tesoro a preservar»

Tras 100 años de vida, la biblioteca «José E. Rodó» de Juan Lacaze se ve jaqueada por los nuevos soportes de lectura y el cierre de las industrias históricas de la ciudad. Su acervo y trayectoria constituyen «un tesoro a preservar» señala Juan Cervantes, su actual presidente.

En 1918 el músico uruguayo Luis Cluzeau Mortet compuso Pericón para piano, una pieza que no llegó a estrenarse. Mejor suerte tuvo el grupo de lacazinos liderado por el periodista Ángel Ponte que ese mismo año concretó un proyecto de larga aspiración: crear una biblioteca popular. La designaron con el nombre del escritor José Enrique Rodó, a quien admiraban y había fallecido el año anterior.

Cervantes, que es periodista como Ponte y dirigió el periódico Vamos entre 1983 y 2011, imagina al fundador como «alguien en un pueblo de obreros que había estudiado más y entonces se destacaba». En la época la deserción escolar «era muy grande por varios motivos, aunque sobre todo porque la fábrica de papel y principalmente Campomar & Soulas ofrecían trabajo hasta a los niños», recordó. Apuntando a este público el grupo fundacional resolvió reunir sus libros personales en una biblioteca de acceso público. No fue un grupo improvisado: «el año anterior había fundado El Mirador –seguramente inspirado en El Mirador de Próspero de José Enrique Rodó-, el primer periódico lacazino que solo duró un año.

«El espíritu de Ariel fue fermental: no solo sobrevolaba la intelectualidad uruguaya sino América toda y el mundo», recordó Cervantes quien no es un recién llegado a la Biblioteca Rodó: integra sus comisiones desde 1979. Si bien hay poca información sobre los primeros años «porque no existen libros de actas como consecuencia de las sucesivas mudanzas de local», destaca otros mojones en la historia de la institución: las presidencias de Lino Dallona, José María Vizconde y Juan Carlos Aguirre, «grandes pilares que por largos períodos encabezaron comisiones con mucha capacidad e influencia».

La Biblioteca «ha atravesado momentos muy buenos y otros no tanto». Actualmente cuenta con 450 socios, pero ya fueron 1300 en la década de 1970. «Antiguamente las enciclopedias y los libros no estaban al alcance de todos e íbamos a estudiar y tomábamos apuntes», recordó.

La Biblioteca es el corazón, y si este deja de funcionar …

«Justo en este momento estamos en uno de esos bajones», y no es que la gente haya dejado de leer: «El lacazino lee mucho, lo observo en el movimiento diario de la biblioteca, pero ahora mucha gente utiliza teléfonos, computadoras y dispositivos como la ceibalita y la Ibirapitá», explicó. Entonces, «si voy menos a la Biblioteca y nunca saco un libro, te borrás».

Cervantes reconoce que los recientes cierres de Fanapel y de la cooperativa textil influenciaron en el ánimo de la gente y contribuyeron a una caída de socios. Si bien cada año reciben un apoyo estatal que compensa los números en rojo, la situación «no nos permite crecer más y hace no sé cuánto que no se renuevan libros».

Según su presidente la Biblioteca Rodó «es el corazón cultural de la ciudad y hay que mantener la llamita prendida. Así como decíamos: Juan Lacaze tiene dos pulmones –el textil y el papelero, y los perdimos-, la Biblioteca es el corazón, y si este deja de funcionar …

En la Biblioteca tienen sede un Centro MEC, el elenco teatral de la institución y próximamente la colección arqueológica de René Mora. Esta supone un centro de investigación con un laboratorio, salón de exposiciones y aula. «Tenemos que ingeniarnos para ver cómo logramos la colaboración de especialistas y técnicos, y que congenie con las nuevas tecnologías poniendo dos o tres computadoras a disposición de los lectores», explicó Cervantes. «Nosotros contamos con orgullo, como una parte de nuestro haber, el hecho de que no hay un solo profesional, docente y maestro que no haya pasado por la Biblioteca en determinado momento. De no haber sido por ella capaz que el hijo de un obrero no habría tenido acceso a los textos».

Para Cervantes, integrar la dirección de la Biblioteca Rodó representa «un privilegio». Solo dos situaciones le provocan tristeza: «La dificultad para formar comisiones por la falta de generosidad y compromiso de la gente, y la poca sensibilidad de la Intendencia Departamental: somos la única de Colonia de carácter popular que no integra el circuito de bibliotecas municipales, y no recibimos un peso de la Intendencia».

Conmemoración

Al cierre de esta nota el programa conmemorativo abarca un recital de poesía y teatro a cargo de Elsa Gelso el sábado 10 de noviembre, y una presentación del Coro Municipal de Colonia con su espectáculo Trovadores, dirigido por Fernando Maddalena, el lunes 3 de diciembre. Para este último se está gestionando la sede del Club Cyssa.

Por su parte el sábado 8 de diciembre el programa Con la Patria al Hombro que se emite de 19 a 22 horas por Internet y Emisora del Sauce, transmitirá desde la propia Biblioteca. También está prevista la presentación de un libro sobre José Carbajal escrito por las docentes e investigadoras Raquel Nusspaumer y Leticia Collazzo.

 

Nota relacionada: Biblioteca Rodó de Juan Lacaze: luz de 100 años